Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva

Por

Andrew Skodol

, MD, University of Arizona College of Medicine

Última revisión completa ene 2020
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Datos clave
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

El trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva se caracteriza por una preocupación generalizada por el orden, el perfeccionismo y el control (sin espacio para la flexibilidad o la eficiencia) que acaba afectando a la finalización de una tarea.

  • Las personas con un trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva necesitan tener el control y hacer las cosas de una forma determinada en su búsqueda del perfeccionismo.

  • Los médicos diagnostican un trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva basándose en síntomas específicos, como la preocupación por los detalles, las reglas, los horarios, la organización y las listas, así como el hecho de centrarse en hacer las tareas con tanta perfección que acaba afectando a su finalización.

  • La psicoterapia psicodinámica y la terapia cognitivo-conductual pueden ser beneficiosas.

Los trastornos de la personalidad se caracterizan por patrones de pensamiento, percepción, reacción y relación duraderos y repetitivos que provocan una angustia importante a la persona afectada y/o afectan su capacidad de desenvolverse.

Las personas con trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva necesitan tener el control, por tanto tienden a hacer las cosas solas y a desconfiar de la ayuda de los demás.

El trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva es uno de los trastornos de personalidad más frecuentes. Las estimaciones de su incidencia varían, pero es probable que en Estados Unidos afecte entre el 2 y casi el 8% de la población general. Es más frecuente entre los hombres.

Se cree que ciertos rasgos que se presentan en las familias (la compulsividad, un rango limitado de emociones y el perfeccionismo) contribuyen a este trastorno.

A menudo también están presentes otros trastornos. Las personas afectadas también suelen presentar una o más de una de las siguientes circunstancias:

A diferencia de un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), el trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva no implica verdaderas obsesiones (pensamientos recurrentes, no deseados e intrusivos que provocan una gran ansiedad) ni compulsiones (rituales que la persona se siente impulsada a hacer para controlar sus obsesiones), tales como el lavado de manos excesivo o el hecho de comprobar repetidamente si una puerta está cerrada. Además, las personas con TOC a menudo se sienten angustiadas por su falta de control sobre las compulsiones. En cambio, las personas con trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva se sienten cómodas con su comportamiento obsesivo-compulsivo porque creen que es necesario para lograr sus objetivos de orden, perfeccionismo y control.

Síntomas

Centrarse en el orden y el perfeccionismo

Las personas con trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva están preocupadas por el orden, el perfeccionismo y el control de sí mismas y de las situaciones. Para mantener un sentido de control, estas personas se centran en reglas, detalles triviales, procedimientos, horarios y listas. Esta preocupación afecta su capacidad de ser flexibles, eficaces y abiertas a ideas distintas. Estas personas, rígidas y obstinadas en sus actividades, insisten en que todo se haga de una manera determinada.

Efectos sobre el trabajo

Debido a que las personas con este trastorno se centran en las reglas, los detalles y los problemas de organización, pierden de vista el objetivo principal de un proyecto o actividad. Estas personas revisan repetidamente los errores y prestan atención a cada detalle. No hacen un buen uso de su tiempo y a menudo dejan las tareas más importantes para el final. Su preocupación por los detalles y por asegurarse de que todo sea perfecto puede retrasar continuamente la finalización de una tarea. No son conscientes del modo en que su comportamiento afecta a sus compañeros de trabajo. Cuando se concentran en una tarea, estas personas pueden descuidar todos los demás aspectos de su vida.

Las personas con trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva desean que todo se haga de una manera específica, por tanto tienen dificultades para delegar tareas y trabajar con otras personas. Al trabajar con otras personas, pueden hacer listas detalladas sobre cómo debe realizarse una tarea y se molestan si un compañero de trabajo sugiere una forma alternativa. Pueden rechazar ayuda incluso cuando van retrasados.

Las personas con trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva tienden a estar muy dedicadas al trabajo y a la productividad. Su motivación no es una necesidad financiera.

Efectos sobre otros aspectos de la vida

Como están tan dedicadas al trabajo, estas personas descuidan las actividades de ocio y las relaciones. Pueden pensar que no tienen tiempo para relajarse o salir con amigos. Pueden posponer tanto unas vacaciones que acaban por no realizarlas o pueden sentir que deben llevarse trabajo durante las vacaciones para no perder el tiempo. El tiempo que pasan con los amigos, cuando existe, tiende a ser una actividad organizada formalmente (como un deporte). Los pasatiempos y las actividades recreativas se consideran tareas importantes que requieren organización y trabajo duro para dominarlas. Su objetivo es la perfección.

Estas personas planifican con gran detalle y no desean considerar cambios. Su implacable rigidez puede frustrar a compañeros de trabajo y amigos.

La expresión de afecto también está estrechamente controlada. Las personas con este trastorno pueden relacionarse con los demás de una manera formal, estirada o seria. A menudo, hablan solo después de pensar la frase perfecta para decir. Pueden concentrarse en la lógica y el intelecto y ser intolerantes con el comportamiento emocional o expresivo.

Otros síntomas

Las personas con un trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva pueden ser excesivamente entusiastas, quisquillosos y rígidos con respecto a cuestiones de moralidad, ética y valores. Aplican principios morales rígidos a ellos mismos y a los demás y son duramente autocríticos.

Estas personas son extremadamente respetuosas con las autoridades e insisten en el cumplimiento exacto de las normas, sin excepciones por circunstancias atenuantes.

A las personas con este trastorno les resulta muy difícil descartar artículos desgastados o sin valor (como electrodomésticos rotos), incluso aquéllos sin valor sentimental.

Las personas con trastorno obsesivo-compulsivo pueden ser reacias a gastar dinero, ya que piensan que deben ahorrar por si se produce un desastre en el futuro.

Diagnóstico

  • Evaluación de un médico, en base a criterios específicos

Los médicos generalmente diagnostican los trastornos de la personalidad según los criterios del Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition (DSM-5), publicado por la American Psychiatric Association (Asociación estadounidense de psiquiatría).

Para que los médicos diagnostiquen el trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva las personas afectadas deben estar preocupadas de forma constante por el orden, el perfeccionismo y el control de sí mismos, de los demás y de las situaciones, como lo demuestran al menos cuatro de los elementos siguientes:

  • Están preocupados por detalles, reglas, horarios, organización y listas.

  • Sus intentos de hacer algo perfectamente afectan a la finalización de las tareas.

  • Se dedican absolutamente al trabajo y a la productividad (no por necesidad financiera), lo que da lugar al descuido de las actividades de ocio y de los amigos.

  • Son excesivamente concienzudos, exigentes e inflexibles con respecto a los temas y valores éticos y morales.

  • Se resisten a tirar objetos desgastados o sin valor, incluso aquéllos sin ningún valor sentimental.

  • Son reacios a delegar trabajo o trabajar con otras personas a menos que estén de acuerdo en hacer las cosas exactamente como ellos lo desean.

  • Son reacios a gastar dinero en ellos mismos y en los demás porque lo ven como algo que se debe guardar para futuros desastres.

  • Son rígidos y tercos.

Además, los síntomas deben haber comenzado antes de la edad adulta.

Tratamiento

  • Psicoterapia psicodinámica

  • Terapia cognitivo-conductual

  • Algunos antidepresivos

El tratamiento general del trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva es similar al de todos los trastornos de la personalidad

La rigidez, la obstinación y la necesidad de control de la persona pueden interferir con el tratamiento.

La psicoterapia psicodinámica y la terapia cognitivo-conductual pueden ayudar a las personas con trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva.

Algunos antidepresivos, los denominados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, también puede ser útil.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción a la anorexia nerviosa
Video
Introducción a la anorexia nerviosa
Introducción a la bulimia nerviosa
Video
Introducción a la bulimia nerviosa

REDES SOCIALES

ARRIBA