Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Cáncer anal

Por

Minhhuyen Nguyen

, MD,

  • Fox Chase Cancer Center, Temple University

Última modificación del contenido jun 2019
Información: para pacientes
Recursos de temas

El cáncer anal representa aproximadamente 8580 casos y alrededor de 1160 muertes en los Estados Unidos anualmente (1). El síntoma principal es la hematoquecia. El diagnóstico se realiza por endoscopia. Las opciones de tratamiento incluyen exéresis, quimioterapia y radioterapia.

El carcinoma epidermoide (carcinoma de células pavimentosas no queratinizantes o basaloide) del anorrecto representa del 3 al 5% de los cánceres del intestino grueso distal. El carcinoma basocelular, la enfermedad de Bowen(carcinoma epidermoide intradérmico), la enfermedad de Paget extramamaria, el carcinoma cloacógeno y el melanoma maligno son menos frecuentes. Otros tumores son el linfoma y los diversos sarcomas. Las metástasis siguen los linfáticos del recto hacia los ganglios linfáticos inguinales.

Los factores de riesgo para el cáncer de ano incluyen los siguientes:

Las personas que practican coito anal pasivo tienen mayor riesgo. Los pacientes con infección por HPV pueden presentar displasia de epitelio anal ligeramente anormal o de aspecto normal (neoplasia intraepitelial anal, que se clasifica histológicamente en grado I, II o III). Estos cambios son más comunes en pacientes infectados por HIV (véase Cáncer epidermoide de ano y vulva). Los grados más altos pueden progresar a carcinoma invasor. No se ha esclarecido si el reconocimiento y la erradicación tempranos mejoran el pronóstico a largo plazo; por consiguiente, no hay recomendaciones claras para la deteccción sistemática.

Referencia general

Signos y síntomas

El síntoma inicial más frecuente del cáncer anal es el sangrado con la defecación. Algunos pacientes refieren dolor, tenesmo o sensación de evacuación incompleta. Se puede palpar una masa en el tacto rectal.

Diagnóstico

  • Sigmoidoscopia o colonoscopia

  • En ocasiones, biopsia

Se realiza una sigmoidoscopia flexible o una anoscopia rígida o sigmoidoscopia para evaluar el área. Puede ser necesaria una biopsia de piel por un dermatólogo o un cirujano para las lesiones cercanas a la unión escamocilíndrica (línea Z). Siempre que se produce rectorragia, aun en pacientes con hemorroides evidentes o diagnóstico de enfermedad diverticular, se debe descartar cáncer coexistente.

Es aconsejable la estadificación por TC, RM o PET.

Tratamiento

  • Quimioterapia y radioterapia combinadas

  • En ocasiones, resección quirúrgica

La quimioterapia y la radioterapia combinadas constituyen la terapia inicial en la mayoría de los casos y determinan una alta tasa de curación cuando se las usa en tumores anales epidermoides y cloacogénicos.

Está indicada la resección abdominoperineal cuando la radioterapia y la quimioterapia no inducen la regresión completa del tumor o existe enfermedad recurrente.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

REDES SOCIALES

ARRIBA