Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Ecocardiografía y otros procedimientos con ultrasonidos

Por

Michael J. Shea

, MD, Michigan Medicine at the University of Michigan ;


Thomas Cascino

, MD, MSc, University of Michigan

Última revisión completa oct. 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Datos clave
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

En las ecografías se utilizan ondas de alta frecuencia (ultrasonidos) que rebotan en las estructuras internas y producen una imagen en movimiento. No utilizan rayos X. La ecografía del corazón (ecocardiografía) es una de las técnicas más ampliamente utilizadas para el diagnóstico de las enfermedades cardíacas puesto que proporciona imágenes de una excelente calidad y es

  • No invasiva

  • Inofensiva

  • Relativamente barata

  • Ampliamente disponibles

La ecografía también se utiliza para el diagnóstico de trastornos vasculares en otras partes del organismo.

La ecocardiografía puede utilizarse para detectar si el músculo cardíaco se mueve con normalidad y para medir el volumen de sangre bombeado con cada latido. Mediante este procedimiento también se pueden detectar anomalías en la estructura del corazón, tales como defectos en las válvulas cardíacas, anomalías congénitas (como orificios en las paredes situadas entre las distintas cámaras del corazón) y aumento del grosor de las paredes o de las cavidades del corazón, como sucede en las personas con hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca o deterioro de las paredes musculares del corazón (miocardiopatía).

La ecocardiografía puede también emplearse para detectar un derrame pericárdico, en el cual hay acumulación de líquido entre las dos capas del corazón (pericardio) y la pericarditis constrictiva, en la que se forma tejido cicatricial a lo largo de todo el pericardio. También detecta la disección de la aorta, un desgarro en el interior de las capas de la pared aórtica.

Los principales tipos de ecografía son

  • Bidimensional

  • Tridimensional

  • Doppler

  • Doppler color

  • Estudio del grado de deformación miocárdica (strain)

La ecografía bidimensional es la técnica más usada y produce imágenes bidimensionales realistas, a modo de "cortes" generados por computadora. Al unir los cortes se puede recrear una estructura tridimensional.

La ecografía Doppler muestra la dirección y la velocidad de la circulación sanguínea, de modo que puede detectar el flujo turbulento originado por un estrechamiento o una obstrucción de los vasos sanguíneos.

La ecografía Doppler en color muestra las diferentes direcciones del flujo sanguíneo en diversos colores.

La ecografía Doppler y la ecografía Doppler en color se utilizan frecuentemente para ayudar a diagnosticar los trastornos que afectan el corazón y las arterias y venas del tronco, las piernas y los brazos. Dado que estos procedimientos pueden mostrar la dirección y la velocidad del flujo sanguíneo en las cavidades y los vasos sanguíneos del corazón, permiten al médico valorar la estructura y la función de estas partes. Por ejemplo, es posible determinar si las válvulas cardíacas se abren y se cierran correctamente, si al cerrarse se escapa sangre y en qué cantidad, y si la sangre fluye normalmente. También se pueden detectar las conexiones anómalas entre una arteria y una vena o entre las cavidades del corazón.

El estudio de deformación miocárdica (strain) es una nueva técnica ecocardiográfica que se usa cada vez más. Mide los cambios en el movimiento del músculo cardíaco (miocardio). El estudio de deformación miocárdica puede diagnosticar la enfermedad cardíaca antes de que los cambios sean visibles con la ecocardiografía convencional, diferenciar entre las diferentes causas de enfermedad cardíaca y predecir el pronóstico en una variedad de enfermedades cardíacas, incluida la insuficiencia cardíaca.

Cómo se realiza la ecocardiografía

Las ondas de ultrasonido las emite una sonda que tanto puede emitirlas como detectarlas (transductor). El transductor se puede colocar

  • Sobre el tórax de la persona (transtorácica)

  • En el esófago de la persona (transesofágica)

  • Algunas veces, en un catéter dentro del corazón (intracardíaca)

En la ecocardiografía transtorácica (el tipo más común), el transductor es portátil y se coloca en el tórax sobre el corazón. El examinador unta con gel la piel bajo el transductor para ayudar a transmitir las ondas sonoras. El transductor está conectado a una computadora que muestra la imagen en una pantalla y la almacena en formato digital. Al cambiar la posición y el ángulo del transductor, los médicos pueden observar el corazón y los principales vasos sanguíneos cercanos desde varios ángulos para obtener una imagen detallada de las estructuras y de la función cardíacas. Durante varios momentos del examen, la persona deberá contener la respiración durante unos 10 segundos para garantizar la obtención de imágenes bien definidas. La ecocardiografía transtorácica es indolora y dura entre 20 y 30 minutos.

A veces, los médicos usan una máquina de ultrasonido portátil al lado de la cama de la persona para determinar rápidamente información específica. La tecnología portátil se utiliza a menudo cuando el paciente recibe atención en un departamento de emergencias o en una unidad de cuidados intensivos.

Puede realizarse una ecocardiografía transesofágica si el médico necesita obtener mayor definición o analizar la aorta o las estructuras de la parte posterior del corazón (especialmente la aurícula o el ventrículo izquierdos). Para llevar a cabo este procedimiento, se hace pasar un pequeño tubo flexible con un transductor de ultrasonidos en el extremo por la garganta del afectado hacia el interior del esófago, de modo que el transductor quede situado justo detrás del corazón. Dado que este procedimiento es incómodo, la persona está sedada y la garganta se anestesia con un aerosol anestésico. La ecocardiografía transesofágica también se utiliza cuando existe dificultad para practicar la ecocardiografía común a causa de la obesidad, de trastornos pulmonares o de otros problemas técnicos, o bien cuando se plantea el diagnóstico de endocarditis de la válvula mitral o de la válvula aórtica, o la presencia de un coágulo en el interior del corazón.

La ecocardiografía intracardiaca es un tipo muy poco frecuente de ecocardiografía que se realiza cuando una persona se somete a un procedimiento cardíaco, como un procedimiento para reparar una comunicación interauricular (un orificio en el corazón). Para la ecocardiografía intracardíaca, se pasa un pequeño tubo flexible con un transductor de ultrasonido en la punta desde un vaso sanguíneo en la ingle directamente a una cavidad cardíaca. La persona que se somete a este procedimiento generalmente está sedada. La ecocardiografía intracardiaca se usa cuando los médicos necesitan obtener imágenes detalladas del corazón que no se pueden obtener mediante ecocardiografía transtorácica o transesofágica.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción a la angina pectoris
Video
Introducción a la angina pectoris
Modelos 3D
Ver todo
Sistema de conducción cardíaca
Modelo 3D
Sistema de conducción cardíaca

REDES SOCIALES

ARRIBA