Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Lesión autolítica no suicida

Por

Paula J. Clayton

, MD, University of Minnesota School of Medicine

Última revisión completa oct. 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Datos clave

Una lesión autolítica no suicida es una acción autoinflingida que causa dolor o lesiones superficiales pero que no tiene como objetivo causar la muerte.

Aunque los métodos que utilizan las personas para autolesionarse, tales como cortarse las venas de la muñeca con una cuchilla de afeitar, a veces se solapan con los utilizados en los intentos de suicidio, las lesiones no suicidas autoinflingidas son distintas porque las personas no tienen la intención de provocarse la muerte con sus acciones. A menudo, las personas declaran incluso específicamente que no están tratando de quitarse la vida. En otros casos, los médicos llegan a la conclusión de que la persona no está realmente tratando de provocarse la muerte cuando de manera repetida lleva a cabo acciones que claramente no pueden causarle la muerte, por ejemplo, quemarse a sí misma con cigarrillos.

Sin embargo, en el caso de la primera vez que la persona se autolesiona, es posible que no esté claro si realmente tenía intención de provocarse la muerte o no. Por ejemplo, la persona puede pensar que podría suicidarse tomando una sobredosis de vitaminas o antibióticos, hacerlo y darse cuenta luego de que esta dosis es inofensiva.

Incluso cuando la autolesión no causa la muerte, las personas que se lesionan son probablemente más propensas a largo plazo a intentar o cometer suicidio. Por lo tanto, los médicos y los miembros de la familia no deben tratar a la ligera los actos de autolesiones no suicidas.

Los ejemplos más frecuentes de autolesión no suicida comprenden

  • Cortarse o apuñalarse la piel con un objeto afilado, como un cuchillo, una cuchilla de afeitar o una aguja

  • Quemarse la piel, generalmente con un cigarrillo

Las autolesiones no suicidas tienden a comenzar durante la adolescencia temprana. Es más frecuente entre las personas que sufren otros trastornos, en particular trastorno de personalidad límite, trastorno de personalidad antisocial, trastorno alimentario o trastornos por consumo de sustancias (incluyendo alcoholismo) y autismo. La autolesión no suicida es solo un poco más frecuente entre las niñas que entre los niños, mientras que el comportamiento suicida es mucho más frecuente entre las niñas que entre los niños. En la mayoría de los casos, estas personas dejan de hacerse daño a sí mismas cuando se hacen mayores.

La persona a menudo se lesiona repetidamente en una sola sesión, provocándose varios cortes o quemaduras en la misma ubicación. Por lo general, las personas eligen un área que sea a la vez accesible y fácilmente ocultable por la ropa, como los antebrazos o la parte frontal de los muslos. Habitualmente, las personas también se hacen daño en varias ocasiones, lo que resulta en extensas cicatrices de episodios anteriores. Los afectados suelen estar preocupados con pensamientos sobre los hechos lesivos que cometen.

No está claro por qué las personas se autolesionan, pero la autolesión puede ser

  • Una manera de reducir la tensión o los sentimientos negativos

  • Una forma de resolver las dificultades interpersonales

  • Un autocastigo por las faltas percibidas

  • Una solicitud de ayuda

Algunas personas no creen que su tendencia a autolesionarse sea un problema y por lo tanto tienden a no buscar o aceptar asesoramiento al respecto.

Diagnóstico

  • Evaluación médica

Primero, los médicos examinan a la persona para determinar si alguna de las lesiones requiere tratamiento.

Para diagnosticar una autolesión no suicida, los médicos deben determinar si el acto tuvo la intención de causar la muerte (comportamiento suicida) o no (autolesión no suicida). Para hacerlo, los médicos evalúan las intenciones, las razones y el estado de ánimo de la persona. Las personas que se infligen autolesiones no suicidas pueden afirmar que se dañan a sí mismas para obtener alivio de los sentimientos negativos en lugar de suicidarse. O pueden usar repetidamente métodos que probablemente no causen la muerte. Sin embargo, las personas que se autolesionan pueden intentar suicidarse. Por lo tanto, los médicos hablan con otras personas cercanas a la persona afectada sobre los cambios en su estado de ánimo y su estrés para poder evaluar su riesgo de suicidio.

Si la persona afectada no piensa que su tendencia a autolesionarse sea un problema, puede ser reacia a hablar de ello. Por lo tanto, para evaluar a las personas que se han autolesionado, los médicos primero tratan de ayudarlas a hablar de sus actos de autolesión. Para ello, los médicos comunican lo siguiente:

  • Que han escuchado a la persona y toman sus experiencias en serio.

  • Que entienden cómo se siente y cómo esos sentimientos podrían dar lugar a la autolesión.

Luego los médicos tratan de determinar lo siguiente:

  • Cómo se autolesionan las personas y de cuántas maneras distintas lo hacen (por ejemplo, ¿se provocan cortes y quemaduras?).

  • Con qué frecuencia se autolesionan.

  • Cuánto tiempo llevan autolesionándose.

  • Qué propósito buscan con su conducta de autolesión.

  • En qué medida están dispuestos a participar en el tratamiento.

Los médicos también comprueban si existen otros trastornos mentales y tratan de estimar la probabilidad de que la persona intente suicidarse.

Tratamiento

  • Ciertos tipos de psicoterapia

  • Tratamiento de cualquier otro trastorno presente

Ciertos tipos de psicoterapia pueden ayudar a las personas que se autolesionan. Entre estos factores se incluyen los siguientes

  • Terapia conductual dialéctica

  • Terapia de grupo para la regulación de las emociones

La terapia conductual dialéctica se realiza en sesiones individuales y grupales semanales durante 1 año, y en ella se cuenta con apoyo de un terapeuta que está disponible telefónicamente las 24 horas del día. El terapeuta actúa como un entrenador del comportamiento. El objetivo es ayudar a la persona a encontrar maneras más apropiadas de responder al estrés, por ejemplo a resistirse al deseo de comportarse de manera autodestructiva.

La terapia de grupo para la regulación de las emociones consiste en 14 semanas de terapia de grupo. Ayuda a la persona a tomar conciencia de sus emociones, comprenderlas y aceptarlas. Esta terapia ayuda a las personas a estar dispuestas a aceptar las emociones negativas como parte de la vida y por lo tanto a no responder a esas emociones de una manera tan intensa e impulsiva.

No hay medicamentos aprobados para el tratamiento de la autolesión no suicida. Sin embargo, la naltrexona y ciertos antipsicóticos atípicos han resultado eficaces en algunas personas.

Si la persona afectada sufre otros trastornos mentales (como depresión, trastornos de la alimentación, abuso de sustancias o trastorno límite de la personalidad), se instaura también un tratamiento adecuado para ellos. Si es posible, la persona debe ser remitida a un profesional de la salud mental. Las visitas de seguimiento son esenciales.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción a los trastornos desmielinizantes
Video
Introducción a los trastornos desmielinizantes
Introducción al grupo B de los trastornos de la personalidad
Video
Introducción al grupo B de los trastornos de la personalidad

REDES SOCIALES

ARRIBA