Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Inapetencia

Por Norton J. Greenberger, MD, Clinical Professor of Medicine;Senior Physician, Harvard Medical School;Brigham and Women's Hospital

La pérdida del apetito o inapetencia (anorexia) consiste en falta de hambre; una persona con anorexia no tiene deseos de comer. Por el contrario, una persona con un trastorno de la conducta alimentaria, como la anorexia nerviosa o la bulimia nerviosa (ver Definición de los trastornos de la conducta alimentaria), tiene hambre, pero restringe la ingestión de alimentos o vomita después de ingerirlos debido a una preocupación excesiva sobre el aumento de peso.

Casi todas las enfermedades de aparición repentina (agudas) llevan asociado un breve periodo de anorexia. Una anorexia de larga duración (crónica) suele darse únicamente en personas con una enfermedad subyacente grave, como el cáncer, el sida, una enfermedad pulmonar crónica y una insuficiencia cardíaca, renal o hepática grave. También pueden causar anorexia los trastornos que afectan la zona del encéfalo que regula el apetito. La anorexia es frecuente en los enfermos en fase terminal. Algunos fármacos, como la digoxina, la fluoxetina, la quinidina y la hidralazina producen anorexia.

La mayoría de las veces la anorexia concurre con un trastorno subyacente conocido. La anorexia crónica sin causa aparente es para los médicos una señal de que algo no va bien. Es conveniente proceder a una valoración completa de los síntomas y una exploración física con el fin de tener una sospecha de la causa y poder decidir qué pruebas o análisis son necesarios.

Las causas subyacentes se tratan en la medida de lo posible. Para aumentar el apetito de una persona pueden tomarse medidas como ofrecerle sus alimentos preferidos, tener un programa de comidas flexible y, si lo desea, una pequeña cantidad de una bebida alcohólica 30 minutos antes de las comidas. En algunos casos, para abrir el apetito los médicos utilizan fármacos como la ciproheptadina, dosis bajas de corticoesteroides, megestrol y dronabinol.