Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Síndrome del elevador del ano

Por Parswa Ansari, MD, Department of Surgery, Lenox Hill Hospital, New York

El síndrome del elevador del ano es un dolor episódico en el recto causado por espasmo del músculo próximo al ano (el músculo elevador del ano).

La proctalgia fugaz es el dolor rectal de duración breve (fugaz). La coxidinia es dolor cerca del coxis (cóccix). Ambos trastornos son variaciones del síndrome del elevador.

El espasmo del músculo causa dolor que de modo característico no se relaciona con la defecación. El dolor suele durar menos de 20 minutos, ser breve e intenso o un dolor vago en el recto. Puede producirse de modo espontáneo o al sentarse y puede despertar a la persona durante el sueño. La persona afectada tiene la impresión de que se podría aliviar mediante la expulsión de gas o una deposición. En casos graves, el dolor puede persistir durante muchas horas y repetirse con frecuencia. El paciente puede tener que soportar varias operaciones sin éxito para aliviar estos síntomas.

Diagnóstico

  • Exploración por un médico

El médico realiza una exploración física del paciente para descartar otras enfermedades dolorosas del recto (como hemorroides trombosadas, fisuras o abscesos). A menudo la exploración física es normal, pero el músculo puede estar sensible o contraído. En algunos casos, el dolor se produce por trastornos lumbares o prostáticos.

Tratamiento

  • Analgésicos y baños de asiento

  • Fisioterapia de la pelvis

El médico explica que esta enfermedad no es mortal o grave. Un episodio puede aliviarse mediante la expulsión de gas o la defecación, con un baño de asiento (ver Hemorroides : Tratamiento) o un calmante suave (como la aspirina). Cuando los síntomas son más intensos, la persona puede recibir fisioterapia pélvica. Esta terapia a veces consiste en la estimulación eléctrica leve de la zona utilizando una sonda insertada en el ano, que puede ayudar a detener los espasmos musculares.