Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cómo funcionan las válvulas cardíacas
Cómo funcionan las válvulas cardíacas
Cómo funcionan las válvulas cardíacas

El corazón es un músculo palpitante que bombea sangre por todo el cuerpo. Dentro del corazón, cuatro válvulas se abren y se cierran en secuencia precisa para mantener la sangre en movimiento en el sentido adecuado.

Dos de las válvulas cardíacas controlan el flujo de sangre desde las cavidades superiores, o aurículas, hasta las cavidades inferiores, o ventrículos. Otras dos válvulas controlan el flujo de sangre desde los ventrículos a los pulmones y al organismo. A medida que las cuatro válvulas se abren y se cierran, crean dos "sonidos cardíacos" distintos, comúnmente denominados latidos cardíacos.

Durante un latido cardíaco normal, la sangre pobre en oxígeno que vuelve del resto del cuerpo llena la aurícula derecha, que entonces se contrae y bombea la sangre a través de la válvula tricúspide y hacia el interior del ventrículo derecho. Luego, el ventrículo derecho se contrae y bombea sangre a través de la válvula pulmonar hacia la arteria pulmonar. La arteria pulmonar transporta la sangre a los pulmones para recibir oxígeno.

Al mismo tiempo, la sangre rica en oxígeno que vuelve de los pulmones penetra en la aurícula izquierda, que bombea la sangre a través de la válvula mitral y hacia el interior del ventrículo izquierdo. A medida que el ventrículo izquierdo se contrae, la sangre se bombea a través de la válvula aórtica hacia la aorta, donde se distribuye al resto del cuerpo.

Las válvulas dirigen la sangre a través del corazón. Cuando las aurículas se contraen, las válvulas ubicadas en estas cavidades superiores, la válvula tricúspide y la válvula mitral, se abren y permiten que la sangre circule hacia los ventrículos. Cuando los ventrículos se contraen, las válvulas tricúspide y mitral se cierran a la fuerza, mientras que las válvulas de salida ventricular, las válvulas pulmonar y aórtica, se abren por la presión ventricular. El cierre hermético formado por las cúspides (valvas) de las válvulas aórtica y pulmonar impide que la sangre que sale de los ventrículos circule en sentido retrógrado. Existen varios trastornos que pueden afectar la funcionalidad de la válvula, como la insuficiencia valvular y la estenosis valvular.