Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Factores de riesgo para el embarazo de alto riesgo

Por Raul Artal, MD, Professor and Chair, Department of Obstetrics, Gynecology and Women's Health, Saint Louis University School of Medicine

Algunos factores de riesgo están presentes antes de que las mujeres se queden embarazadas. Otros pueden aparecer durante el embarazo. Estos factores de riesgo son:

Otros problemas que aumentan el riesgo durante el parto.

Características físicas

Las siguientes características de las mujeres afectan al riesgo durante el embarazo.

Edad

Las adolescentes de 15 años o menos tienen mayor riesgo de tener:

Las mujeres de 35 años o más presentan un riesgo aumentado de tener lo siguiente:

Peso

Las mujeres muy delgadas (con un índice de masa corporal menor de 19,8 ver Determinación del índice de masa corporal) o que pesan menos de 45 kg antes de quedarse embarazadas tienen más probabilidad de:

  • Tener bebés pequeños con bajo peso

Las mujeres obesas (con un índice de masa corporal por encima de 29) tienen más probabilidad de presentar los problemas siguientes:

Estatura

Las mujeres de estatura inferior a 1,50 m tienen más probabilidades de tener una pelvis pequeña, lo cual puede dificultar el paso del feto durante el parto a través de la pelvis y de la vagina (canal del parto). Por ejemplo, es más probable que el hombro del feto se encaje contra el hueso púbico. Esta complicación se denomina distocia del hombro. Las mujeres de estatura baja también tienen más probabilidades de tener un parto prematuro (pretérmino) o un bebé que no crezca lo esperado.

Anomalías reproductivas

Las anomalías estructurales del útero o del cuello uterino aumentan el riesgo de lo siguiente:

Estas anomalías incluyen un útero doble y un cuello uterino débil (incompetente) (insuficiencia cervical) que tiende a dilatarse a medida que el feto aumenta de tamaño.

Características sociales

Ser soltera o pertenecer a un grupo socioeconómico bajo aumenta el riesgo de problemas durante el embarazo. La razón de que estas características incrementen el riesgo no está muy clara, pero probablemente esté relacionada con otros factores que son más frecuentes entre estas mujeres. Por ejemplo, es más probable que fumen, que no tengan una dieta saludable y que carezcan de una buena atención médica.

Problemas en un embarazo previo

Cuando las mujeres han tenido un problema en un embarazo, son más propensas a tener otro problema, a menudo el mismo, en embarazos siguientes. Estos problemas incluyen haber tenido cualquiera de los siguientes:

Estas mujeres pueden tener una afección que provoque que se repita el mismo problema. Por ejemplo, las mujeres con diabetes presentan más probabilidades de tener bebés que pesen más de 5 kg al nacer.

Las mujeres que han tenido un recién nacido con un trastorno genético o defectos congénitos tienen más probabilidad de dar a luz otro bebé con un problema similar. Antes de intentar quedarse embarazada de nuevo puede ser adecuado realizar pruebas genéticas al bebé (aun cuando haya nacido muerto) y a los padres. Si estas mujeres se quedan embarazadas de nuevo, es posible realizar determinadas pruebas, como la ecografía de alta resolución, la biopsia de vellosidades coriónicas y la amniocentesis, para determinar si el feto tiene un trastorno genético o defecto de nacimiento. Estas mujeres pueden ser remitidas a un especialista.

El haber estado embarazada 5 o más veces aumenta el riesgo de tener contracciones prematuras y hemorragias excesivas tras el parto. Haber tenido gemelos o más fetos en un embarazo aumenta el riesgo de presentar una placenta mal colocada (placenta previa).

Trastornos presentes antes del embarazo

Antes de quedarse embarazada, la mujer puede tener un trastorno que aumente el riesgo de problemas en el embarazo (ver Introducción a las complicaciones no obstétricas durante el embarazo). Estos trastornos incluyen:

Las mujeres que sufren uno de estos trastornos deben hablar con un médico para intentar estar en las mejores condiciones físicas posibles antes de quedarse embarazadas. Una vez lo están, pueden precisar cuidados especiales, a menudo de un equipo interdisciplinar. El equipo puede estar formado por un obstetra (que también puede ser un especialista en el trastorno), un especialista en el trastorno y otros profesionales de la salud (como nutricionistas).

Trastornos durante el embarazo

Durante el embarazo puede surgir un problema o sobrevenir un trastorno que lo convierta en un proceso de alto riesgo.

Determinados trastornos guardan alguna relación con el embarazo o son complicaciones del mismo. Otros trastornos no están directamente relacionados con el embarazo (ver Introducción a las complicaciones no obstétricas durante el embarazo). Determinados trastornos tienen mayor probabilidad de presentarse por todos los cambios que causa el embarazo en el cuerpo de la mujer.

Las complicaciones del embarazo son problemas que aparecen solo durante este. Pueden afectar a la mujer, al feto o a ambos y presentarse en diferentes momentos del embarazo. Por ejemplo, complicaciones como una placenta desplazada (placenta previa) o su desprendimiento prematuro del útero (desprendimiento prematuro de la placenta) pueden causar hemorragia en la vagina durante el embarazo. Las mujeres que tienen una hemorragia abundante tienen el riesgo de perder el bebé o de entrar en choque y, si no se trata de inmediato, de morir durante el parto.

Exposiciones durante el embarazo

Durante el embarazo, el riesgo de tener un bebé con un defecto congénito puede aumentar por la exposición a lo siguiente:

Este tipo de sustancias y condiciones reciben el nombre de teratógenos.

Los defectos de nacimiento tienen más probabilidades de aparecer si las mujeres están expuestas a un teratógeno de 3 a 8 semanas después de quedar embarazadas (de 4 a 10 semanas después de su último período menstrual), ya que los órganos del feto se forman durante este periodo. El riesgo de sufrir un aborto espontáneo también aumenta.

Las infecciones que son particularmente peligrosas durante el embarazo son:

Los medicamentos y otras sustancias que pueden aumentar el riesgo de defectos congénitos son:

El consumo excesivo de mercurio en pescados y mariscos puede dañar al feto. Sin embargo, los pescados y mariscos contienen nutrientes que son importantes para el crecimiento y desarrollo del feto y de los bebés alimentados con leche materna. Por lo tanto, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) recomienda a las mujeres que están embarazadas, que podrían quedarse embarazadas o que están amamantando lo siguiente:

  • No comer blanquillo del Golfo de México, tiburón, pez espada y caballa gigante.

  • Limitar la cantidad de atún blanco a 6 onzas (unos 170 gramos, una comida media) a la semana.

  • Antes de consumir pescados que provienen de lagos, ríos y zonas costeras, comprobar los avisos de los consejos locales sobre la seguridad de este tipo de peces, y si no se sabe con certeza si los niveles de mercurio son bajos o bien no se dispone de esta información, limitar la cantidad consumida a 6 onzas (unos 170 gramos, una comida media) a la semana y no consumir otros pescados o mariscos con alto contenido de mercurio durante esa semana.

  • Cada semana, consumir de 8 a 12 onzas (entre 240 y 360 gramos, 2 o 3 comidas medias) de una variedad de pescados y mariscos que sea más baja en mercurio.

Los pescados y mariscos con contenidos más bajos en mercurio son la platija, los camarones, el atún claro enlatado, el salmón, el abadejo, la tilapia, el bacalao y el pez gato (véase Fish: What Pregnant Women and Parents Should Know). Algunas autoridades (Consumer Reports: Choose the Right Fish To Lower Mercury Risk Exposure) aconsejan no consumir ninguna variedad de atún durante el embarazo.