Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Oftalmoplejía internuclear

Por Michael Rubin, MDCM, Professor of Clinical Neurology;Director, Neuromuscular Service and EMG Laboratory, Weill Cornell Medical College;New York Presbyterian Hospital-Cornell Medical Center

Información:
para pacientes

La oftalmoplejía internuclear se caracteriza por la paresia de la aducción ocular en la mirada horizontal pero no en la convergencia. Puede ser unilateral o bilateral.

Durante la mirada horizontal, el fascículo longitudinal medial (FLM) de cada lado del tronco encefálico permite coordinar la abducción de un ojo con la aducción del otro. El FLM conecta las siguientes estructuras:

  • El núcleo del VI par craneano (que controla al músculo recto externo, responsable de la abducción)

  • El centro de la mirada horizontal adyacente (formación reticular pontina paramediana)

  • El núcleo del III par craneano contralateral (que controla al músculo recto medial, responsable de la aducción)

El FLM también conecta los núcleos vestibulares con los núcleos del III y IV nervios craneanos.

La ofalmoplejía internuclear es el resultado de una lesión en el FLM. En los individuos jóvenes, el trastorno habitualmente es causado por una esclerosis múltiple y puede ser bilateral. En los ancianos, la oftalmoplejía internuclear por lo general es causada por un accidente cerebrovascular y es unilateral. En raras ocasiones, la causa es la malformación de Arnold-Chiari, la neurosífilis, la enfermedad de Lyme, un tumor, un traumatismo de cráneo, trastornos nutricionales (p. ej., encefalopatía de Wernicke, anemia perniciosa) o intoxicación por fármacos (p. ej., con los antidepresivos tricíclicos u opiáceos).

Si una lesión del FLM bloquea las señales desde el centro de la mirada horizontal hacia el III par craneano, el ojo del lado afectado no puede aducir (o aduce débilmente) y pasar la línea media. El ojo afectado tiene una aducción normal en la convergencia porque ésta no requiere señales provenientes del centro de la mirada horizontal. Este hallazgo distingue la oftalmoplejía internuclear de la parálisis del III par, que deteriora la aducción en la convergencia (esta parálisis también difiere porque produce un movimiento ocular vertical limitado, ptosis y alteraciones pupilares).

Durante la mirada horizontal hacia el lado opuesto al ojo afectado, las imágenes se desplazan horizontalmente y producen diplopia; muchas veces aparece nistagmo en el ojo abductor. A veces aparece nistagmo bilateral vertical durante el intento de mirada hacia arriba.

El tratamiento está dirigido al trastorno subyacente.

Síndrome del uno y medio

Este síndrome poco frecuente ocurre si una lesión afecta el centro de la mirada horizontal y el FLM del mismo lado. Los ojos no pueden moverse horizontalmente hacia ninguno de los dos lados, pero el ojo del lado opuesto a la lesión puede abducir; la convergencia no está afectada. Las causas incluyen la esclerosis múltiple, el infarto, la hemorragia y un tumor.

Con el tratamiento (p. ej., radioterapia para un tumor, tratamiento de la esclerosis múltiple), puede ocurrir la mejoría, pero muchas veces es limitada después de un infarto.