Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Mioclonía

Por Hector A. Gonzalez-Usigli, MD, Professor of Neurology;Movement Disorders Clinic, HE UMAE Centro Médico Nacional de Occidente;Neurology at IMSS
Alberto Espay, MD, Associate Professor and Clinical Research Director of the James J. and Joan A. Gardner Center for Parkinson's Disease and Movement Disorders, University of Cincinnati

El término mioclonía se refiere a espasmos rápidos (contracciones) y súbitos de un músculo o un grupo de músculos.

La mioclonía puede afectar solo una mano, un grupo de músculos de la parte superior del brazo o de la pierna, o un grupo de músculos de la cara. También puede implicar a varios músculos a la vez.

Causas de la mioclonía

Por lo general, la mioclonía puede aparecer cuando alguien se está quedando dormido, Por ejemplo, cuando el sujeto comienza a dormirse, puede despertarse de una sacudida (como si se sobresaltase), o pueden sufrir espasmos musculares en diferentes partes del cuerpo.

No obstante, en ciertos casos la mioclonía puede derivar de un trastorno, como por ejemplo:

La mioclonía se puede producir después de tomar dosis elevadas de ciertos medicamentos como los siguientes:

  • Antihistamínicos

  • Algunos antidepresivos tricíclicos (como la amitriptilina)

  • Bismuto

  • Levodopa (administrada para la enfermedad de Parkinson)

  • Opiáceos (analgésicos narcóticos)

Síntomas de la mioclonía

La mioclonía puede ser leve o grave. Los músculos experimentan espasmos rápidos o lentos, rítmicos o arrítmicos. La mioclonía puede ocurrir de vez en cuando o con frecuencia. También aparece espontáneamente o provocada por un estímulo, como un ruido, una luz o un movimiento súbitos. Por ejemplo, alcanzar un objeto o dar un paso desencadena a veces espasmos que interrumpen el movimiento. En la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (un trastorno cerebral degenerativo muy poco frecuente), la mioclonía se hace más evidente cuando se produce algún sobresalto de repente.

Si la mioclonía se debe a un trastorno metabólico, persiste y afecta músculos en todas partes del cuerpo, provocando a veces convulsiones.

¿Sabías que...?

  • Algunos tipos de mioclonías (como por ejemplo los espasmos musculares rápidos cuando alguien se queda dormido) son normales.

Diagnóstico de la mioclonía

  • Evaluación médica

  • Análisis de sangre y en ocasiones otras pruebas para identificar la causa

El diagnóstico se basa en los síntomas.

Se suelen realizar pruebas para identificar la causa:

  • Los análisis de sangre se suelen realizar para medir las concentraciones de azúcar, calcio, magnesio o sodio en sangre. Los niveles anormales de estas sustancias pueden indicar que la causa es un trastorno metabólico.

  • Para verificar si hay anomalías cerebrales, como las causadas por la enfermedad de Alzheimer, se realiza una resonancia magnética nuclear (RMN).

  • Se puede realizar un electroencefalograma si se sospecha mioclonía en personas que sufren trastorno convulsivo.

Tratamiento de la mioclonía

  • Corrección de la causa, si es posible

  • Fármacos para disminuir los síntomas

La causa se corrige, si es posible. Por ejemplo, se suspenden fármacos que causen mioclonías, se corrige un nivel alto o bajo de azúcar en sangre y se trata con hemodiálisis la insuficiencia renal. Los anticonvulsivos (como valproato y levetiracetam) se administran para controlar la mioclonía en personas con un trastorno convulsivo.

Si la causa no se puede corregir, los anticonvulsivos como clonazepam (un ansiolítico suave) pueden disminuir los síntomas.

La administración de 5-hidroxitriptófano (5-HTP) puede ayudar a las personas con ciertos tipos de mioclonía que no responden a otros tratamientos.

Recursos en este artículo