Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Otros hongos oportunistas

Por Sanjay G. Revankar, MD, Professor of Medicine and Director of ID Fellowship Program, Division of Infectious Diseases, Wayne State University School of Medicine ; Jack D. Sobel, MD, Professor of Medicine and Chief, Division of Infectious Diseases, Wayne State University School of Medicine

Información:
para pacientes

Muchas levaduras y mohos pueden causar infecciones oportunistas, que incluso ponen en peligro la vida de los pacientes inmunodeficientes. Estas infecciones rara vez afectan a individuos inmunocompetentes. Las levaduras tienden a provocar fungemia y compromiso localizado de la piel y otros sitios.

Blastoschizomyces capitatus y Trichosporon sp (incluyendo T. ovoides, T. inkin, T. asahii, T. mucoides, T. asteroides, y T. cutaneum) afectan en particular a los pacientes neutropénicos. Entre las especies de Trichosporon, T. asahii es la causa más común de enfermedad diseminada. El nombre T. beigelii, ahora obsoleto, se utilizaba antes para todas o alguna de estas especies de Trichosporon.

La fungemia por Malassezia furfur se identifica típicamente en lactantes y adultos debilitados que reciben infusiones de hiperalimentación ricas en lípidos por vía intravenosa.

Se describió la aparición del Penicillium marneffei como invasor oportunista en pacientes con sida que vivían en el sudeste asiático y también se informaron casos en los Estados Unidos. Las lesiones cutáneas por P. marneffei pueden asemejarse a las del molusco contagioso.

Varios mohos ambientales, como especies de Fusarium y Scedosporium (ambos cada vez más frecuentes), pueden ocasionar lesiones vasculíticas localizadas que simulan aspergilosis invasoras, en especial en pacientes neutropénicos. Fusarium, en especial, puede crecer en hemocultivos de rutina de pacientes con infección diseminada.

El diagnóstico específico requiere cultivo e identificación de la especie, lo que resulta fundamental porque no todos estos microorganismos responden a un solo antimicótico. Por ejemplo, las especies de Scedosporium son característicamente resistentes a anfotericina B. Aún deben definirse regímenes terapéuticos óptimos para cada miembro de este grupo de hongos oportunistas.