Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Defectos vesicales

Por

Ronald Rabinowitz

, MD, University of Rochester Medical Center;


Jimena Cubillos

, MD, University of Rochester School of Medicine and Dentistry

Última revisión completa abr 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

Existen varios defectos congénitos distintos que afectan la vejiga (el saco muscular expandible que contiene la orina). Algunos de estos defectos son evidentes en la exploración clínica. Otros requieren pruebas de valoración de las vías urinarias.

Interior del tracto urinario

Interior del tracto urinario

Problemas en los nervios que van la vejiga ( vejiga neurógena )

Los defectos congénitos que afectan los nervios que van a la vejiga, particularmente los defectos de la médula espinal tales como espina bífida, causan problemas de varias maneras:

  • Vejiga flácida: el problema del nervio hace que los músculos de la vejiga estén flácidos y débiles. La vejiga no se puede contraer correctamente para vaciarse, por lo que la orina tiende a llenar la vejiga a baja presión.

  • Vejiga espástica: los problemas nerviosos hacen que la vejiga se contraiga demasiado (espástica), y la orina de la vejiga esté a una presión elevada. La vejiga es pequeña.

En algunos niños, la vejiga es unas veces flácida y otras veces espástica.

Si el niño no puede vaciar completamente la vejiga, la orina puede quedar estancada, lo que aumenta el riesgo de infecciones de las vías urinarias (IVU) o de formación de cálculos renales. Además, la vejiga llena puede desbordarse, dando lugar a una emisión involuntaria de orina (denominada incontinencia urinaria). Si la vejiga del niño no se vacía por completo, se puede evacuar la orina mediante la inserción de un tubo fino y flexible (catéter) en la uretra hasta el interior de la vejiga. Este proceso se denomina cateterización. La cateterización se repite varias veces al día porque es mejor retirar el catéter tan pronto como la orina haya terminado de vaciarse. Sin embargo, a veces el catéter debe dejarse de forma permanente. Si el cateterismo no funciona, se puede realizar un procedimiento quirúrgico llamado vesicostomía. En este procedimiento, los médicos practican una abertura entre la pared abdominal y la vejiga. La orina se expulsa de la vejiga a través de la abertura y va a parar a un pañal.

Si la orina está a presión elevada, puede circular en sentido retrógrado desde la vejiga hacia los riñones (reflujo urinario). El reflujo urinario puede causar infecciones recurrentes del tracto urinario, daño renal o ambos. A los niños que tienen una vejiga pequeña y aumento de la presión de la vejiga se les pueden administrar fármacos para relajar los músculos de la vejiga o se les puede realizar un cateterismo. Si estas medidas no funcionan, los médicos pueden practicar cirugía para ayudar a disminuir la emisión involuntaria de orina y disminuir la presión de la vejiga para que los riñones no se dañen. Algunos procedimientos quirúrgicos aumentan el tamaño de la vejiga. Sin embargo, después de la cirugía, generalmente el niño precisa cateterización.

Vejiga que no se cierra correctamente

Al principio del desarrollo, la vejiga del feto normalmente se cierra para formar un saco muscular. En raras ocasiones, la vejiga no se cierra completamente y se abre a la superficie del abdomen (llamada extrofia vesical), lo que permite que la orina gotee a través de la pared abdominal en lugar de salir por la uretra. Los niños con extrofia vesical también pueden tener una uretra y unos órganos genitales externos (pene, testículos o clítoris) anormalmente formados y, a veces, anomalías del ano.

Un trastorno similar que está presente al principio del desarrollo del feto afecta la conexión entre la vejiga y el ombligo. Esta conexión se denomina uraco. Normalmente, esta conexión se cierra antes del nacimiento. Si esta conexión permanece abierta (lo que se denomina uraco persistente), la orina se expulsa a través del ombligo.

En ambos trastornos, los bebés corren riesgo de sufrir infecciones de las vías urinarias. Los médicos practican cirugía para cerrar las aberturas anómalas y reparar la vejiga si es necesario.

Divertículo de la vejiga

A veces los niños nacen con una protuberancia en forma de saco (divertículo) en la pared de la vejiga. La orina puede estancarse en estos divertículos y causar infecciones de las vías urinarias. A veces los médicos practican cirugía para extirpar el divertículo y reconstruir la pared de la vejiga.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Administración de insulina
Video
Administración de insulina
La diabetes es una enfermedad que aparece a causa de las elevadas concentraciones de glucosa...
Modelos 3D
Ver todo
Cifosis
Modelo 3D
Cifosis

REDES SOCIALES

ARRIBA