Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Absceso retrofaríngeo

Por

Clarence T. Sasaki

, MD, Yale University School of Medicine

Última modificación del contenido sep 2019
Información: para pacientes
Recursos de temas

Los abscesos retrofaríngeos, más frecuentes en los niños pequeños, pueden causar dolor de garganta, fiebre, rigidez de nuca y estridor. Para el diagnóstico, es necesario realizar una radiografía de perfil de cuello o una TC. El tratamiento se basa en la intubación endotraqueal, el drenaje y los antibióticos.

Los abscesos retrofaríngeos se desarrollan en los ganglios linfáticos retrofaríngeos que se encuentran en la parte posterior de la faringe, adyacentes a las vértebras. Pueden asociarse con la infección de la faringe, los senos, las adenoides o la nariz. Afectan sobre todo a los niños de 1 a 8 años, ya que los ganglios linfáticos retrofaríngeos comienzan a reducirse a los 4 a 5 años. Sin embargo, los adultos pueden desarrollar infección después de ingerir un cuerpo extraño o tras una intervención instrumental. Los microorganismos comunes son bacterias aerobias (especies de Streptococcus y Staphylococcus) y anaerobias (Bacteroides y Fusobacterium) y, cada vez con mayor frecuencia en adultos y niños, HIV y tuberculosis.

Las consecuencias más graves son la obstrucción de la vía aérea, el shock séptico, la rotura del absceso en la vía aérea que produce neumonía por aspiración o asfixia, la mediastinitis, la rotura de la arteria carótida y la tromboflebitis supurativa de las venas yugulares internas (síndrome de Lemierre).

Signos y síntomas

Los signos y los síntomas suelen estar precedidos en los niños por una infección aguda de las vías aéreas superiores y en los adultos, por la ingestión de un cuerpo extraño o una intervención instrumental. Los niños pueden presentar odinofagia, disfagia, fiebre, linfadenopatía cervical, rigidez de nuca, estridor, disnea, ronquidos o respiración ruidosa o tortícolis. Los adultos pueden manifestar dolor cervical intenso, pero el estridor es menos frecuente. La pared faríngea posterior puede protruir de un lado.

Diagnóstico

  • Radiografía

  • TC

El diagnóstico se sospecha en pacientes con dolor de garganta intenso e inexplicado y rigidez de nuca, estridor o respiración ruidosa.

Las radiografías de perfil de los tejidos blandos del cuello, tomadas en la máxima hiperextensión posible y durante la inspiración, pueden revelar ensanchamiento focal de los tejidos blandos prevertebrales, inversión de la lordosis cervical normal, aire en los tejidos blandos prevertebrales o erosión del cuerpo vertebral adyacente.

La TC puede ayudar a diagnosticar los casos cuestionables, ayuda a diferenciar la celulitis de un absceso y evalúa la magnitud del absceso.

Tratamiento

  • Antibióticos (p. ej., ceftriaxona, clindamicina)

  • En general, drenaje quirúrgico

Los antibióticos, como una cefalosporina de amplio espectro (p. ej., ceftriaxona, 50 a 75 mg/kg IV 1 vez al día) o clindamicina, en ocasiones pueden ser suficientes para los niños con abscesos pequeños. Sin embargo, casi todos los pacientes necesitan también el drenaje a través de una incisión de la pared faríngea posterior. La intubación endotraqueal se realiza antes de la operación y se mantiene durante 24 a 48 horas.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo eliminar el cerumen
Video
Cómo eliminar el cerumen
Modelos 3D
Ver todo
Oído medio y oído interno
Modelo 3D
Oído medio y oído interno

REDES SOCIALES

ARRIBA