Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Precauciones de seguridad para bucear y prevención de las lesiones por buceo

Por Alfred A. Bove, MD, PhD, Professor (Emeritus) of Medicine, Lewis Katz School of Medicine, Temple University

El buceo es una actividad recreativa relativamente segura para personas sanas que tienen un entrenamiento y una formación adecuados. Existen muchos cursos de seguridad en el buceo ofrecidos por organizaciones nacionales

Medidas de seguridad

Los buzos deben tomar precauciones para minimizar el riesgo de barotrauma y el trastorno por descompresión. Para disminuir su riesgo, los buzos deben:

  • Compensar la presión entre los diversos espacios de aire, lo que incluye la mascarilla facial (soplando aire por la nariz a la mascarilla) y el oído medio (por ejemplo, bostezando o tragando)

  • Evitar contener la respiración, y respirar con normalidad durante el ascenso, que no debe sobrepasar los 0,15 a 0,3 m/s, una velocidad que permite expulsar gradualmente el exceso de nitrógeno y vaciar los espacios llenos de aire (por ejemplo, los pulmones y los senos paranasales)

  • Incluir una parada de seguridad de entre 3 y 5 minutos a 4,6 m.

  • No deben volar hasta entre 15 y 18 horas después de bucear

Para reducir otros riesgos inherentes al buceo, los buzos deben tener en cuenta y evitar ciertas condiciones de inmersión, por ejemplo:

  • Mala visibilidad

  • Corrientes que requieren un esfuerzo excesivo

  • Bajas temperaturas

  • Bucear solos

  • Drogas recreativas y sedantes y alcohol

Las bajas temperaturas son un riesgo particular ya que la hipotermia puede aparecer rápidamente y alterar el razonamiento del buceador y su destreza. La hipotermia también puede causar anomalías en el ritmo cardíaco, potencialmente mortales, en personas propensas a ello. No se recomienda el buceo en solitario.

Las drogas y los fármacos sedantes y el alcohol en cualquier cantidad pueden tener efectos impredecibles o imprevistos en las profundidades y deben evitarse completamente. Los medicamentos no sedantes rara vez interfieren en el buceo recreativo.

Trastornos que pueden ser incompatibles con el buceo

Dado que el buceo puede implicar un esfuerzo importante, los buzos deben tener una capacidad aeróbica superior a la media (capacidad de ejercicio enérgico) y no deben estar limitados por trastornos cardíacos o pulmonares. Por lo general, se prohibirá la práctica del buceo a las personas con trastornos que puedan afectar al estado de consciencia, al estado de alerta o al razonamiento, tales como las convulsiones y la diabetes tratada con insulina (ya que puede causar niveles bajos de azúcar en sangre [hipoglucemia]). Se han establecido programas especiales para buceadores con diabetes. Ante cualquier duda, se debe consultar al médico.

Aunque los niños menores de 10 años no deben bucear, los programas que comienzan a enseñar a los niños a los 8 años han tenido éxito. La mayoría de los instructores de buceo están familiarizados con las directrices de cómo enseñar a los niños a bucear. Médicos especialistas en buceo deben evaluar el estado físico de los buceadores, así como los factores que puedan aumentar el riesgo de accidentes y lesiones durante el buceo.

Los buzos profesionales pueden someterse a más pruebas médicas, por ejemplo de la función cardíaca y pulmonar, de esfuerzo, audición y visión, así como hacerse radiografías de los huesos. Además, es absolutamente necesario un entrenamiento adecuado para la práctica del buceo.

Más información

Recursos en este artículo