Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

honeypot link

Introducción a las infecciones de transmisión sexual (ITS)

Por

Sheldon R. Morris

, MD, MPH, University of California San Diego

Revisado/Modificado feb. 2023
VER VERSIÓN PROFESIONAL
Datos clave
Recursos de temas

El término infección de transmisión sexual (ITS) hace referencia a una infección que se transmite a través de la sangre, el semen, los fluidos vaginales u otros líquidos corporales durante el sexo oral, anal o genital con una pareja infectada. El término enfermedad de transmisión sexual (ETS) hace referencia a una enfermedad que se ha desarrollado a partir de una ITS.

  • Las infecciones de transmisión sexual pueden ser causadas por bacterias, virus o parásitos.

  • Algunas infecciones se extienden a otras partes del cuerpo, lo que, en ocasiones, tiene consecuencias graves.

  • Muchas de las infecciones de transmisión sexual se tratan con fármacos.

  • El uso de preservativos durante las relaciones sexuales genitales puede ayudar a prevenir la transmisión de estas infecciones de una persona a otra.

El contacto sexual, incluyendo el sexo oral, anal o genital, proporciona una oportunidad para que los microorganismos se propaguen (se transmitan) de una persona a otra porque implica la transferencia de líquidos corporales. Algunas de estas infecciones que se transmiten por contacto sexual se transmiten también al besarse o al entrar en contacto íntimo.

Las infecciones de transmisión sexual son relativamente frecuentes. En Estados Unidos, cada año se producen más de 25 millones de nuevos casos de infección por transmisión sexual; aproximadamente la mitad de los nuevos casos ocurren en personas de 15 a 24 años de edad (véase también Centers for Disease Control and Prevention [CDC]: Sexually Transmitted Disease Surveillance 2020 [Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC por sus siglas en inglés: Seguimiento en 2020 de las enfermedades de transmisión sexual]).

Varios factores dificultan la prevención de la transmisión de las infecciones de transmisión sexual. Se incluyen los siguientes:

  • Actividad sexual sin protección con una o más parejas

  • Falta de formación sobre prácticas sexuales más seguras

  • La renuencia a hablar sobre prácticas sexuales más seguras con la pareja

  • Reluctancia a hablar sobre cuestiones sexuales con un profesional de la salud

  • Falta de acceso a la atención sanitaria

  • Infecciones que no causan síntomas, por lo que las personas afectadas no saben que necesitan ser examinadas o tratadas

  • La necesidad de tratar a ambos miembros de la pareja sexual simultáneamente para evitar transmitir de nuevo la infección a la pareja

  • Tratamiento incompleto, que puede conducir al desarrollo de microorganismos que son resistentes a los fármacos

Causas de las infecciones de transmisión sexual (ITS)

Tabla

Muchos organismos infecciosos (desde diminutos virus, bacterias y parásitos hasta insectos visibles, como los piojos) se transmiten durante el acto sexual. Algunas infecciones que pueden transmitirse durante el contacto sexual suelen transmitirse de otras maneras. Por ese motivo, no se considera infección de transmisión sexual. Estas infecciones son hepatitis Introducción a la hepatitis vírica aguda La hepatitis vírica aguda es la inflamación del hígado, que generalmente significa inflamación causada por la infección con uno de los cinco virus de la hepatitis. En la mayoría de las personas... obtenga más información A, B y C e infecciones de las vías digestivas (que causan diarrea), tales como infecciones por Salmonella, Infecciones por Salmonella Normalmente, las bacterias gramnegativas Salmonella causan diarrea y, en ocasiones, una infección más grave llamada fiebre tifoidea. La infección suele producirse al comer alimentos contaminados... obtenga más información infecciones por Campylobacter Infecciones por Campylobacter Varias especies de la bacteria gramnegativaCampylobacter (la más frecuente es Campylobacter jejuni) pueden infectar el aparato digestivo, a menudo causando diarrea. El contagio... obtenga más información , shigelosis Shigelosis La shigelosis es una infección por la bacteria gramnegativa Shigella. Sus síntomas incluyen diarrea acuosa o disentería (expulsión frecuente y dolorosa de pequeñas cantidades de materia... obtenga más información , giardiasis Giardiasis (giardiosis) La giardiasis es una infección del intestino delgado causada por el parásito protozoico unicelular Giardia. Los síntomas principales son dolor abdominal y diarrea. Las personas afectadas... obtenga más información , amebiasis Amebiasis (amebosis) La amebiasis es una infección del intestino grueso y algunas veces del hígado y otros órganos, causada por el parásito protozoico unicelular Entamoeba histolytica, una ameba. Las amebas... obtenga más información y mpox (conocida antes como viruela del mono) Mpox (viruela del mono) La mpox está causada por el virus de la viruela del mono, que está relacionado con el virus de la viruela y provoca una enfermedad similar, aunque por lo general más leve. La mpox o está causada... obtenga más información Mpox (viruela del mono) .

Transmisión

Aunque las infecciones de transmisión sexual se suelen transmitir mediante el sexo vaginal, oral o anal con una pareja previamente infectada, no es necesario que haya penetración genital para que se produzca el contagio. Algunas infecciones de transmisión sexual (ETS) se transmiten también por otras vías como

Síntomas de las infecciones de transmisión sexual

Los síntomas de las infecciones de transmisiόn sexual (ITS) varían considerablemente, pero los primeros que aparecen suelen afectar al punto de entrada del organismo en el cuerpo. Por ejemplo, pueden aparecer úlceras en los genitales o en la boca. Puede haber una secreción del pene o de la vagina o la micción puede ser dolorosa.

Algunos de los efectos de las infecciones de transmisión sexual incrementan el riesgo de contraer otras infecciones (como una infección por VIH Infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) La infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es un trastorno vírico que, progresivamente, destruye ciertos glóbulos blancos (leucocitos) y se trata con medicamentos antirretrovirales... obtenga más información Infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ). Por ejemplo, el hecho de tener la piel irritada (por inflamación, como ocurre en la gonorrea Gonorrea La gonorrea es una infección de transmisión sexual causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae, que infecta la mucosa de la uretra, del cuello uterino, del recto o de la garganta o... obtenga más información Gonorrea o la infección por clamidias Clamidias y otras infecciones no gonocócicas Las infecciones por clamidias son aquellas infecciones de transmisión sexual producidas por las bacterias Chlamydia trachomatis que afectan a la uretra, al cuello uterino o al recto.... obtenga más información Clamidias y otras infecciones no gonocócicas ) o ulcerada (como ocurre en el herpes Infecciones por el virus del herpes simple (VHS) La infección por el virus herpes simple produce episodios repetidos de pequeñas ampollas dolorosas y llenas de líquido en la piel, la boca, los labios (herpes labial), los ojos o los genitales... obtenga más información Infecciones por el virus del herpes simple (VHS) , la sífilis Sífilis La sífilis es una infección de transmisión sexual causada por la bacteria Treponema pallidum. La sífilis se desarrolla en tres etapas, con síntomas característicos en cada una, separadas... obtenga más información Sífilis o el chancro Chancroide El chancroide es una infección de transmisión sexual causada por la bacteria Haemophilus ducreyi, que produce úlceras genitales dolorosas. El chancroide es una infección de transmisión... obtenga más información ) facilita que otros microorganismos infecciosos entren en el cuerpo.

Complicaciones

Cuando una infección de transmisión sexual (ITS) no se diagnostica ni se trata de inmediato, algunos organismos se propagan en el torrente sanguíneo e infectan órganos internos, lo que en ocasiones da lugar a patologías graves, incluso potencialmente mortales. Tales problemas pueden incluir

En las mujeres, algunos microorganismos que penetran en la vagina pueden infectar otros órganos reproductores. Los organismos pueden infectar el cérvix (la zona inferior del útero que forma el final de la vagina) entrar en el útero y llegar hasta las trompas de Falopio y, a veces, hasta los ovarios. El daño a las trompas de Falopio puede provocar infertilidad o un mayor riesgo de una mala localización del embarazo (ectópico Embarazo ectópico El embarazo ectópico es la fijación (implantación) de un óvulo fecundado en una localización anómala, como por ejemplo en las trompas de Falopio. En un embarazo ectópico, el feto no puede sobrevivir... obtenga más información ). La infección puede extenderse a la membrana que recubre la cavidad abdominal (peritoneo), lo que da lugar a peritonitis. Las infecciones del útero, las trompas de Falopio, los ovarios y/o el peritoneo se denominan enfermedad inflamatoria pélvica Enfermedad inflamatoria pélvica La enfermedad inflamatoria pélvica es una infección de los órganos reproductores femeninos superiores (el cuello uterino, el útero, las trompas de Falopio y los ovarios). La enfermedad inflamatoria... obtenga más información Enfermedad inflamatoria pélvica .

En los hombres, los organismos que entran por el pene pueden infectar el conducto por el que circula la orina desde la vejiga hasta el pene (uretra). Las complicaciones son poco frecuentes si las infecciones se tratan con rapidez, pero la infección crónica de la uretra puede causar lo siguiente:

  • Tensión del prepucio, de modo que no se puede retirar de la cabeza del pene

  • Estrechez de la uretra que impide la salida de la orina

  • Aparición de un canal anómalo (fístula) entre la uretra y la piel del pene

A veces, en los hombres, estos microorganismos se propagan por la uretra y se desplazan a través de los conductos por los que fluyen los espermatozoides desde los testículos (conducto eyaculador y conductos deferentes) hasta infectar al epidídimo (un conducto en espiral situado en la parte superior de cada testículo).

En ambos sexos, algunas infecciones de transmisión sexual desencadenan una inflamación persistente en los tejidos genitales o una infección de la uretra o del recto (proctitis).

Trayectoria desde la vagina hasta los ovarios

En las mujeres, algunos microorganismos pueden penetrar en la vagina e infectar otros órganos reproductores. Desde la vagina, estos organismos pueden penetrar en el cuello uterino y en el útero, desde donde pueden alcanzar las trompas de Falopio y en algunas ocasiones los ovarios.

Órganos genitales internos femeninos

Trayectoria desde el pene al epidídimo

A veces, en los hombres, estos microorganismos se propagan por la uretra y se desplazan a través de los conductos por los que fluyen los espermatozoides desde los testículos (conductos deferentes) hasta infectar al epidídimo (en la parte superior de un testículo).

Órganos reproductores masculinos

Diagnóstico de las infecciones de transmisión sexual

  • Evaluación médica

  • Examen de una muestra de sangre, orina o secreción

Los médicos a menudo sospechan una infección de transmisión sexual basándose en los síntomas o en los antecedentes de contacto sexual con una pareja infectada.

Para identificar al microorganismo involucrado y poder confirmar el diagnóstico, se obtiene una muestra de sangre, de orina o de flujo vaginal, del cuello uterino o peneano para analizarla. La muestra se suele enviar al laboratorio para detectar e identificar los microorganismos; algunas pruebas para detectar infecciones de transmisión sexual se pueden realizar en la propia clínica.

Algunas pruebas genéticas para detectar infecciones de transmisión sexual (ETS) están diseñadas para identificar el material genético exclusivo del microorganismo (ADN o ARN). Otras pruebas permiten detectar la presencia de anticuerpos producidos por el sistema inmunitario en respuesta al microorganismo específico que está causando la infección. Los médicos eligen el tipo de prueba en función de las infecciones más probables.

Detección sistemática (cribado) de infecciones de transmisión sexual

  • La enfermedad que se está examinando es relativamente frecuente

  • Las personas examinadas presentan un riesgo mayor que el promedio de sufrir una enfermedad (como las que tienen más de una pareja sexual) o son personas en quienes una enfermedad es particularmente peligrosa (como las mujeres embarazadas)

  • La prueba de detección es fácil y relativamente económica

  • Existe un tratamiento eficaz para este trastorno.

Tratamiento de las infecciones de transmisión sexual (ITS)

  • Antibióticos o fármacos antivíricos según la infección de transmisión sexual (ITS)

  • Tratamiento de las complicaciones, si están presentes

  • Si es posible, tratamiento simultáneo de las parejas sexuales

La mayoría de las infecciones de transmisión sexual (ITS) se pueden tratar eficazmente con medicamentos (antibióticos para las infecciones bacterianas y medicamentos antivíricos para las infecciones víricas). Pero algunas cepas nuevas de bacterias y de virus se han vuelto resistentes a algunos medicamentos, lo que dificulta el tratamiento. Es probable que aumente la resistencia a los fármacos Resistencia a los antibióticos Las bacterias son organismos microscópicos unicelulares. Se encuentran entre las formas de vida más antiguas conocidas en el planeta. Hay miles de tipos de bacterias diferentes y pueden vivir... obtenga más información debido al mal uso que se hace de estos en ocasiones.

Cuando se está recibiendo tratamiento para combatir una infección de transmisión sexual (ITS) bacteriana, es necesario practicar la abstinencia sexual hasta que la infección haya desaparecido tanto en la persona infectada como en las parejas sexuales. Por ello, las parejas sexuales deben ser examinadas y tratadas de forma simultánea.

Prevención de las infecciones de transmisión sexual (ITS)

Las siguientes medidas previenen las infecciones de transmisión sexual (ITS):

Los preservativos deben usarse correctamente para que sean eficaces. Se deben colocar antes de la penetración. El uso correcto comporta lo siguiente:

  • Utilice un preservativo nuevo en cada relación sexual.

  • Use un preservativo del tamaño adecuado.

  • Maneje cuidadosamente el preservativo para evitar dañarlo con las uñas, con los dientes o con otros objetos puntiagudos.

  • Póngase el preservativo después de la erección del pene y antes de cualquier contacto genital con la pareja.

  • Determine en qué sentido está enrollado el preservativo, colocándolo en el dedo índice y tratando suavemente de desenrollarlo, pero sólo un poco. Si se resiste, dele la vuelta y desenróllelo en el otro sentido. Luego vuélvalo a enrollar.

  • Coloque el preservativo enrollado sobre la punta del pene erecto.

  • Procure dejar 1,5 cm en la punta del preservativo para recolectar el semen.

  • Con una mano, apriete el extremo del preservativo para vaciar el aire que contiene.

  • Si no está circuncidado, tire del prepucio hacia atrás antes de desenrollar el preservativo.

  • Con la otra mano, deslice el preservativo sobre el pene hasta su base y aplane cualquier burbuja de aire.

  • Asegúrese de que la lubricación durante el coito es apropiada.

  • Con los preservativos de látex, use únicamente lubricantes a base de agua. Los lubricantes a base de aceite (como la vaselina, la manteca, el aceite mineral, los aceites de masaje, las lociones corporales y el aceite de cocina) pueden debilitar el látex y provocar la rotura del preservativo.

  • Sostenga el preservativo firmemente contra la base del pene durante la retirada, y procure apartar el pene mientras aún esté erecto para evitar que se desprenda el preservativo.

Más información

El siguiente recurso en inglés puede ser útil. Tenga en cuenta que el MANUAL no se hace responsable del contenido de este recurso.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: VER VERSIÓN PROFESIONAL
VER VERSIÓN PROFESIONAL
quiz link

Test your knowledge

Take a Quiz! 
ANDROID iOS
ANDROID iOS
ANDROID iOS
ARRIBA