Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Formación de las células sanguíneas (glóbulos sanguíneos)

Por

Ravindra Sarode

, MD, The University of Texas Southwestern Medical Center

Última revisión completa ene. 2018
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

Los glóbulos rojos (eritrocitos), la mayor parte de los glóbulos blancos (leucocitos) y las plaquetas se producen en la médula ósea, que es el tejido blanco graso que se encuentra en las cavidades de los huesos. Dos tipos de glóbulos blancos, las células T y las células B (los linfocitos T y los linfocitos B), también se producen en los ganglios linfáticos y en el bazo, y las células T se producen y maduran en una glándula llamada timo. (Véase también Introducción a la sangre.)

Dentro de la médula ósea, todas las células sanguíneas (glóbulos sanguíneos) se originan a partir de un mismo tipo de célula no especializada denominada célula madre (o célula progenitora). Cuando la célula progenitora o célula madre se divide, inicialmente da origen a glóbulos rojos inmaduros, a glóbulos blancos inmaduros o a células productoras de plaquetas. Las células inmaduras se dividen, continúan madurando y se convierten finalmente en glóbulos rojos (eritrocitos), glóbulos blancos (leucocitos) o plaquetas (trombocitos) maduros.

La velocidad con que se producen las células sanguíneas se controla en función de las necesidades del organismo. Las células sanguíneas normales duran un tiempo limitado (que puede ir desde unas pocas horas hasta unos pocos días para los glóbulos blancos, hasta 10 días para las plaquetas y hasta 120 días para los glóbulos rojos) y deben ser reemplazadas constantemente. Ciertos trastornos pueden desencadenar una producción adicional de células sanguíneas. Cuando el contenido de oxígeno en los tejidos del organismo es bajo o cuando el número de glóbulos rojos (eritrocitos) disminuye, los riñones producen y liberan eritropoyetina, una hormona que estimula a la médula ósea para producir más glóbulos rojos. En respuesta a las infecciones, la médula ósea produce y libera más glóbulos blancos (leucocitos). También tiene la capacidad de producir y liberar más plaquetas como respuesta a un sangrado

Efectos del envejecimiento en la sangre

El envejecimiento tiene ciertos efectos sobre la médula ósea y las células sanguíneas y la consecuencia es una disminución de la producción de células sanguíneas por parte de la médula ósea. Aunque esta disminución generalmente no causa problemas, puede hacerlo si el organismo experimenta un aumento en la demanda de células sanguíneas: la médula ósea de una persona mayor puede tener una menor capacidad para satisfacer grandes demandas de células sanguíneas. En general, la anemia es el resultado más frecuente.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Transfusión de sangre
Video
Transfusión de sangre
La sangre que circula por el organismo está formada por varios componentes: glóbulos rojos...
Leucemia mieloide crónica
Video
Leucemia mieloide crónica
Dentro del área hueca de los huesos hay un núcleo esponjoso llamado médula ósea. Es aquí donde...

REDES SOCIALES

ARRIBA