Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a las lesiones por buceo o submarinismo

Por Alfred A. Bove, MD, PhD, Temple University School of Medicine

Las personas que practican el buceo en alta mar o con escafandra corren el riesgo de sufrir algunos trastornos. Sumergirse en agua fría puede provocar rápidamente que la temperatura corporal alcance niveles peligrosamente bajos (hipotermia), lo que causa torpeza y confusión. El agua fría puede también, en raras ocasiones, provocar una anomalía muy grave del ritmo cardíaco en personas con enfermedades de las arterias coronarias. Otros peligros potenciales del buceo son los que se indican a continuación:

  • Ahogamiento

  • Mordeduras y picaduras de diversas especies marinas

  • Quemaduras solares y trastornos causados por el calor

  • Cortes y contusiones

  • Cinetosis

El uso de fármacos (con o sin receta) y el consumo de drogas o bebidas alcohólicas pueden tener peligrosos efectos imprevistos en las profundidades.

Sin embargo, la mayoría de los trastornos relacionados con el buceo están causados por los cambios de presión. Estos trastornos pueden también afectar a personas que trabajan en túneles subacuáticos o en habitáculos estancos (los habitáculos impermeables utilizados para trabajos de construcción). Tales estructuras contienen aire a presión elevada para evitar que el agua penetre en ellas.

La alta presión bajo el agua se debe al peso de esta que se encuentra por encima, del mismo modo que la presión barométrica (atmosférica) en tierra firme corresponde al peso del aire que se encuentra por encima. Al bucear, la presión submarina suele medirse en unidades de profundidad (metros) o en unidades de atmósferas absolutas. La presión en atmósferas absolutas incluye el peso del agua, que a 10 m de profundidad es de una atmósfera (72 kg/m2), más la presión atmosférica en la superficie, que es de una atmósfera. De esta manera, un buzo que está a una profundidad de 10 m está expuesto a una presión total de 2 atmósferas o al doble de la presión atmosférica de la superficie. Con cada 10 m adicionales de profundidad, la presión aumenta en una atmósfera.

Los trastornos causados por la inmersión pueden dividirse en varias categorías: los que son consecuencia de la expansión o compresión de espacios llenos de gas en el organismo (barotrauma), y los que se derivan de la disolución de nitrógeno en la sangre y los tejidos (enfermedad por descompresión). Los dos pueden causar burbujas en las arterias que bloquean el flujo sanguíneo a los órganos (embolismo gaseoso arterial). Gases como el oxígeno y el nitrógeno también pueden producir alteraciones cuando se respiran a altas presiones, como cuando una persona bucea a grandes profundidades.

Los trastornos de buceo pueden provocar ahogamiento si causan:

  • Confusión o somnolencia

  • Pérdida del conocimiento

  • Pánico

  • Pérdida del equilibrio y desorientación