Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Queratitis intersticial

(Queratitis parenquimatosa)

Por Melvin I. Roat, MD, FACS, Clinical Associate Professor, Wills Eye Institute, Department of Ophthalmology, Jefferson Medical College, Thomas Jefferson University

Información:
para pacientes

La queratitis intersticial es una inflamación crónica y no ulcerosa del estroma intermedio (las capas medias de la córnea) que a veces se asocia con uveítis. La causa suele ser infecciosa. Los síntomas incluyen fotofobia, dolor, lagrimeo y visión borrosa. El diagnóstico se realiza mediante exploración con lámpara de hendidura y pruebas serológicas para determinar la causa. El tratamiento está dirigido a la causa y pueden requerirse corticoides tópicos.

La queratitis intersticial, manifestación de algunas infecciones corneanas, es rara en los Estados Unidos. La mayoría de los casos ocurren en niños o adolescentes como complicación tardía de la sífilis congénita (ver Sífilis congénita). Finalmente, pueden afectarse ambos ojos. Se produce una queratitis bilateral similar en el síndrome de Cogan (ver Síndrome de Cogan), la enfermedad de Lyme (ver Enfermedad de Lyme) y la infección por virus Epstein-Barr. Rara vez, la sífilis adquirida, el herpes simple, el herpes zóster o la tuberculosis pueden causar una forma unilateral en adultos.

Signos y síntomas

Son frecuentes la fotofobia, el dolor, el lagrimeo y la visión borrosa. Las lesiones comienzan como parches de inflamación en el estroma medio de la córnea y producen opacificación. Típicamente en la sífilis y ocasionalmente en otras causas, toda la córnea adquiere un aspecto de vidrio esmerilado que oculta el iris. Crecen neovasos desde el limbo (neovascularización) y se originan áreas rojo-anaranjadas (manchas salmón). La uveítis anterior y la coroiditis son frecuentes en la queratitis intersticial sifilítica. La inflamación y la neovascularización suelen empezar a atenuarse al cabo de 1 a 2 meses. Suele persistir cierta opacidad corneana, que origina deterioro leve o moderado de la visión.

Diagnóstico

  • Opacificación corneana y otros hallazgos típicos en el examen con lámpara de hendidura

  • Pruebas serológicas para determinar la etiología

Debe determinarse la etiología específica. Los estigmas de la sífilis congénita, los síntomas vestíbulo-auditivos, los antecedentes de exantema progresivo y la exposición a garrapatas pueden apoyar etiologías específicas. Sin embargo, en todos los pacientes deben realizarse pruebas serológicas, que incluyen todas las siguientes:

  • Prueba de absorción de anticuerpos fluorescentes antitreponema o ensayos de microhemaglutinación para Treponema pallidum

  • Determinación del título de Lyme

  • Panel del virus Epstein-Barr

Los pacientes con pruebas serológicas negativas pueden tener un síndrome de Cogan, un síndrome idiopático que consiste en queratitis intersticial y déficits vestibulares y auditivos. Para impedir un daño vestíbulo-auditivo permanente, ante la presencia de hipoacusia, acúfenos o vértigo debe derivarse con urgencia al paciente a un otorrinolaringólogo.

Tratamiento

  • A veces, corticoides tópicos

El tratamiento de la enfermedad subyacente puede resolver la queratitis. Suele ser aconsejable el tratamiento adicional con un corticoide, como prednisolona al 1% 4 veces al día. Un oftalmólogo debe tratar a estos pacientes.

Conceptos clave

  • La queratitis intersticial, que es poco frecuente en los EE. UU., consiste en la inflamación crónica de las capas corneanas medias.

  • Los hallazgos incluyen dolor, lagrimeo, disminución de la agudeza visual y cambio de coloración a menudo rojo-anaranjada de la córnea y uveítis anterior.

  • Evaluar a los pacientes para sífilis, enfermedad de Lyme e infección por virus Epstein-Barr.

  • El tratamiento es realizado por un oftalmólogo; a veces se prescriben corticosteroides tópicos.

Recursos en este artículo