Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Varices esofágicas

Por

Parswa Ansari

, MD, Hofstra Northwell-Lenox Hill Hospital, New York

Última revisión completa dic. 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

Las varices esofágicas son venas agrandadas en el esófago que pueden causar hemorragias graves.

  • Las varices esofágicas están causadas por la hipertensión en los vasos sanguíneos del interior del hígado y su alrededor (hipertensión portal).

  • Las varices esofágicas no suelen causar síntomas, pero pueden sangrar espontáneamente.

  • El sangrado puede ser muy abundante y provocar choque (shock) o, con muy poca frecuencia, la muerte.

  • Los médicos diagnostican y tratan las varices esofágicas mediante endoscopia.

Las varices también se pueden formar en la parte superior del estómago, cerca de donde entra el esófago. Estas varices se llaman várices gástricas y causan síntomas similares.

Causas

Las varices esofágicas están causadas por

La vena porta es la vena de gran diámetro que lleva sangre al hígado desde los intestinos y otros órganos abdominales como el bazo, el páncreas y la vesícula biliar. La hipertensión arterial en la vena porta se denomina hipertensión portal. La causa más frecuente de hipertensión portal es la cicatrización del hígado debida a cirrosis.

El hígado y la vesícula biliar

La vena porta recibe sangre de todo el intestino, del bazo, del páncreas y de la vesícula biliar, y la lleva al hígado. Después de entrar en el hígado, la vena porta se bifurca en la rama derecha y la rama izquierda y, posteriormente, en pequeños canales que atraviesan el hígado. Cuando la sangre sale del hígado, fluye de regreso a la circulación general a través de la vena hepática.

El hígado y la vesícula biliar

La hipertensión portal conduce al desarrollo de nuevas venas (denominadas vasos colaterales) que no pasan por el hígado. Estas venas conectan directamente los vasos sanguíneos del sistema portal a las venas que llevan sangre desde el hígado a la circulación general. Los vasos colaterales se desarrollan en localizaciones específicas. Los más importantes están localizados en la parte inferior del esófago y en la parte superior del estómago. En esta zona, los vasos se dilatan y se vuelven tortuosos, transformándose en venas varicosas en el esófago (varices esofágicas) o en el estómago (varices gástricas). Estos vasos dilatados son frágiles y tienen tendencia a sangrar. Por lo general, no hay un desencadenante evidente del sangrado.

Síntomas

Las personas con varices esofágicas generalmente no presentan síntomas hasta que estas comienzan a sangrar. Luego, vomitan sangre roja brillante, a veces en grandes cantidades. El sangrado es indoloro. Las personas que pierden mucha sangre pueden presentar signos de choque (shock), como sentirse mareado, débil y sudoroso. Su corazón puede latir rápidamente y su presión arterial puede estar baja.

Diagnóstico

  • Endoscopia

Los médicos sospechan un sangrado de varices esofágicas cuando las personas con enfermedades hepáticas crónicas, particularmente cirrosis, comienzan a vomitar sangre. Luego, los médicos introducen un tubo de visualización flexible (endoscopio) a través de la boca para observar el esófago. Si visualizan varices, también pueden hacer tratamientos a través del endoscopio para detener el sangrado.

Tratamiento

  • Líquidos administrados por vía intravenosa o a veces mediante transfusión de sangre.

  • Tratamientos endoscópicos para detener el sangrado

  • Octreotida intravenosa

  • A veces, un procedimiento de derivación portosistémica

Las personas con hemorragia varicosa generalmente necesitan líquidos por vía intravenosa para reemplazar su pérdida de sangre. Si usted ha perdido mucha sangre, puede necesitar una transfusión de sangre.

Durante la endoscopia, los médicos pueden hacer tratamientos para detener el sangrado. Con mucha frecuencia, los médicos aplican bandas alrededor de las varices para cerrarlas (un procedimiento llamado banda endoscópica). Algunas veces inyectan en las varices sustancias que las sellan (un procedimiento llamado escleroterapia por inyección). Al mismo tiempo, los médicos pueden administrar octreotida o vasopresina por vía intravenosa para ayudar a detener el sangrado.

Si el sangrado continúa a pesar de estos tratamientos, los médicos pueden realizar un procedimiento llamado derivación portosistémica. Este procedimiento conecta la vena porta o una de sus ramas a una vena de la circulación general y redirige la mayor parte de la sangre que normalmente va al hígado para rodearlo. Esta circunvalación (llamada derivación) reduce la presión en la vena porta para que el sangrado sea más fácil de controlar. Existen varios tipos de derivaciones portosistémicas. En un tipo, llamada derivación portosistémica intrahepática transyugular (TIPS, por sus siglas en inglés), el médico utiliza los rayos X como guía e introduce un catéter mediante una aguja en una vena del cuello y lo hace progresar hasta alcanzar las venas en el hígado. El catéter se utiliza para crear un paso (shunt o derivación) que conecta la vena porta (o una de sus ramas) directamente con una de las venas hepáticas. Con menor frecuencia, la derivación portosistémica se crea de forma quirúrgica.

Si la vida de la persona corre peligro inmediato por sangrado abundante mientras espera el procedimiento de derivación, los médicos pueden introducirle un tubo con globos en el interior del esófago. Inflan los globos para apretar (comprimir) las varices, con lo cual se controla el sangrado. Este tubo es solo una medida temporal.

Incluso después de un tratamiento exitoso, las varices esofágicas pueden volver a sangrar, particularmente si la enfermedad hepática de la persona permanece activa. Los médicos pueden administrar medicamentos como betabloqueantes para ayudar a controlar la hipertensión portal, pero las personas que continúan teniendo problemas pueden necesitar un trasplante de hígado.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción al aparato digestivo
Video
Introducción al aparato digestivo
Modelos 3D
Ver todo
Intestino grueso
Modelo 3D
Intestino grueso

REDES SOCIALES

ARRIBA