Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Retención urinaria

Por Patrick J. Shenot, MD, Associate Professor of Urology, Thomas Jefferson University

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La retención urinaria es el vaciamiento incompleto de la vejiga o el cese de la micción; puede ser

  • Aguda

  • Crónica

Las causas son las alteraciones de la contractilidad vesical, la obstrucción del tracto de salida de orina, la falta de sinergia entre detrusor y esfínter (falta de coordinación entre la contracción de la vejiga y la relajación del esfínter) o una combinación de ellas.

La retención es más frecuente en los hombres, en quienes las anomalías de la próstata o las estenosis de la uretra pueden causar obstrucción del tracto de salida. En cualquier sexo, la retención puede deberse a la administración de fármacos (en especial los que tienen efectos anticolinérgicos, entre ellos, muchos medicamentos de venta libre), un bolo fecal grande (que aumenta la presión sobre el trígono de la vejiga) o la vejiga neurogénica en pacientes con diabetes, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson o cirugías pelvianas anteriores con denervación de la vejiga.

La retención urinaria puede ser asintomática o causar polaquiuria, una sensación de micción incompleta e incontinencia de urgencia o de rebosamiento. Puede ocasionar distensión y dolor abdominal. Cuando la retención se desarrolla lentamente, puede no haber dolor. La retención prolongada puede predisponer a las infecciones urinarias y aumentar la presión en la vejiga, y causar así una uropatía obstructiva (ver Uropatía obstructiva).

Diagnóstico

El diagnóstico es obvio en los pacientes que no pueden orinar. En aquellos que pueden hacerlo, se diagnostica el vaciamiento incompleto de la vejiga si el cateterismo posterior a la micción o la ecografía muestran un volumen de orina residual elevado. Un volumen < 50 mL es normal; uno < 100 mL suele ser aceptable en pacientes de más de 65 años pero es anormal en los más jóvenes. Otros estudios (análisis de orina, de sangre, ecografías, pruebas urodinámicas, cistocopia, cistografía) se realizan según los hallazgos clínicos.

Tratamiento

  • Sondeo uretral y tratamiento de la causa

El alivio de la retención urinaria aguda requiere el sondeo uretral. El tratamiento posterior depende de la causa. En varones con hipertrofia prostática benigna, los medicamentos (por lo general, bloqueantes α-adrenérgicos o inhibidores de la 5α-reductasa) o la cirugía pueden ayudar a disminuir la resistencia a la salida de la orina.

Ningún tratamiento es eficaz para el deterioro de la contractilidad de la vejiga; sin embargo, la reducción de la resistencia de la salida con bloqueantes α-adrenérgicos puede mejorar el vaciado.

A menudo se requiere un autosondeo intermitente o un sondeo permanente. Una sonda suprapúbica permanente o la derivación urinaria son el último recurso.

Conceptos clave

  • Los mecanismos incluyen la contractilidad deteriorada de la vejiga, la obstrucción de la salida vesical y la falta de sinergia entre detrusor y esfínter.

  • Se diagnostica retención incompleta si hay un volumen residual posterior a la micción > 50 mL (> 100 mL en pacientes > 65 años).

  • Prescribir el sondeo uretral y tratar la causa de la retención.