Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Trastornos del aprendizaje

Por Stephen Brian Sulkes, MD, Professor of Pediatrics, Division of Neurodevelopmental and Behavioral Pediatrics, Golisano Children’s Hospital at Strong, University of Rochester School of Medicine and Dentistry

Los trastornos del aprendizaje consisten en la falta de aptitud para adquirir, retener o usar ampliamente las habilidades específicas o la información, como consecuencia de deficiencias en la atención, la memoria o el razonamiento, y afectan a la actividad escolar.

  • Los niños afectados son lentos en el aprendizaje de los colores o las letras, en el desarrollo de la habilidad de contar o en la lectoescritura.

  • Los niños son evaluados por especialistas en aprendizaje, que les pasan una serie de pruebas académicas y de inteligencia.

  • El tratamiento consiste en un plan de aprendizaje adaptado a las habilidades del niño.

Los trastornos del aprendizaje son bastante distintos de la discapacidad intelectual (anteriormente llamada retraso mental) y se dan en niños normales o incluso con alta funcionalidad intelectual. Los trastornos del aprendizaje afectan solo ciertas funciones, mientras que en un niño con discapacidad intelectual las dificultades afectan ampliamente las funciones cognitivas.

Existen tres tipos frecuentes de trastornos del aprendizaje:

  • Trastornos de lectura

  • Trastornos de la expresión escrita

  • Trastornos relacionados con las matemáticas

Por lo tanto, los niños con trastornos del aprendizaje pueden presentar una dificultad significativa para comprender y aprender matemáticas, pero no presentarla para la lectura y la escritura, además de manejarse bien en otras materias. La dislexia es el más conocido de los trastornos del aprendizaje. Entre estos trastornos del aprendizaje no se incluyen los problemas del aprendizaje debidos principalmente a dificultades en la visión, la audición y la coordinación o a alteraciones emocionales, aunque estos problemas también se pueden presentar en niños con trastornos del aprendizaje.

Aunque las causas de los trastornos del aprendizaje no se comprenden totalmente, incluyen anomalías en los procesos fundamentales del entendimiento o en el uso del lenguaje oral o escrito o en el razonamiento numérico y espacial.

Aunque se desconoce el número total de niños con trastornos del aprendizaje, se estima que un 5% de la población estadounidense en edad escolar recibe servicios de educación especial para los trastornos del aprendizaje. La incidencia de estos trastornos es mayor en los varones, en una proporción que puede ser de 5 varones por cada niña, aunque en las niñas estos trastornos frecuentemente no son reconocidos o diagnosticados.

Muchos niños, en especial los que presentan problemas de comportamiento, tienen un rendimiento en la escuela deficiente y son sometidos a pruebas por los pedagogos en busca de trastornos del aprendizaje. Sin embargo, algunos niños con ciertos tipos de trastornos del aprendizaje ocultan muy bien sus dificultades, evitando un diagnóstico y, por lo tanto, un tratamiento durante mucho tiempo.

¿Sabías que...?

  • Los trastornos del aprendizaje pueden darse en niños con una funcionalidad intelectual normal y alta.

Síntomas

Los niños pequeños son lentos para aprender los nombres de los colores o de las letras, para asignar palabras a los objetos familiares, para contar y para progresar en las demás habilidades iniciales del aprendizaje. Muestran retraso en el aprendizaje de la lectura y de la escritura. Otros síntomas pueden ser un bajo nivel de atención, distracción (semejante al trastorno por déficit de atención con hiperactividad), problemas en el habla o el lenguaje, dificultad para comprender la información oral y memoria escasa. Los niños afectados presentan dificultad para actividades que requieran coordinación de la motricidad fina, como pueden ser, por ejemplo, dibujar y copiar.

Los niños con trastornos del aprendizaje tienen dificultades para comunicarse. Inicialmente, algunos niños se frustran y más tarde aparecen problemas de comportamiento, tales como distraerse fácilmente, ser hiperactivos, aislados, tímidos o agresivos.

Diagnóstico

  • Evaluaciones educativas, médicas y psicológicas

Los niños que no leen o aprenden en el grado esperado para sus capacidades verbales o intelectuales deben evaluarse. Deben realizarse pruebas de audición y visión, ya que un trastorno en dichos sentidos también afecta la lectura y la escritura. Los trastornos de la audición y la visión no deben confundirse con un trastorno del aprendizaje.

El médico examina a los niños para detectar posibles trastornos orgánicos. Se les somete a una serie de pruebas de inteligencia, verbales y no verbales, y pruebas académicas de lectura, escritura y habilidad aritmética. A menudo, estas pruebas son realizadas por especialistas y en la propia escuela del niño a partir de la solicitud de los padres. En Estados Unidos y otras naciones, las escuelas están obligadas por ley a ofrecer pruebas y adaptaciones apropiadas.

Tratamiento

  • Gestión educativa

La educación adaptada individualmente es el tratamiento más eficaz para los trastornos del aprendizaje.

El Acta Federal para la Educación de Personas con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés) establece que los niños y adolescentes con trastornos del aprendizaje tienen derecho a una educación gratuita y apropiada impartida en las escuelas públicas. La educación debe impartirse de la forma menos restrictiva posible y en ambientes no excluyentes, donde los niños tienen la oportunidad de interaccionar con compañeros no discapacitados, con igual acceso a los recursos de la comunidad.

Aunque no se ha demostrado su efectividad, a menudo se adoptan medidas tales como la eliminación de los aditivos alimentarios, el consumo de grandes dosis de vitaminas y el análisis de oligoelementos. No existe un tratamiento farmacológico que tenga un efecto importante en el rendimiento escolar, la inteligencia y la capacidad general de aprender. Debido a que algunos niños con trastorno del aprendizaje también tienen un trastorno por déficit de atención con hiperactividad, ciertos fármacos, como el metilfenidato, mejoran la atención y la concentración, aumentando la capacidad de aprendizaje de los niños.

Recursos en este artículo