Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Artritis infecciosa crónica

Por Steven Schmitt, MD, Associate Professor of Medicine;Head, Section of Bone and Joint Infections, Department of Infectious Disease, Cleveland Clinic Lerner College of Medicine;Cleveland Clinic

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La artritis infecciosa crónica se desarrolla durante semanas y es causada por micobacterias, hongos o bacterias con baja patogenicidad.

La artritis infecciosa crónica representa el 5% de las artritis infecciosas. Puede aparecer en personas sanas, pero los pacientes en riesgo son los que presentan:

Las posibles causas pueden ser Mycobacterium tuberculosis,M. marinum,M. kansasii, especies de Candida , Coccidioides immitis,Histoplasma capsulatum,Cryptococcus neoformans,Blastomyces dermatitidis,Sporothrix schenckii,Aspergillus fumigatus,Actinomyces israelii, y especies de Brucella.

La artritis de la enfermedad de Lyme suele ser aguda, pero puede ser crónica y recurrente.

En pacientes con neoplasias hematológicas o con infección por HIV o que toman agentes inmunosupresores, puede haber microorganismos oportunistas inusuales. Una enfermedad prolongada y la falta de respuesta a los antibióticos convencionales sugieren infección por micobacterias u hongos.

En artritis infecciosa crónica, la membrana sinovial puede proliferar y erosionar el cartílago articular y el hueso subcondral. El comienzo suele ser indolente, con hinchazón gradual, calor ligero, enrojecimiento mínimo de la región articular y dolor continuo que puede ser leve. Por lo general, afecta a una sola articulación.

Debe hacerse cultivo del líquido sinovial o del tejido sinovial para hongos y micobacterias, y estudios de rutina.

En radiografía simple se ve preservado el espacio articular, y puede haber erosiones marginales y esclerosis ósea. Estos signos difieren de los de artritis infecciosa aguda.

Las infecciones articulares por micobacterias u hongos requieren un tratamiento prolongado. Las infecciones por micobacterias se tratan con múltiples antibióticos, según los resultados de las pruebas de sensibilidad.