Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Liquen simple crónico

(Neurodermatitis)

Por Karen McKoy, MD, MPH, Assistant Clinical Professor, Dermatology;Senior Staff, Harvard Medical School;Lahey Clinic Dermatology

El liquen simple crónico es una inflamación crónica superficial de la piel que produce prurito.

  • El liquen simple crónico implica un ciclo en el cual el rascado provoca prurito, y este a su vez provoca más rascado.

  • Con mayor frecuencia afecta a la cabeza, los brazos, el cuello y las piernas.

  • Los corticoesteroides aplicados sobre la piel pueden ayudar, pero el tratamiento más importante es dejar de rascarse.

El liquen simple crónico está causado por e rascado crónico de una zona de la piel. El acto de rascarse desencadena más prurito, y comienza un círculo vicioso de prurito-rascado-prurito. A veces el rascado comienza sin razón aparente, y otras se inicia debido a una dermatitis de contacto, una infestación parasitaria u otro trastorno, pero la persona continúa rascándose mucho después de la desaparición de la causa. No se sabe qué ocurre, pero algunos factores psicológicos pueden desempeñar un papel importante. Este trastorno no parece tener su origen en una alergia. Es más frecuente en las mujeres que en los hombres, y es habitual entre las asiáticas y las nativas americanas. Suele aparecer entre los 20 y los 50 años de edad.

Síntomas y diagnóstico

El liquen simple crónico puede producirse en cualquier parte del cuerpo, incluido el ano (prurito anal, ver ver Prurito anal) y la vagina (prurito vulvar, ver ver Prurito genital), pero es más frecuente en la parte superior del tronco o la espalda, los brazos, el cuello y las piernas. En las primeras etapas, la piel tienen un aspecto normal, pero pica. Luego aparecen sequedad, escamas, engrosamiento y manchas oscuras como consecuencia del rascado y el frotado.

Se intenta averiguar la posible existencia de alguna alergia subyacente o enfermedad que haya podido causar el prurito inicial. Cuando este trastorno se produce alrededor del ano o de la vagina, se investiga las posibilidad de que la causa sean lombrices (oxiuros), tricomoniasis, hemorroides, secreciones locales, infecciones fúngicas, verrugas, dermatitis de contacto o psoriasis.

Tratamiento

Para que el trastorno se cure, hay que dejar de rascarse y frotarse la zona afectada. Deben seguirse los tratamientos estándar para el prurito (ver Prurito : Tratamiento). La aplicación de un apósito quirúrgico impregnado con un corticoesteroide (que se aplica por la mañana y se sustituye por la noche) contribuye a aliviar el prurito y la inflamación, y protege la piel del rascado. En áreas pequeñas pueden inyectarse corticoesteroides de efecto prolongado bajo la piel para controlar el prurito.

Cuando el trastorno se produce alrededor del ano o de la vagina, el mejor tratamiento es una crema con corticoesteroides. Para proteger la zona también puede aplicarse pasta de óxido de cinc sobre la crema. La pasta se quita con aceite mineral.

Recursos en este artículo