Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a las lesiones oculares

Por Kathryn Colby, MD, PhD, Professor and Chair, Department of Ophthalmology and Visual Science, The University of Chicago Medicine & Biological Sciences

La estructura de la cara y los ojos es adecuada para proteger a los órganos de la vista de posibles lesiones. El globo ocular está situado en el interior de la órbita, una cuenca rodeada de una cresta ósea sólida. Los párpados se cierran rápidamente para formar una barrera ante objetos extraños y el ojo es capaz de tolerar contusiones leves sin recibir daño. Gracias a estas características protectoras, muchas de las agresiones que recibe el ojo no afectan al globo ocular y, por lo tanto, no son tan peligrosas, incluso cuando los hematomas o tumefacciones de las estructuras circundantes parecen más graves de lo que son en realidad. No obstante, en ocasiones, las agresiones producen un daño tan grave que afectan a la vista hasta el extremo, incluso, de producir su pérdida total. En raras ocasiones es necesario extirpar el ojo.

Causas

Las causas frecuentes de lesiones oculares son los accidentes domésticos e industriales (por ejemplo, el uso de martillos o productos químicos o limpiadores), las agresiones físicas, las explosiones de la batería del coche, las lesiones deportivas (como las lesiones por armas de aire comprimido o las que disparan bolas de pintura) y las colisiones entre vehículos de motor (como las producidas por el airbag). La exposición a una potente luz ultravioleta, como la producida por la soldadura con arco eléctrico o el reflejo de la luz solar en la nieve, pueden dañar la cúpula transparente de la superficie frontal del ojo (córnea, ver ver Queratitis punteada).

Valoración

Toda lesión ocular ha de ser examinada por un médico. Si la persona afectada usa gafas debe acudir con ellas a la consulta para que el especialista pueda evaluar su vista con la corrección que emplea habitualmente. Así, se puede saber si la alteración en la vista es un problema nuevo o si existía previamente.

La exploración oftalmológica puede incluir un examen con lámpara de hendidura (ver Exploración de los ojos : Exploración con lámpara de hendidura) y oftalmoscopia (ver Exploración de los ojos : Oftalmoscopia). La lámpara de hendidura contiene una fuente de luz, un instrumento binocular de aumento regulable y una mesa que ajusta la posición de estos componentes. La exploración con lámpara de hendidura evalúa principalmente la parte anterior del ojo, particularmente la superficie ocular y el párpado. La oftalmoscopia valora principalmente la parte posterior del ojo. A menudo, la oftalmoscopia se realiza después de dilatar la pupila con un colirio de ciclopentolato y fenilefrina. Después de la dilatación, es posible visualizar más áreas del ojo, especialmente la retina.

Si la lesión es grave, sobre todo si afecta la vista, quien examina a la persona en un primer momento la ha de derivar a un oftalmólogo (un especialista en las patologías del ojo) para la valoración y el tratamiento de la lesión.

Prevención

El uso de viseras, gafas o monóculos especiales, como los que están hechos de lentes de policarbonato con una montura envolvente de poliamida, es una precaución sencilla que reduce el riesgo de lesiones.