Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Tricomoniasis

Por

Sheldon R. Morris

, MD, MPH, University of California San Diego

Última revisión completa abr 2020
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Datos clave
Recursos de temas

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual de la vagina o de la uretra causada por el protozoo Trichomonas vaginalis, que cursa con secreción e irritación vaginales y, en ocasiones, con síntomas urinarios.

  • Las mujeres presentan un flujo vaginal amarillo verdoso, espumoso y con olor a pescado, además de irritación y dolor en el área genital.

  • Los hombres no suelen tener síntomas, pero puede haber una secreción peneana espumosa, y dolor leve o malestar durante la micción.

  • Examinar una muestra de la secreción al microscopio permite detectar la tricomoniasis.

  • Una sola dosis de antibiótico es suficiente para curar a la mayoría de mujeres, pero la mayoría de los hombres precisan antibióticos durante un periodo de entre 5 y 7 días.

Trichomonas vaginalis suele dar lugar a una enfermedad de transmisión sexual (ETS) de la vagina en las mujeres y a una ETS de las vías urinarias en ambos sexos. Las mujeres son mucho más propensas a presentar síntomas. Alrededor del 20% de las mujeres padecen tricomoniasis de la vagina (vaginitis por tricomonas) durante sus años reproductivos.

Muchas personas con tricomoniasis también padecen gonorrea u otra enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Síntomas

En las mujeres, la infección suele comenzar con una secreción espumosa de color amarillo verdoso que huele a pescado, procedente de la vagina. En algunos casos la secreción es clara. El área genital puede estar irritada y dolorida, y puede que las relaciones sexuales sean dolorosas. En los casos graves, el área genital y la piel que la rodea se inflaman, y los tejidos alrededor de la abertura vaginal (labios) pueden hincharse. La micción puede ser dolorosa y frecuente, como ocurre en una infección de la vejiga. Los síntomas urinarios y vaginales se presentan solos o juntos.

La mayoría de los hombres con tricomoniasis en la uretra (el conducto que transporta la orina desde la vejiga al exterior del cuerpo) no presentan ningún síntoma o solo algunos leves, aunque pueden seguir contagiando a sus parejas sexuales. Algunos hombres tienen una secreción peneana espumosa y sienten dolor al orinar, así como la necesidad de orinar a menudo.

¿Sabías que...?

  • La mayoría de los hombres con tricomoniasis no presentan ningún síntoma, pero pueden contagiar a sus parejas sexuales.

Diagnóstico

  • Examen y, en ocasiones, cultivo de una muestra de la secreción o de orina

Los médicos sospechan la tricomoniasis en:

El microorganismo es mucho más difícil de detectar en los hombres que en las mujeres. En estas, el diagnóstico se efectúa rápidamente examinando una muestra de la secreción vaginal al microscopio con el objetivo de identificar el microorganismo. Si los resultados no están claros, la muestra se cultiva durante varios días. En los hombres, se obtiene por la mañana, antes de orinar, una muestra de la secreción del extremo del pene, que se examina al microscopio y se envía al laboratorio para su cultivo. Como alternativa, a veces los médicos hacen pruebas para identificar el material genético exclusivo del microorganismo (ADN o ARN). Algunas veces se usan técnicas que aumentan la cantidad del material genético de la bacteria. Estas pruebas se denominan pruebas de amplificación de ácidos nucleicos (nucleic acid amplification tests, NAAT). Estas técnicas hacen que los microorganismos sean más fáciles de detectar.

En algunos casos, el examen microscópico de la orina detecta Trichomonas, pero la identificación es más probable si se cultiva la orina.

Suelen efectuarse pruebas para detectar otras enfermedades de transmisión sexual (ETS), ya que muchos pacientes con tricomoniasis también padecen infección por clamidias o gonorrea.

Prevención

Las medidas generales siguientes ayudan a evitar la tricomoniasis (y otras ETS):

  • Uso habitual y correcto del preservativo

  • Evitar prácticas sexuales de riesgo tales como cambiar a menudo de pareja sexual o mantener relaciones sexuales con prostitutas o con personas que tengan otras parejas sexuales.

  • Rápido diagnóstico y tratamiento de la infección (para evitar contagiar a otras personas)

  • Identificación de los contactos sexuales con personas infectadas, seguida por el asesoramiento o el tratamiento de estos contactos

No practicar sexo (anal, vaginal u oral) es la forma más segura de prevenir las enfermedades de transmisión sexual (ETS), pero se trata de un método a menudo poco realista.

Tratamiento

  • El antibiótico metronidazol o tinidazol

  • Tratamiento simultáneo de parejas sexuales

La administración por vía oral de una dosis única de metronidazol o de tinidazol (antibióticos) cura hasta el 95% de las mujeres infectadas, pero se debe tratar a las parejas sexuales al mismo tiempo o la mujer puede volver a contagiarse. A veces, si es poco probable que la pareja de la mujer vuelva para el seguimiento, a la mujer se le dan fármacos o una receta para que se la entregue a su pareja sexual (denominada terapia acelerada de pareja).

El metronidazol tiene efectos secundarios. Si se ingiere junto con alcohol, el metronidazol puede provocar náuseas y rubor en la piel. El fármaco también puede causar sabor metálico en la boca, náuseas o un descenso en el número de glóbulos blancos (leucocitos). Las mujeres que toman el fármaco pueden ser más vulnerables a las infecciones vaginales por levaduras (candidiasis vaginal).

Las personas infectadas deben abstenerse de mantener relaciones sexuales hasta que se haya curado la infección; de lo contrario, pueden contagiar a sus parejas.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción a la tuberculosis (TB)
Video
Introducción a la tuberculosis (TB)
Modelos 3D
Ver todo
Tuberculosis: macrófagos alveolares infectados
Modelo 3D
Tuberculosis: macrófagos alveolares infectados

REDES SOCIALES

ARRIBA