Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

honeypot link

Aneurismas cerebrales

(Aneurismas cerebrales; aneurismas intracraneales)

Por

Ji Y. Chong

, MD, Weill Cornell Medical College

Última modificación del contenido abr. 2020
Información: para pacientes
Recursos de temas

Aneurismas cerebrales: los aneurismas son dilataciones focales en las arterias cerebrales.

En los Estados Unidos, los aneurismas cerebrales ocurren en el 3 al 5% de las personas. Los aneurismas cerebrales pueden aparecer a cualquier edad, pero son los más frecuentes entre los 30 y los 60 años. Son más frecuentes en mujeres que en varones.

Los factores más frecuentes que contribuyen al desarrollo de aneurismas incluyen

  • Colagenopatías hereditarias (p. ej., síndrome de Ehlers-Danlos, seudoxantoma elástico, poliquistosis renal autosómica dominante).

  • Antecedentes familiares de aneurisma (familiar en primer grado: padre, hermano o hijo)

  • Tabaquismo

En ocasiones, las embolias sépticas producen aneurismas micóticos.

Los aneurismas encefálicos tienen más a menudo < 2,5 cm de diámetro y son saculares (no circunferenciales); a veces tienen una o más evaginaciones de pared fina pequeñas (aneurismas en fresa).

La mayoría de los aneurismas cerebrales ocurren a lo largo de las arterias cerebrales media o anterior o de las ramas comunicantes del polígono de Willis, sobre todo en las bifurcaciones arteriales. Los aneurismas micóticos suelen desarrollarse distales a la primera bifurcación de las ramas arteriales del polígono de Willis.

Signos y síntomas

Muchos aneurismas son asintomáticos, pero algunos, por regla general los de gran tamaño o los que se encuentran en crecimiento, producen síntomas por compresión de las estructuras adyacentes. Las parálisis oculares, la diplopía, la desviación o el dolor orbitario pueden indicar compresión de los nervios craneales III, IV, V o VI. La pérdida visual y el defecto campimétrico bitemporal pueden indicar presión sobre el quiasma óptico.

Los aneurismas cerebrales pueden sangrar en el espacio subaracnoideo y producir una hemorragia subaracnoidea. Antes de la ruptura, los aneurismas ocasionalmente causan cefaleas centinela (de advertencia) debido a la expansión dolorosa del aneurisma o al goteo de sangre en el espacio subaracnoideo. La ruptura real produce una cefalea intensa y súbita denominada cefalea en trueno. La rotura de un aneurisma también puede causar náuseas, vómitos, rigidez de nuca, fotosensibilidad, pérdida de la conciencia y/o convulsiones.

Diagnóstico

  • Estudios por imágenes neurológicas

Los estudios de neuroimagen pueden detectar incidentalmente un aneurisma.

El diagnóstico de los aneurismas requiere una angiografía, una angiografía por TC o una angiorresonancia magnética.

Si se sospecha un aneurisma micótico, deben solicitarse hemocultivos para bacterias y hongos.

Tratamiento

  • Para aneurismas asintomáticos más pequeños, estudios de diagnóstico por imágenes seriados

  • Para aneurismas grandes o sintomáticos, terapia endovascular

El tratamiento de los aneurismas no rotos depende de

  • Tipo, tamaño y localización del aneurisma

  • Riesgo de rotura

  • Edad y salud del paciente

  • Antecedentes personales y familiares

  • Riesgos del tratamiento

El riesgo de rotura debe analizarse con el paciente comparado con el riesgo de las complicaciones perioperatorias.

También se considera importante el control de los factores de riesgo para el desarrollo de aterosclerosis, en especial dejar de fumar y tomar fármacos antihipertensivos cuando esté indicado.

Si tienen < 7 mm, los aneurismas asintomáticos de la circulación anterior pocas veces se rompen y no justifican los riesgos del tratamiento inmediato. Pueden ser controlados con imágenes seriadas.

Si los aneurismas son más grandes, se encuentran en la circulación posterior o producen síntomas debido a una hemorragia o a la compresión de estructuras nerviosas, se puede intentar una terapia endovascular (p. ej., tutores endovasculares, embolización con espiral) siempre que sea factible. A veces es necesaria la cirugía abierta con colocación de un clip microvascular.

El tratamiento de los aneurismas micóticos consiste en antibioticoterapia agresiva destinada al microorganismo patógeno específico. En general, los aneurismas micóticos también deben repararse quirúrgicamente.

Conceptos clave

  • Antes de la rotura, los aneurismas ocasionalmente causan cefaleas centinela (de advertencia); la rotura real provoca una cefalea intensa y súbita (cefalea en trueno).

  • Diagnóstico con angiografía, TC, angiotomografía o angiorresonancia

  • Si el aneurisma es asintomático y mide < 7 mm, monitorizar con estudios seriados; si el aneurisma es sintomático, más grande y se localiza en la circulación posterior, tratar con terapia endovascular o, a veces, cirugía abierta.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
ARRIBA