Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Introducción a las infecciones por arbovirus, arenavirus y filovirus

Por

Thomas M. Yuill

, PhD, University of Wisconsin-Madison

Última revisión completa may. 2020
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

Los arbovirus, los arenavirus y los filovirus son virus que se transmiten de los animales a las personas y, con algunos virus, de personas a personas. El animal involucrado depende del tipo de virus.

Muchas de estas infecciones no causan síntomas. Los síntomas de la mayoría de estas infecciones, cuando ocurren, suelen ser leves y difusos y se parecen a los sintomas de la gripe. A medida que avanza la infección, las personas afectadas pueden presentar ganglios linfáticos inflamados, erupciones y dolor en las articulaciones. Algunos de estos virus pueden infectar los tejidos que cubren el encéfalo y la médula espinal (meningitis) o el encéfalo (encefalitis). Algunos causan fiebre con una tendencia a sangrar fácilmente (llamada fiebre hemorrágica), que puede ser potencialmente mortal.

Arbovirus

El término "arbovirus" es una forma abreviada de la forma inglesa para designar los virus transmitidos por artrópodos (arthropod-borne virus). Un arbovirus no es un único tipo de virus. Los científicos aplican el nombre de arbovirus a más de 250 virus distintos de muchas familias diferentes de virus que se transmiten a personas o animales por ciertos artrópodos que se alimentan de sangre, principalmente insectos (moscas y mosquitos) y garrapatas. Al menos 80 arbovirus causan enfermedades en los seres humanos.

Los arbovirus se transmiten cuando un insecto o una garrapata pica a una persona o un animal infectados y luego pica a otra persona u otro animal. La mayoría de las infecciones por arbovirus no se contagian de persona a persona. Las excepciones incluyen la enfermedad de chikungunya y las infecciones por flavivirus dengue, fiebre amarilla e Infección por el virus Zika, que pueden transmitirse de persona a persona por los mosquitos. Además, el virus Zika se puede contagiar durante la actividad sexual. Los virus del dengue, chikungunya y Zika se han contagiado a través de transfusiones de sangre, donaciones de órganos o de la madre al recién nacido al nacer, si bien estos tipos de contagios son muy poco habituales. No se ha demostrado que el contacto casual y cotidiano transmita los arbovirus de persona a persona.

Muchos arbovirus que antiguamente estaban presentes solo en determinadas zonas del planeta en la actualidad se están extendiendo. Entre estos virus se encuentran el virus del chicunguña, el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, el virus de la encefalitis japonesa, el virus de la fiebre del valle del Rift, el virus del Nilo occidental, el virus del río Ross y el virus Zika. Estos virus se propagan en parte debido a que el cambio climático ha posibilitado que existan más áreas donde pueden vivir los mosquitos que transmiten estos virus. Además, los viajeros pueden infectarse en zonas donde el virus es habitual y después, al regresar a su país, pueden ser picados por un mosquito, que transmite a su vez el virus a otras personas.

El virus chikungunya se transmite por una determinada especie de mosquito llamada mosquito Aedes. Este virus fue identificado por primera vez en África, pero se ha extendido recientemente por el Caribe y América Central, América del Sur y América del Norte. La infección por el virus chikungunya generalmente causa fiebre y dolor intenso en las articulaciones, a menudo las de las manos y las de los pies. Las personas infectadas también pueden presentar dolor de cabeza, dolor muscular, hinchazón de las articulaciones o una erupción. La mayoría de las personas se sienten mejor al cabo de una semana, pero el dolor articular puede persistir durante meses o incluso años.

Arenavirus

Los arenavirus se transmiten por los roedores. Las infecciones causadas por estos virus son coriomeningitis linfocítica, fiebre de Lassa, fiebre hemorrágica boliviana (causada por el virus Machupo) y fiebre hemorrágica argentina (causada por el virus Junin). La fiebre de Lassa también se puede transmitir de persona a persona. Las infecciones por arenavirus son relativamente frecuentes en personas de algunas partes del mundo y pueden causar enfermedades graves.

Filovirus

Los filovirus pueden causar fiebre hemorrágica grave en los seres humanos y otros primates (como los monos y los simios). Hasta la fecha solo se han identificado dos miembros de este grupo de virus:

No se ha podido determinar cómo se transmitieron por primera vez estos virus a los seres humanos. No obstante, los expertos creen que la primera persona se infecta al manipular o al comerse un animal infectado, como un murciélago de la fruta o un primate. Estos virus se contagian directamente de persona a persona.

Diagnóstico

  • Análisis de sangre

  • Cultivo de sangre del tejido infectado

Para diagnosticar estas infecciones, los médicos pueden hacer análisis de sangre y cultivos. Se puede analizar la sangre para detectar anticuerpos o antígenos frente a un virus. (Los anticuerpos son proteínas producidas por el sistema inmunológico para ayudar al organismo a defenderse de un ataque concreto. Los antígenos son proteínas ubicadas sobre los virus o en su interior que desencadenan las defensas del organismo.) Un cultivo consiste en hacer crecer en el laboratorio los microorganismos obtenidos de muestras de sangre, líquidos corporales u otro material tomado de un área infectada hasta que su número es suficiente para identificarlos.

La técnica de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés) puede utilizarse para hacer muchas copias del material genético del virus. Estas técnicas facilitan a los médicos la identificación del virus de forma rápida y precisa.

A veces, las pruebas se realizan rápido, por ejemplo cuando la infección representa una grave amenaza para la salud pública o cuando los síntomas son graves.

Puede examinarse una muestra de sangre u otros tejidos con un microscopio electrónico, que proporciona un gran aumento con una alta resolución.

Prevención

La existencia de tantos arbovirus diferentes hace a menudo que resulte más fácil y más barato controlar las infecciones por arbovirus controlando a su vez los artrópodos que las transmiten y previniendo la exposición al virus (incluida la prevención de picaduras de mosquitos y garrapatas) que desarrollar vacunas específicas o tratamientos farmacológicos.

El control de los mosquitos es difícil, pero se están desarrollando y probando nuevos sistemas. Además del uso de pesticidas químicos, los científicos están modificando genéticamente los mosquitos, liberando mosquitos machos esterilizados al medio ambiente o infectando a los mosquitos con una bacteria que bloquea la infección por el virus en los mosquitos.

Evitar la exposición a los virus.

Las infecciones transmitidas por mosquitos o garrapatas a menudo se pueden prevenir mediante lo siguiente:

  • Usar ropa que cubra la mayor parte posible del cuerpo

  • Emplear repelentes de insectos, como el DEET (dietiltoluamida)

  • Evitar la exposición al mosquito o a la garrapata tanto como sea posible

Por ejemplo, para ayudar a prevenir las picaduras de mosquitos, las personas pueden limitar el tiempo que pasan al aire libre en áreas húmedas.

Para las garrapatas, lo siguiente puede ser beneficioso:

Las infecciones que se transmiten por ratones u otros roedores suelen ser consecuencia de la exposición a la orina, las heces u otro líquido corporal que contiene el virus. Dicha exposición se puede prevenir teniendo en cuenta lo siguiente:

  • Antes de limpiar, ventile los espacios cerrados donde han estado los ratones.

  • Antes de barrer o limpiar, humedezca las superficies con una solución que contenga lejía al 10%.

  • Evite levantar el polvo.

  • Selle los agujeros por donde podrían entrar los roedores en los hogares.

  • Guarde los alimentos en recipientes a prueba de roedores.

  • Elimine los lugares del hogar donde pueda haber nidos.

La prevención de la exposición al virus del Ébola o de Marburgo requiere una cuarentena estricta de las personas infectadas y el uso de medidas de aislamiento, ya que estos virus se transmiten fácilmente de persona a persona.

Vacunación

En la actualidad, incluso en Estados Unidos, solo se dispone de vacunas eficaces para las personas para el virus del Ébola, el virus de la fiebre amarilla y el virus de la encefalitis japonesa. Las vacunas para la encefalitis transmitida por garrapatas solo están disponibles en Europa, Rusia y China. Se dispone de una vacuna para el dengue en varios países fuera de Estados Unidos, pero es eficaz solo hasta cierto punto y se administra únicamente a personas que han sufrido una infección previa por dengue.

Tratamiento

  • Tratamiento sintomático

  • A veces, ribavirina

El tratamiento de la mayoría de estas infecciones se centra en aliviar los síntomas y mantener las funciones vitales. Por ejemplo, se pueden administrar transfusiones si la hemorragia es abundante.

La ribavirina, un fármaco antivírico, se puede utilizar para tratar la fiebre hemorrágica, como puede ocurrir en la fiebre de Lassa.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

También de interés

Videos

Ver todo
Medicamentos antivirales
Video
Medicamentos antivirales
Los virus son agentes infecciosos que penetran y se reproducen (replican) dentro de las células...
Modelos 3D
Ver todo
Tuberculosis: macrófagos alveolares infectados
Modelo 3D
Tuberculosis: macrófagos alveolares infectados

REDES SOCIALES

ARRIBA