Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Demencia asociada al VIH

Por Juebin Huang, MD, PhD, The University of Mississippi Medical Center

La demencia asociada al VIH es el deterioro progresivo de la función mental debido a la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

En los estadios tardíos de la infección por VIH (ver Infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)), el virus puede infectar directamente el cerebro y lesionar las neuronas, lo que causa demencia. Esta también resulta de otras infecciones, a las que son propensas las personas con VIH. A diferencia de casi todas las otras formas de demencia, la demencia asociada al VIH tiende a presentarse en personas más jóvenes.

Síntomas

Esta demencia empieza generalmente de forma sutil, pero progresa a un ritmo constante a lo largo de meses o años. Suele desarrollarse después de la presentación de otros síntomas de la infección por VIH. Los síntomas de esta demencia incluyen lentitud de pensamiento y expresión, apatía y dificultad de concentración, pero no está afectada la capacidad de entendimiento. Los movimientos se vuelven más lentos, los músculos se debilitan y se pierde capacidad de coordinación.

Aparecen algunos casos de psicosis, con alucinaciones, delirios o paranoia, así como de manía. Es decir, se observa inquietud e hiperactividad. Se habla con rapidez y se actúa sin sentido común.

Diagnóstico

Por lo general, el diagnóstico es parecido al de otras demencias (ver Demencia : Diagnóstico).

Cuando se diagnostica la infección por VIH o cuando cambia la función mental en los infectados por el VIH se realiza una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética nuclear (RMN) para comprobar si existen otras infecciones cerebrales, como la toxoplasmosis (una infección parasitaria). Si el cambio se produce de repente hay que identificar la causa con rapidez, ya que el tratamiento temprano puede prolongar la vida. Si no se trata, la demencia asociada al VIH puede causar la muerte en 6 meses.

A menos que los resultados de la TC o de la RMN indiquen un aumento de la presión intracraneal, suele realizarse una punción lumbar para obtener una muestra de líquido cefalorraquídeo y analizarlo con el fin de descartar una infección. Los hallazgos apoyan el diagnóstico de demencia asociada al VIH, pero no lo confirman.

Tratamiento

La demencia asociada al VIH progresa con el tiempo y acaba siendo grave. Si no se trata, puede ser mortal. No obstante, la función mental puede mejorar de manera notoria si se trata la infección por VIH con tratamiento antirretroviral combinado (cART, por sus siglas en inglés). El tratamiento antirretroviral combinado (cART, por sus siglas en inglés) consiste en combinaciones de fármacos utilizados para tratar la infección por VIH (ver Fármacos antirretrovirales). Sin embargo, la demencia vuelve a aparecer, dado que la infección no se cura.

Como en todas las demencias, el tratamiento también incluye medidas generales para proporcionar apoyo (Demencia : Tratamiento).