Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Apendicitis

Por Parswa Ansari, MD, Department of Surgery, Lenox Hill Hospital, New York

La apendicitis es la inflamación e infección del apéndice.

  • Con frecuencia, una obstrucción en el interior del apéndice hace que este se inflame y se infecte.

  • Es frecuente experimentar dolor abdominal, náuseas y fiebre.

  • Se realiza una cirugía exploratoria o pruebas de diagnóstico por la imagen, como una tomografía computarizada o una ecografía.

  • El tratamiento incluye cirugía para extirpar el apéndice y antibióticos para tratar la infección.

El apéndice es un segmento pequeño, con forma de dedo que sobresale del intestino grueso cerca del punto donde este se une al intestino delgado. El apéndice puede tener alguna función de tipo inmunitario, pero no es un órgano esencial.

Exceptuando las hernias estranguladas, la apendicitis es la causa más frecuente de dolor abdominal intenso y súbito y de cirugía abdominal en los países desarrollados. Más del 5% de la población sufre apendicitis en algún momento. La apendicitis ocurre con mayor frecuencia durante la adolescencia y la tercera década de vida, pero puede presentarse a cualquier edad.

La causa de la apendicitis no se conoce totalmente. En la mayoría de los casos, sin embargo, el desencadenante del proceso es probablemente una obstrucción dentro del apéndice. La obstrucción puede ser debida a un fragmento pequeño y duro de heces, un cuerpo extraño o incluso, en raras ocasiones, a gusanos. Como resultado de la obstrucción, el apéndice se inflama e infecta. Si la inflamación continúa sin tratamiento, el apéndice puede romperse. La ruptura esparce por el abdomen el contenido intestinal repleto de bacterias, causando una peritonitis (inflamación y habitualmente infección de la cavidad abdominal), que puede conducir a una infección potencialmente mortal. Una perforación también puede provocar la formación de una bolsa infectada llena de pus (absceso). En la mujer, pueden infectarse los ovarios y las trompas de Falopio y la consiguiente obstrucción de las trompas de Falopio puede ocasionar infertilidad. La perforación del apéndice también permite que las bacterias infecten el torrente sanguíneo, una situación conocida como septicemia (ver Septicemia, septicemia grave y choque séptico), potencialmente mortal

Síntomas

Menos del 50% de las personas con apendicitis presentan los síntomas tradicionalmente descritos, en los que el dolor empieza en la parte superior del abdomen o alrededor del ombligo; después aparecen náuseas y vómitos, y posteriormente, al cabo de unas cuantas horas, las náuseas desaparecen y el dolor se desplaza hacia la parte inferior derecha del abdomen. Cuando el médico presiona esta zona, aparece dolor y cuando súbitamente retira la mano, se hace más agudo (dolor de rebote). Es frecuente presentar fiebre entre 37,5 y 38,5 °C. El dolor aumenta al moverse o toser.

En muchas personas, especialmente en bebés y niños, el dolor puede ser generalizado en vez de localizado en la porción inferior derecha del abdomen. En personas mayores y en mujeres embarazadas, el dolor puede ser menos intenso y la sensibilidad a la palpación menor.

Si se perfora el apéndice, el dolor y la fiebre pueden hacerse muy intensos. El agravamiento de la infección puede provocar un choque (ver Choque (shock)).

¿Sabías que...?

  • En Estados Unidos, más del 5% de la población acaba padeciendo apendicitis.

Diagnóstico

El médico sospecha una apendicitis después de valorar los síntomas de la persona afectada y examinar el abdomen. Típicamente, si el médico tiene una alta sospecha de apendicitis, se efectúa inmediatamente una cirugía exploratoria. Si el diagnóstico no está claro, el médico suele efectuar una tomografía computarizada (TC) o una ecografía. La ecografía es especialmente útil en niños, en los que es importante limitar la exposición a la radiación. Los médicos también pueden hacer una laparoscopia (ver Laparoscopia) para ayudar a determinar el diagnóstico. Los análisis de sangre suelen revelar un moderado incremento del número de glóbulos blancos (leucocitos) en respuesta a la infección.

Pronóstico y tratamiento

Con una cirugía precoz, la tasa de muerte por apendicitis es muy baja. La persona puede, por lo general, abandonar el hospital entre 1 y 3 días más tarde y por lo general la convalecencia es rápida y completa; sin embargo, las personas de edad avanzada suelen tardar más tiempo en recuperarse. Sin cirugía ni antibióticos (como puede ocurrir en lugares remotos sin acceso a la atención médica moderna), más del 50% de las personas con apendicitis mueren.

Cuando se produce perforación del apéndice, el pronóstico es más grave. Hace algunas décadas, una perforación solía ser mortal. La cirugía y los antibióticos han disminuido el porcentaje de fallecimientos casi hasta cero, pero pueden ser necesarias varias intervenciones quirúrgicas y una larga convalecencia.

La cirugía es el principal tratamiento. En casi el 15% de las intervenciones exploratorias de apendicitis, se encuentra un apéndice normal. Sin embargo, retrasar la cirugía hasta conocer con certeza la causa del dolor abdominal puede ser mortal: un apéndice infectado puede perforarse en menos de 24 horas tras el comienzo de los síntomas. Si se encuentra apendicitis, se administran antibióticos por vía intravenosa y se extirpa el apéndice (apendicectomía). En caso de que al realizar la intervención quirúrgica se descubra que no hay apendicitis, suele extirparse el apéndice de todos modos.

Recursos en este artículo