Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Carencia de vitamina D

(Raquitismo; osteomalacia)

Por

Larry E. Johnson

, MD, PhD, University of Arkansas for Medical Sciences

Última revisión completa oct 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

La carencia de vitamina D está causada habitualmente por la falta de exposición a la luz solar. Algunos trastornos también pueden causar la carencia.

  • La causa más frecuente es la falta de exposición a la luz solar, normalmente cuando la dieta es deficiente en vitamina D, pero también influyen otros trastornos.

  • Si la cantidad de vitamina D es insuficiente, aparecen debilidad y dolor muscular y óseo.

  • Los niños pequeños desarrollan raquitismo: el cráneo es blando, los huesos crecen de manera anómala y los bebés tardan más tiempo de lo habitual en sentarse y en gatear.

  • Para confirmar el diagnóstico se hacen análisis de sangre y, a veces, radiografías.

  • A los lactantes se les deben dar suplementos de vitamina D desde el nacimiento, ya que la leche materna contiene poca vitamina D.

  • Los suplementos de vitamina D por vía oral o suministrados mediante inyección suelen lograr una recuperación completa.

Dos formas de vitamina D son importantes para la nutrición:

  • Vitamina D2 (ergocalciferol): esta forma se sintetiza a partir de plantas y de precursores de levaduras, Y es la que se utiliza por regla general en los suplementos que contienen dosis muy altas.

  • Vitamina D3 (colecalciferol): esta forma de la vitamina D es la más activa. Se forma en la piel cuando esta se expone a la luz solar directa. Las fuentes alimenticias más comunes son los alimentos enriquecidos, sobre todo los cereales y los productos lácteos. La vitamina D también está presente en los aceites de hígado de pescado, los pescados grasos, las yemas de huevo y el hígado.

(Véase también Introducción a las vitaminas.)

La leche materna humana solo contiene pequeñas cantidades de vitamina D.

Esta vitamina se almacena principalmente en el hígado. Las vitamina D2 y D3 no están activas en el organismo, y deben ser procesadas (metabolizadas) por el hígado y por los riñones a una forma activa denominada vitamina D o calcitriol. Esta forma promueve la absorción del calcio y del fósforo en el intestino, que se incorporan a los huesos para hacerlos fuertes y densos (un proceso que se denomina mineralización). Por lo tanto, el calcitriol es necesario para la formación, el crecimiento y la reparación de los huesos.

La necesidad de la vitamina D por parte del organismo aumenta con la edad.

La vitamina D, como las vitaminas A, E y K, es una vitamina liposoluble, por lo que se absorbe mejor cuando se ingiere con un poco de grasa.

La carencia de vitamina D es frecuente en todo el planeta. Por lo general, ocurre cuando la piel no recibe suficiente luz solar. Los alimentos naturales (no enriquecidos) por sí solos no suelen proporcionan suficiente vitamina D para prevenir este déficit. Los alimentos que están enriquecidos con vitamina D y los suplementos ayudan a prevenir esta carencia si la exposición a la luz solar es insuficiente.

Cuando existe carencia de vitamina D, el cuerpo absorbe menos calcio y menos fosfato. Dado que estos minerales ayudan a mantener sanos los huesos, el déficit de vitamina D da lugar a un trastorno óseo llamado raquitismo en los niños y osteomalacia en los adultos. En la osteomalacia, el cuerpo no incorpora suficiente calcio y otros minerales en los huesos, lo que hace que los huesos sean débiles.

En las mujeres embarazadas, la carencia de vitamina D causa el mismo déficit en el feto, por lo que el recién nacido tendrá un riesgo alto de padecer raquitismo. En ocasiones, la carencia es lo suficientemente grave como para dar lugar a osteomalacia en la mujer. El déficit de vitamina D también provoca que la osteoporosis empeore.

La deficiencia de vitamina D da lugar a unos niveles bajos de calcio en la sangre. Para intentar aumentar una concentración baja de calcio, el organismo produce más hormona paratiroidea. Sin embargo, a medida que hay una mayor concentración de hormona paratiroidea (una afección llamada hiperparatiroidismo), aumenta también la concentración de calcio en la sangre que esta hormona extrae de los huesos. La hormona paratiroidea también hace que se elimine más fosfato en la orina. Tanto el calcio como el fosfato son necesarios para mantener los huesos sanos. Como consecuencia, los huesos se debilitan.

¿Sabías que...?

  • La exposición insuficiente a la luz solar causa carencia de vitamina D.

Causas

Exposición inadecuada a la luz solar

La causa más común de carencia de vitamina D es

  • Exposición inadecuada a la luz solar

Por lo tanto, la carencia de vitamina D se manifiesta sobre todo en las personas que no pasan mucho tiempo al aire libre: las personas mayores y las que viven en residencias. La carencia también puede ocurrir durante el invierno en las latitudes norte y sur, y en las personas que llevan el cuerpo totalmente cubierto, como las mujeres musulmanas.

Como la leche materna solo contiene pequeñas cantidades de vitamina D, los lactantes que no reciben suficiente luz solar corren el riesgo de sufrir esta carencia y, por tanto, raquitismo.

Algunos expertos recomiendan que los brazos y las piernas, o la cara, los brazos y las manos, se expongan a la luz solar directa de 5 a 15 minutos un mínimo de 3 veces a la semana, pero puede que las personas que tienen la piel más oscura o son mayores necesiten una mayor exposición a la luz solar. Sin embargo, muchos dermatólogos no recomiendan el aumento de la exposición al sol, porque se incrementa el riesgo de cáncer de piel.

La deficiencia de vitamina D por lo general ocurre en personas que no están expuestos a la luz solar y que no consumen suficiente vitamina D en su dieta.

Otras causas

Cuando la piel recibe suficiente luz solar, el organismo produce una cantidad adecuada de vitamina D. Sin embargo, ciertas circunstancias aumentan el riesgo de sufrir un déficit de vitamina D incluso cuando hay exposición a la luz solar:

  • La piel de ciertos grupos de personas forma menos vitamina D en respuesta a la luz solar, como por ejemplo las personas con piel oscura (especialmente las personas de ascendencia africana), las personas mayores y las que usan protector solar.

  • Puede que el organismo no sea capaz de absorber suficiente vitamina D de los alimentos. En los trastornos de malabsorción, las grasas no se absorben de forma adecuada, ni tampoco la vitamina D, ya que es una vitamina liposoluble, que suele absorberse junto con las grasas en el intestino delgado. Además, es probable que con la edad el intestino absorba menos vitamina D.

  • Puede que el organismo no sea capaz de convertir la vitamina D en una forma activa. Algunos trastornos renales y hepáticos, así como varias enfermedades hereditarias raras (como el raquitismo hipofosfatémico), interfieren en esta transformación, al igual que ciertos medicamentos, como algunos anticonvulsivos y la rifampicina (rifampina).

Edad y salud: déficit de Vitamina D

Las personas mayores son más propensas a desarrollar una carencia de vitamina D por varias razones:

  • Su organismo requiere una mayor cantidad que en las personas más jóvenes.

  • Tienden a pasar menos tiempo al aire libre y, por lo tanto, no están expuestas a la luz solar durante el tiempo suficiente.

  • Quizás no puedan exponerse a una cantidad suficiente de luz solar porque están confinados en casa, viven en centros de larga estancia o deben permanecer en el hospital durante mucho tiempo.

  • Aun si se exponen a la luz solar, la piel no forma la cantidad de vitamina D necesaria.

  • Puede que consuman tan pocos alimentos con vitamina D que la carencia no se supla ni con la ingestión de suplementos de vitamina D en dosis bajas (como 400 unidades por día).

  • Quizás padezcan trastornos o tomen medicamentos que interfieren en la asimilación de la vitamina D.

Las personas de edad avanzada deben tomar 800 unidades de vitamina D cada día para mantener sus huesos sanos.

No se ha demostrado que la vitamina D prevenga el cáncer u otros trastornos o que prevenga las caídas en personas de edad avanzada. Se están llevando a cabo más investigaciones para buscar otros beneficios de la vitamina D.

Las personas de edad avanzada que toman dosis elevadas de suplementos de vitamina D deben realizarse análisis de sangre periódicos para comprobar sus concentraciones de calcio, de vitamina D y de hormona paratiroidea.

Síntomas

La carencia de vitamina D produce dolor muscular, debilidad y dolor en los huesos en las personas de todas las edades.

Los calambres musculares (tetania) suelen ser el primer síntoma de raquitismo infantil; se deben a una concentración baja de calcio en la sangre resultado de una carencia grave de vitamina D. Si las mujeres embarazadas tienen carencia de vitamina D, aumenta el riesgo de que el recién nacido presente espasmos, que pueden producirse en la cara, las manos y los pies. Si los espasmos son graves, pueden causar convulsiones.

En los lactantes con raquitismo, todo el cráneo es blando.

Los menores de 1 año tardan más tiempo de lo habitual en sentarse y en gatear, y los espacios entre los huesos del cráneo (fontanelas) tardan más en cerrarse.

En los niños de 1 a 4 años, el crecimiento óseo suele estar alterado, por lo que se presentan desviaciones en la curvatura de la columna vertebral (escoliosis), piernas arqueadas o rodilla valga. Estos niños tardan más tiempo en comenzar a caminar.

Los niños mayores y los adolescentes sienten dolor al andar. La carencia grave de vitamina D puede causar piernas arqueadas o rodillas juntas. Los huesos pélvicos de las chicas adolescentes se aplanan, con lo que el canal del parto se estrecha.

En los adultos los huesos son débiles, sobre todo en la columna vertebral, la pelvis y las piernas; pueden sentir dolor al tacto en las zonas afectadas, y ser propensos a sufrir fracturas.

En las personas mayores, incluso una ligera sacudida o una pequeña caída pueden provocar una fractura ósea, en particular una fractura de la cadera.

Diagnóstico

  • Análisis de sangre

  • A veces, radiografías

Los médicos sospechan carencia de vitamina D en:

  • Personas que refieren una dieta o una exposición a la luz solar inadecuadas.

  • Recién nacidos con tetania

  • Niños con signos de raquitismo

  • Adultos de edad avanzada, sobre todo en los que tienen fracturas óseas o menor densidad ósea (por ejemplo, en presencia de osteoporosis).

Los análisis de sangre que miden los niveles de vitamina D confirman el déficit. Se miden las concentraciones de calcio y de fosfato. Se pueden medir las concentraciones de otras sustancias para descartar otras causas de disminución de la densidad ósea.

También pueden hacerse radiografías. Los cambios característicos en los huesos pueden verse en las radiografías antes de que los síntomas se hagan evidentes.

El diagnóstico de raquitismo o de osteomalacia debidos a un déficit de vitamina D se basa en los síntomas, en el aspecto característico de los huesos en las radiografías y en una concentración baja de vitamina D en la sangre.

Prevención

Muchas personas deben tomar suplementos de vitamina D. No siempre es fácil exponerse el tiempo suficiente a la luz solar, sobre todo porque también es necesario proteger la piel de los daños producidos por el sol. Los alimentos naturales no suelen contener suficiente vitamina D para compensar la falta de luz solar.

Los suplementos de esta vitamina son especialmente importantes cuando existe riesgo de carencia (como en las personas mayores, las que están confinadas en casa o las que viven en centros de larga estancia). Por lo general, para prevenir la carencia, las personas mayores deberían tomar 800 unidades de vitamina D todos los días en forma de suplementos. Rara vez se necesitan dosis más elevadas.

En Estados Unidos y Canadá, y en otros países, la leche líquida comercial (no el queso ni el yogur) está enriquecida con vitamina D, pero en otros muchos los países no fortifican la leche con vitamina D. Algunos cereales de desayuno también están enriquecidos.

Es importante que los lactantes comiencen a tomar suplementos de vitamina D desde el nacimiento, porque la leche materna contiene poca cantidad. Deben tomar los suplementos hasta los 6 meses de edad, cuando empiezan a comer alimentos más variados. Sin embargo, en el caso de los bebés que se alimentan con leche artificial, las fórmulas infantiles comerciales sí contienen una cantidad de vitamina D suficiente.

Tratamiento

  • Suplementos de vitamina D

  • A veces, suplementos de calcio y fósforo

El tratamiento de la carencia de vitamina D consiste en tomar dosis altas de esta vitamina D, en general diariamente por vía oral durante aproximadamente 1 mes. Al cabo de 1 mes, la dosis se acostumbra a reducir gradualmente hasta alcanzar la dosis habitual recomendada.

Si aparecen calambres musculares o se sospecha que existe carencia de calcio, también pueden suministrarse suplementos de calcio. Si hay déficit de fósforo, se administran suplementos de este mineral. Por lo general, el tratamiento logra una recuperación total.

Si se padece un trastorno crónico del hígado o del riñón, deben tomarse formulaciones especiales de suplementos de vitamina D.

Fármacos mencionados en este artículo

Nombre genérico Seleccionar nombres de marcas
DRISDOL
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Anastomosis en Y de Roux
Video
Anastomosis en Y de Roux
El proceso digestivo comienza en la boca, donde la masticación y la saliva descomponen los...
Introducción a las vitaminas y los minerales
Video
Introducción a las vitaminas y los minerales
El cuerpo humano necesita varias vitaminas y minerales para desarrollarse. Muchos de estos...

REDES SOCIALES

ARRIBA