Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Picaduras de escorpión

Por Robert A. Barish, MD, MBA, Professor of Emergency Medicine and Vice Chancellor for Health Affairs, University of Illinois at Chicago ; Thomas Arnold, MD, Professor and Chairman, Department of Emergency Medicine, LSU Health Sciences Center Shreveport

La picadura del escorpión de Norteamérica no suele ser grave. Produce dolor, tumefacción leve, sensibilidad y calor en la zona de la picadura. Sin embargo, el escorpión de la corteza (Centruroides exilicauda o C. sculpturatus), que se encuentra en Arizona, Nuevo México y en la zona del río Colorado en California tiene una picadura mucho más tóxica; es dolorosa, a veces causa adormecimiento y sensación de hormigueo en la zona. Los síntomas graves, más frecuentes en niños, son los siguientes:

  • Movimientos anómalos de cabeza, ojos y cuello

  • Mayor producción de saliva

  • Sudoración

  • Inquietud

Algunas personas presentan graves sacudidas musculares involuntarias y espasmódicas, así como hipertensión arterial muy elevada. Puede aparecer insuficiencia respiratoria.

Tratamiento

  • Alivio del dolor

  • En algunas ocasiones, alivio de la hipertensión arterial

  • Algunas veces, antídoto

Las picaduras de la mayoría de los escorpiones no necesitan ningún tratamiento especial. Colocar un cubito de hielo envuelto en plástico y una tela delgada sobre la herida reduce el dolor. Suele ser eficaz una crema o una pomada que contenga un antihistamínico, un anestésico o un corticoesteroide o bien una combinación de los mismos.

Las picaduras de Centruroides provocan síntomas graves que pueden requerir el uso de sedantes, como midazolam, administrados por vía intravenosa, o fármacos para reducir la hipertensión arterial. El antídoto para los escorpiones del género Centruroides alivia rápidamente los síntomas, pero puede causar una reacción alérgica grave o enfermedad del suero. El antídoto está disponible solo en Arizona y solo se administra si los síntomas son graves.

En las zonas del mundo donde los escorpiones son más venenosos, como Turquía, Oriente Medio y la India, las picaduras se tratan con medicamentos y métodos que disminuyen los síntomas y las complicaciones. A veces se utiliza prazosín, un fármaco bloqueador alfa-adrenérgico, para aliviar la dificultad respiratoria grave debida a la hipertensión arterial extrema. Existen antídotos específicos contra el veneno de escorpión, pero su efectividad no ha sido comprobada.