Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Algunos tumores cerebrales específicos

Por

Steven A. Goldman

, MD, PhD, University of Rochester Medical Center;


Nimish A. Mohile

, MD, University of Rochester Medical Center

Última revisión completa sep 2018
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

Los distintos tipos de tumores cerebrales (véase también la tabla Algunos tumores que se originan en el cerebro o cerca del mismo) pueden variar en cuanto a sus características, como su ubicación, las personas a quienes afectan con mayor frecuencia y los síntomas que causan.

Gliomas

Los gliomas son: astrocitomas, oligodendrogliomas y ependimomas. Los astrocitomas son el tipo de glioma más común.

Algunos astrocitomas y oligodendrogliomas crecen de forma lenta y puede que inicialmente solo causen convulsiones. Otros, como los astrocitomas anaplásicos y los oligodendrogliomas anaplásicos, crecen rápidamente y son cancerosos. (Anaplástica significa que una célula no se ha especializado para realizar una función específica, es decir, la célula no está diferenciada; las células indiferenciadas en un tumor sugieren que el tumor está creciendo rápidamente). Los astrocitomas tienden a desarrollarse en los jóvenes. Pueden llegar a ser más agresivos y en ese caso se les denomina glioblastomas. Los glioblastomas tienden a desarrollarse en la edad adulta. Los glioblastomas pueden crecer con tanta rapidez que aumenten la presión en el cerebro, causando cefaleas y ralentización del pensamiento. Si la presión llega a ser lo bastante alta, aparece somnolencia seguida de estado de coma.

Los ependimomas se desarrollan a partir de células que recubren los espacios intercerebrales (ventrículos). Los ependimomas, que son poco frecuentes, se desarrollan principalmente en niños.

Los síntomas de los gliomas varían en función de la localización del tumor.

  • Lóbulos frontales (ubicados detrás de la frente): los tumores localizados aquí pueden causar convulsiones, problemas para caminar, necesidad imperiosa de orinar, pérdida involuntaria de orina (incontinencia urinaria) y parálisis. Los afectados pueden no ser capaces de prestar atención o pensar con claridad. Pueden volverse letárgicos. Si se desarrollan tumores en el lóbulo frontal dominante (el lóbulo izquierdo en la mayoría de las personas y el lóbulo derecho en algunas personas zurdas), causan problemas relacionados con el lenguaje. Los afectados pueden tener dificultades para expresarse a pesar de que saben lo que quieren decir.

  • Lóbulos parietales (situados detrás de los lóbulos frontales): los tumores localizados en esta zona pueden causar pérdida del sentido de la posición (saber qué partes del cuerpo están en el espacio) y alteraciones sensitivas. Los afectados pueden ser incapaces de decir si se les está tocando en un lugar o en dos. En algunos casos se pierde parcialmente la visión en ambos ojos de forma que ninguno de los dos puede ver el lado del cuerpo opuesto al tumor. Los afectados pueden sufrir convulsiones.

  • Lóbulos temporales (situados por encima de las orejas, en las sienes): los tumores localizados en esta zona ocasionan convulsiones y, si se desarrollan en el lado dominante, incapacidad para comprender y utilizar el lenguaje. Se puede perder parcialmente la visión en ambos ojos de forma que ninguno de los dos puede ver el lado opuesto al tumor.

  • Lóbulos occipitales (hacia la parte posterior de la cabeza, por encima del cerebelo): los tumores localizados en esta zona causan pérdida parcial de la vista en ambos ojos. Alucinaciones visuales (ver cosas que no están ahí) y convulsiones.

  • En el interior del cerebelo o cerca de este (por encima de la parte posterior del cuello): los tumores localizados en esta zona pueden causar nistagmo (movimiento rápido de los ojos en una única dirección seguido de una lenta vuelta a la posición original), incoordinación, inestabilidad de la marcha y, algunas veces, pérdida de audición y vértigo. A veces obstruyen el drenaje de líquido cefalorraquídeo, produciendo una acumulación de líquido en los espacios intercerebrales (ventrículos). Como resultado, los ventrículos se dilatan (trastorno denominado hidrocefalia) y aumenta la presión intracraneal. Entre los síntomas se incluyen dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dificultad para levantar la vista, problemas de visión (como visión doble) y letargo. En los bebés, la cabeza aumenta de tamaño. Si el aumento de presión es muy intenso se produce hernia cerebral, que puede evolucionar con coma y muerte.

Meduloblastomas

Los meduloblastomas se desarrollan principalmente en niños y adultos jóvenes. Se desarrollan en el cerebelo (ubicado en la parte posterior de la cabeza, justo por encima de la nuca). Por tanto, pueden obstruir el drenaje de líquido cefalorraquídeo de los espacios intercerebrales (ventrículos). En tales circunstancias se puede acumular líquido en los ventrículos, aumentando su tamaño (un trastorno conocido como hidrocefalia). Como consecuencia, la presión sobre el cerebro aumenta. Estos tumores también causan nistagmo (movimiento rápido de los ojos en una dirección, seguido de una desviación lenta a la posición original), pérdida de coordinación e inestabilidad en la marcha.

Los meduloblastomas pueden diseminarse a través del líquido cefalorraquídeo (el líquido que rodea el encéfalo y la médula espinal), por encima del cerebro y por debajo de la médula espinal.

Meningiomas

Los meningiomas son algunos de los tumores cerebrales más frecuentes. Suelen ser benignos pero pueden reaparecer después de su extirpación.

Los meningiomas son el único tumor cerebral que es más frecuente entre las mujeres. Suelen aparecer en personas con edades comprendidas entre los 40 y los 60 años, aunque pueden comenzar a crecer durante la infancia o en edades más avanzadas. Estos tumores no invaden directamente el cerebro, pero pueden comprimir el cerebro o los nervios craneales, bloquear la absorción del líquido cefalorraquídeo o ambas cosas.

Los síntomas dependen del lugar en donde se desarrolla el tumor. Causan debilidad o entumecimiento, convulsiones, alteración del sentido del olfato, alteraciones de la vista y alteración de la función mental. En personas de edad avanzada, un meningioma puede causar demencia.

Tumores de la glándula pineal (pinealomas)

Los tumores pueden desarrollarse cerca de la glándula pineal, una pequeña estructura ubicada en el cerebro profundo. Los tumores de la glándula pineal suelen desarrollarse durante la infancia y con frecuencia causan pubertad precoz, sobre todo en niños varones. Si obstruyen el drenaje del líquido cefalorraquídeo alrededor del cerebro, dan lugar a hidrocefalia (acumulación de líquido en los ventrículos cerebrales, provocando su aumento de tamaño). Como consecuencia, la presión sobre el cerebro aumenta.

El tipo más frecuente de tumor pineal es un tumor de las células germinativas.

Entre los síntomas de los tumores hipofisarios se incluye la incapacidad para levantar la vista y los párpados caídos. Los ojos pueden ser incapaces de adaptarse a los cambios de luz.

Tumores hipofisarios

La hipófisis (glándula pituitaria), situada en la base del encéfalo, controla gran parte del sistema endocrino (hormonal) del organismo. La mayoría de los tumores hipofisarios son adenomas hipofisarios, que suelen ser benignos. Los adenomas hipofisarios pueden secretar cantidades excesivas de hormonas hipofisarias o bloquear su producción. Cuando se secretan grandes cantidades de hormonas, los efectos variarán dependiendo de cuál sea la hormona secretada.

Los tumores hipofisarios bloquean la producción hormonal mediante la destrucción de los tejidos de la hipófisis encargados de secretar las hormonas, dando lugar finalmente a niveles insuficientes de estas hormonas en el organismo.

Con frecuencia se producen dolores de cabeza. Con muy poca frecuencia, se produce sangrado en el interior del tumor, que provoca una cefalea repentina y pérdida de visión.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

También de interés

Videos

Ver todo
Angiografía cerebral: inserción del catéter
Video
Angiografía cerebral: inserción del catéter
La angiografía se usa para obtener información diagnóstica acerca de los vasos sanguíneos...
Modelos 3D
Ver todo
Impulso nervioso
Modelo 3D
Impulso nervioso

REDES SOCIALES

ARRIBA