Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Asma en el embarazo

Por Lara A. Friel, MD, PhD, Assistant Professor, Maternal-Fetal Medicine Division, Department of Obstetrics, Gynecology, and Reproductive Sciences, University of Texas Health - University of Texas Medical School at Houston

Información:
para pacientes

Los efectos del embarazo sobre el asma varían; el deterioro es ligeramente más común que la mejoría, pero la mayoría de las mujeres embarazadas no tienen ataques graves.

El efecto del asma en el embarazo también varía, pero el asma grave, mal controlada aumenta el riesgo de prematuridad, preeclampsia, restricción del crecimiento, y la morbilidad y mortalidad materna y requiere cesárea con más frecuencia.

Tratamiento

  • Broncodilatadores inhalatorios y corticoides

  • Para una exacerbación aguda, agregar metilprednisolona por vía IV, seguida de prednisona por vía oral

En general, el embarazo no cambia las medidas terapéuticas contra el asma (ver Asma : Tratamiento; véase también las guías prácticas del National Heart, Lung, and Blood Institute, Managing asthma during pregnancy.) Las mujeres aprenden estrategias para ayudar a manejar el asma, que incluyen cómo minimizar la exposición a factores desencadenantes y cómo evaluar en forma seriada la función pulmonar (usualmente con un medidor de flujo máximo portátil).

Los broncodilatadores inhalatorios y corticoides son la terapia de mantenimiento de primera línea La budesonida (categoría B en el embarazo), es el corticosteroide inhalado de preferencia. La teofilina ya no se recomienda de rutina durante el embarazo.

Para una exacerbación aguda, además de broncodilatadores pueden usarse 60 mg IV de metilprednisolona cada 6 h durante 24 a 48 h, seguidos de prednisona oral en dosis progresivamente menores.