Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Lesiones tisulares sin congelación

Por Daniel F. Danzl, MD, Professor and Chair, Department of Emergency Medicine, University of Louisville School of Medicine

En las lesiones por hipotermia sin congelación, partes de la piel se enfrían pero no llegan a congelarse.

Las lesiones tisulares sin congelación total comprenden: congelaciones superficiales o de primer grado, pie de trinchera (pie de inmersión) y sabañones.

Congelación superficial

La congelación superficial (o congelación de primer grado) es una lesión producida por el frío en la que las zonas enfriadas de la piel presentan entumecimiento, hinchazón y rubor. El único tratamiento necesario consiste en calentar la zona durante algunos minutos. Durante el calentamiento, la zona puede doler o picar intensamente. No se producen lesiones permanentes, aunque a veces la zona permanece particularmente sensible al frío durante los meses o años posteriores.

Pie de trinchera

El pie de trinchera (pie de inmersión) es una lesión por frío que aparece cuando el pie permanece dentro de zapatos o botas con los calcetines húmedos y fríos durante varios días. El pie se vuelve pálido, pegajoso, hinchado, entumecido y frío. Después del calentamiento, el pie se enrojece y es doloroso al tacto. A veces se forman ampollas, que pueden abrirse e infectarse. La piel puede volverse muy sensible a los cambios de temperatura e incluso al toque más ligero, y esta sensibilidad puede durar semanas. El pie también puede llegar a ser excesivamente sudoroso.

El tratamiento consta principalmente de las siguientes medidas:

  • Calentar gradualmente, secar y limpiar el pie

  • Elevar el pie

  • Mantener el pie seco y caliente

Algunos médicos administran antibióticos para prevenir las infecciones. Se debe administrar una dosis de refuerzo de la vacuna antitetánica si la persona no la tiene actualizada. Los médicos a veces dan la amitriptilina para ayudar a aliviar el dolor y la sensibilidad a la presión de la luz. Dado que la nicotina afecta al flujo sanguíneo, evitarla puede ayudar.

Este tipo de lesión se produce, en raras ocasiones, también en las manos.

A menudo es posible prevenir el pie de trinchera llevando calzado o botas adecuadas, cambiar de calcetines y el secando de los pies, al menos a diario.

Sabañones

Los sabañones (pernios) son una reacción poco frecuente que puede producirse debido a una exposición repetida al frío. Los síntomas son prurito, dolor, enrojecimiento e hinchazón y, pocas veces, aparecen zonas coloreadas o ampollas sobre la parte afectada (habitualmente en la pierna o en los dedos). La situación es molesta y suele repetirse, pero no es grave. El mejor tratamiento consiste en evitar la exposición al frío. La nifedipina, el limaprost o los corticoesteroides, tomados por vía oral, a veces alivian los síntomas. Evitar la nicotina puede ayudar.