Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Enfermedad por arañazo de gato

(Fiebre por arañazo de gato)

Por Larry M. Bush, MD, Affiliated Associate Professor of Medicine;Affiliated Professor of Biomedical Sciences, University of Miami-Miller School of Medicine;Charles E. Schmidt College of Medicine, Florida Atlantic University ; Maria T. Perez, MD, Associate Pathologist, Department of Pathology and Laboratory Medicine, Wellington Regional Medical Center, West Palm Beach

Información:
para pacientes

La enfermedad por arañazo de gato es una infección causada por Bartonella henselae. Los síntomas son una pápula local y linfadenitis regional. El diagnóstico es clínico y se confirma mediante biopsia o pruebas serológicas. El tratamiento se lleva a cabo con la aplicación local de calor, analgésicos y, a veces, antibióticos.

El gato doméstico es el mayor reservorio de B. henselae (Ver también Generalidades de infecciones por Bartonella). La prevalencia de anticuerpos contra B. henselae en los gatos en Estados Unidos varía entre el 14 y el 50%. Aproximadamente el 99% de los pacientes informa haber estado en contacto con gatos, la mayoría de los cuales son sanos. La ubicación específica del microorganismo en el gato no está clara; sin embargo, ocurren períodos de bacteriemia asintomática en ciclos. La infección se transmite a los seres humanos a través de una mordedura o arañazo. La pulga del gato puede ser un vector adicional. Los niños son los más afectados.

Signos y síntomas

En los 3 a 10 días siguientes a sufrir la mordedura o el arañazo, la mayoría de los pacientes desarrollan una pápula eritematosa con costra (rara vez una pústula) en el sitio de la lesión. Dentro de las 2 semanas, se detecta una linfadenopatía regional. En un inicio, los ganglios se presentan firmes y dolorosos a la palpación, luego se transforman en fluctuantes y pueden drenar a través de una fístula. La linfadenopatía puede estar acompañada por fiebre, malestar, cefalea y anorexia.

En el 5 a 14% de los pacientes, se presentan manifestaciones poco comunes: en un 6% de los casos, síndrome oculoglandular de Parinaud (conjuntivitis asociada con ganglios preauriculares palpables), en un 2%, manifestaciones neurológicas (encefalopatía, convulsiones, neurorretinitis, mielitis, paraplejia, arteritis cerebral), y en menos del 1%, enfermedad granulomatosa hepatoesplénica. Los pacientes también pueden presentar fiebre de origen desconocido. B. henselae es una de las causas más comunes de endocarditis con cultivos negativos. En pacientes con sida puede producirse una enfermedad diseminada grave.

La linfadenopatía desaparece espontáneamente en los siguientes 2 a 5 meses. Es habitual la recuperación completa, excepto en cuadros muy graves neurológicos o hepatoesplénicos, que pueden ser mortales o dejar secuelas.

Diagnóstico

  • Pruebas serológicas en las etapas aguda y de convalecencia, o pruebas por PCR

  • En ocasiones, biopsia de ganglios linfáticos

El diagnóstico generalmente se confirma con títulos de anticuerpos séricos positivos (se recomienda analizar el suero en la fase aguda y en la convalescencia, con 6 semanas de diferencia) o mediante pruebas de PCR, en muestras de aspirado de los ganglios linfáticos.

Dado que la adenopatía puede estar causada por otras infecciones (p. ej., tularemia, infección por micobacterias, brucelosis, infección por hongos, linfogranuloma venéreo), pueden realizarse pruebas para esos microorganismos si el diagnóstico de enfermedad por arañazo de gato no está claro. Puede hacerse una biopsia de ganglios linfáticos si se sospecha un cáncer o si debe confirmarse el diagnóstico de enfermedad por arañazo de gato. El diagnóstico es sugerido por los hallazgos histopatológicos característicos (p. ej., granulomas supurados) o la detección de los microorganismos por inmunofluorescencia.

Los pacientes con inmunocompromiso y aquellos con síntomas sistémicos deben someterse también a hemocultivos. Los cultivos de los aspirados de ganglios linfáticos rara vez resultan positivos. Sin embargo, se pueden aislar especies de Bartonella a partir de cultivos de muestras de biopsia de ganglios linfáticos.

Tratamiento

  • Calor local y analgésicos

  • A veces, antibióticos en pacientes inmunocomprometidos

El tratamiento de los pacientes inmunocompetentes consiste en la aplicación de calor y la administración de analgésicos para esta enfermedad generalmente autolimitada. Si un ganglio linfático es fluctuante, en general la aspiración con aguja alivia el dolor.

No está claro si el tratamiento con antibióticos es beneficioso, y por lo general no debe ser administrado para infecciones localizadas en pacientes inmunocompetentes. Sin embargo, a menudo se da azitromicina, eritromicina o doxiciclina para reducir las adenopatías y tal vez para disminuir el riesgo de diseminación sistémica. Para la bacteriemia en pacientes con sida, puede usarse una fluoroquinolona, gentamicina o doxiciclina. Usualmente, es necesaria una terapia prolongada (de semanas o meses) para que la bacteriemia resuelva. Las sensibilidades a antibióticos determinadas in vitro no se correlacionan con los resultados clínicos; a menudo las pruebas muestran sensibilidad a trimetoprim/sulfametoxazol (TMP/SMX) y cefalosporinas, fármacos que de hecho son ineficaces en la clínica, excepto las cefalosporinas de tercera generación.