Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

SÍNDROMES gastríticos INFRECUENTES

Por Michael C. DiMarino, MD, Clinical Assistant Professor of Medicine, Division of Gastroenterology and Hepatology, Department of Medicine, Thomas Jefferson University

Información:
para pacientes

Enfermedad de Ménétrier

Este raro trastorno idiopático afecta a adultos de 30 a 60 años, y es más frecuente en los hombres. Se manifiesta por el engrosamiento significativo de los pliegues gástricos del cuerpo del estómago pero no del antro. Se observan atrofia glandular e hiperplasia foveolar marcada, acompañada, a menudo, de una metaplastia de las glándulas mucosas y un mayor espesor de la mucosa con escasa inflamación. Puede haber hipoalbuminemia (la alteración de laboratorio más consistente) causada por la pérdida digestiva de proteínas (gastropatía perdedora de proteínas). A medida que progresa la enfermedad, disminuye la secreción de ácido y pepsina, lo que provoca hipoclorhidria.

Los síntomas son inespecíficos y suelen consistir en dolor epigástrico, náuseas, pérdida de peso, edema y diarrea. El diagnóstico diferencial incluye (1) linfoma, en el que pueden observarse múltiples úlceras gástricas, (2) linfoma del tejido linfoide asociado a mucosas (MALT), con extensa infiltración de linfocitos B monoclonales, (3) síndrome de Zollinger-Ellison, con hipertrofia asociada de los pliegues gástricos, y (4) síndrome de Cronkhite-Canada, un síndrome mucoso polipoide perdedor de proteínas, asociado con diarrea.

El diagnóstico se alcanza por endoscopia, con biopsia mucosa profunda o biopsia gástrica laparoscópica de toda la pared.

Se han indicado diversos tratamientos, como anticolinérgicos, fármacos antisecretores y corticoides, pero ninguno ha demostrado ser totalmente eficaz. Puede requerirse una resección gástrica parcial o total en casos de hipoalbuminemia grave.

Gastritis eosinofílica

La infiltración extensa de la mucosa, la submucosa y las capas musculares por eosinófilos suele localizarse en el antro. Por lo general, es idiopática, pero puede deberse a una infestación por nematodos. Los síntomas son náuseas, vómitos y saciedad precoz. El diagnóstico se realiza por biopsia endoscópica de las zonas afectadas. En los casos idiopáticos, los corticoides pueden ser eficaces; sin embargo, si se produce una obstrucción pilórica, puede requerirse cirugía.

Linfoma de tejido linfoide asociado a mucosas (MALT)

Este trastorno raro se caracteriza por la infiltración linfoide masiva de la mucosa gástrica, que puede remedar la enfermedad de Ménétrier.

Gastritis causada por trastornos sistémicos

La sarcoidosis, la tuberculosis, la amiloidosis y otras enfermedades granulomatosas pueden causar gastritis, que pocas veces es de gran importancia.

Gastritis causada por agentes físicos

La radiación y la ingestión de agentes corrosivos (en especial, compuestos ácidos) puede provocar gastritis. La exposición a > 6 Gy de radiación corporal total (ver Exposición a la radiación y contaminación) causa gastritis profunda pronunciada, que suele comprometer el antro más que el cuerpo. La estenosis pilórica y la perforación son posibles complicaciones de la gastritis inducida por radiación.

Gastritis infecciosa (séptica)

Con excepción de la infección por H. pylori, la invasión bacteriana del estómago es rara y se produce principalmente después de una isquemia, la ingestión de sustancias corrosivas o la exposición a la radiación. En la radiografía, el gas delinea la mucosa. El trastorno puede manifestarse por un abdomen agudo quirúrgico y tiene una tasa de mortalidad muy alta. A menudo se requiere cirugía.

Los pacientes debilitados o inmunosuprimidos pueden presentar gastritis viral o micótica por citomegalovirus, Candida, histoplasmosis o mucormicosis; deben considerarse estos diagnósticos en pacientes con gastritis, esofagitis o duodenitis exudativas.