Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Quistes óseos

Por

Michael J. Joyce

, MD, Cleveland Clinic Lerner School of Medicine at Case Western Reserve University;


Hakan Ilaslan

, MD, Cleveland Clinic Lerner College of Medicine at Case Western Reserve University

Última revisión completa dic 2018
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

Muchas alteraciones óseas no cancerosas (benignas) parecen tumores óseos pero no lo son.

Quiste óseo aneurismático

Los quistes óseos aneurismáticos se desarrollan habitualmente antes de que las personas alcancen los 25 años de edad, y su causa no es conocida. Estos quistes se componen de múltiples sacos llenos de sangre apilados unos junto a otros. Estos quistes se suelen presentar cerca de los lados de los huesos largos (húmero y fémur), pero casi todos los huesos pueden quedar afectados. Los quistes tienden a crecer lentamente. Frecuentemente produce dolor y tumefacción. El quiste puede existir desde unas pocas semanas a un año antes de su diagnóstico.

Para diagnosticar los quistes óseos aneurismáticos, el médico frecuentemente utiliza radiografías y resonancia magnética nuclear (RMN). Los médicos también toman una muestra de tejido y la examinan al microscopio (biopsia).

El tratamiento más exitoso es la extirpación quirúrgica de la totalidad del quiste, aunque a veces reaparecen los quistes, especialmente si no se han extirpado totalmente. Se debe evitar la radioterapia siempre que sea posible porque en algunos casos se desarrollan tumores cancerosos después de administrarla. Sin embargo, la radioterapia es el tratamiento de elección para los quistes que ejercen presión sobre la médula espinal y no admiten tratamiento quirúrgico.

Quistes óseos unicamerales (quistes óseos simples)

Los quistes óseos unicamerales se producen cerca de las zonas del hueso a partir de las cuales tiene lugar el crecimiento (placas de crecimiento). Las placas de crecimiento son las que permiten a los niños crecer.

Los quistes causan con frecuencia adelgazamiento de los huesos cercanos, lo que puede derivar una rotura (fractura). Los quistes que miden menos de 2 pulgadas (unos 5 cm) de largo o de ancho pueden curarse y desaparecer cuando la fractura se cierra. Los quistes de más de 2 pulgadas (alrededor de 5 centímetros) de longitud o de anchura pueden requerir tratamiento, en especial en niños.

Para diagnosticar los quistes óseos unicamerales, los médicos suelen indicar radiografías. En la mayoría de los casos, las radiografías son suficientes para establecer el diagnóstico, pero a veces se solicitan otras pruebas de diagnóstico por la imagen, como la resonancia magnética nuclear (RMN) u, ocasionalmente, la tomografía computarizada (TC).

Casi siempre se tratan con inyecciones de corticoesteroides (a menudo varias veces), con masilla de hueso procesado o con sustitutos del hueso sintéticos. A veces, el tratamiento es la cirugía para eliminar del hueso el contenido del quiste raspándolo con un instrumento similar a una pala (legrado) y transplantar hueso desde un lugar a otro (injerto óseo). Independientemente del tratamiento, el quiste permanece o reaparece aproximadamente en un 10 al 15% de los casos.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Articulación del hombro
Video
Articulación del hombro
El hombro comprende los huesos, los ligamentos, los tendones y los músculos que conectan el...
Modelos 3D
Ver todo
Artritis reumatoide temprana de la mano
Modelo 3D
Artritis reumatoide temprana de la mano

REDES SOCIALES

ARRIBA