Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

COVID-19 durante el embarazo

Por

Lara A. Friel

, MD, PhD, University of Texas Health Medical School at Houston, McGovern Medical School

Última revisión completa abr 2020
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

La COVID-19 (enfermedad por coronavirus de 2019) es una enfermedad respiratoria que puede ser grave. Está causada por un virus recientemente identificado llamado coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2).

  • Según la información disponible, el riesgo de contraer COVID-19 y/o causar síntomas graves parece ser el mismo para las mujeres embarazadas que para otros adultos.

  • El riesgo de problemas durante el embarazo (como parto prematuro, nacimiento de un recién nacido prematuro y preeclampsia) puede aumentar si los síntomas son moderados o graves.

  • Los médicos sospechan COVID-19 basándose en los síntomas y en la probabilidad de exposición, pero se requieren pruebas para confirmar el diagnóstico.

El riesgo de que una mujer embarazada transmita la COVID-19 al feto parece ser muy bajo. Sin embargo, una vez nace el bebé, es posible la transmisión de persona a persona.

Síntomas

La mayoría de las personas con COVID-19 presentan síntomas leves o ninguno, pero algunas enferman gravemente y mueren. Los síntomas pueden incluir fiebre, tos y dificultad respiratoria. En ocasiones, el primer síntoma puede ser la pérdida del olfato o del gusto.

Se desconoce si el embarazo aumenta el riesgo de contraer la COVID-19 y/o si causa síntomas graves. No obstante, la información disponible sugiere que el riesgo parece ser el mismo que para otros adultos.

El riesgo de problemas durante el embarazo (como parto prematuro, nacimiento de un recién nacido prematuro y preeclampsia) puede aumentar si los síntomas son moderados o graves. Se necesita más información para confirmar que el riesgo es mayor.

Diagnóstico

  • Evaluación médica

  • Pruebas para identificar el virus

El diagnóstico de la COVID-19 en mujeres embarazadas es similar al diagnóstico en personas que no están embarazadas. Se sospecha la presencia de COVID-19 si la persona tiene fiebre, tos, pérdida repentina del olfato o del gusto y/o dificultad para respirar y podría haber estado expuesta al virus.

Para confirmar el diagnóstico, los médicos pueden tomar muestras de líquidos de las vías respiratorias para analizarlas. Las técnicas de la reacción en cadena de la polimerasa (Polymerase chain reaction, PCR) pueden ayudar a los médicos a identificar el virus. Estas pruebas se pueden utilizar para hacer muchas copias del material genético del virus y así facilitar la identificación. Si la prueba no está fácilmente disponible o los síntomas son leves, el diagnóstico puede basarse en los síntomas y en la probabilidad de exposición (si se puede determinar).

Si es necesario, se realiza una radiografía de tórax y/o una tomografía computarizada (TC).

Prevención

La mejor manera de prevenir la COVID-19 es evitar la exposición a este virus, algo que puede ser difícil porque algunas personas infectadas no saben que tienen el virus. Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) (Centros para el control y la prevención de enfermedades) han publicado recomendaciones para prevenir la propagación de la COVID-19. Estas recomendaciones son válidas para todas las personas (véase también Prevención de la COVID-19).

Además, las mujeres embarazadas deben llamar a su profesional de la salud para determinar si pueden tener menos visitas prenatales y visitas para pruebas (como análisis de sangre o de orina o ecografías). Reducir el número de visitas puede reducir el riesgo de exposición a la COVID-19. Por ejemplo, en lugar de una visita, las mujeres pueden hablar por teléfono con su profesional de la salud o hacer una videollamada en línea (telemedicina).

Si se necesita monitorización fetal, los médicos a veces pueden hacerlo de una manera que requiera menos contacto entre los profesionales de la salud y la mujer. Por ejemplo, pueden monitorizar al feto desde el exterior de la sala de exploración de forma electrónica o con tecnología inalámbrica, aunque deben entrar en la habitación para conectar el monitor.

Si una mujer embarazada puede estar infectada, puede ser necesario separarla de su bebé después del parto hasta que los médicos determinen si el bebé está infectado.

Lactancia

El riesgo de que una madre transmita el virus a través de la leche materna es bajo o inexistente. No obstante, se necesita más información para determinar si una madre infectada puede transmitir el virus al bebé a través de la leche materna. Si una madre desea amamantar a su bebé, debe hacer lo siguiente a menos que el profesional de la salud haya determinado que no está infectada:

  • Lavarse las manos antes de prepararse para amamantar y antes de tocar cualquier extractor de leche o biberón.

  • Hacer que sea un cuidador que no esté infectado quien extraiga la leche para que la tome el bebé y lo alimente.

  • Limpiar todas las piezas del extractor de leche y del biberón después de su uso.

  • Si decide amamantar directamente, debe usar una mascarilla facial y lavarse las manos antes de cada toma.

Tratamiento

  • Paracetamol (acetaminofeno) para aliviar la fiebre y los dolores musculares

El tratamiento de la COVID-19 en mujeres embarazadas y en personas que no están embarazadas es similar.

El paracetamol (acetaminofeno) puede utilizarse para aliviar la fiebre y el dolor, como los dolores musculares.

Antes del parto, las mujeres embarazadas con COVID-19 deben notificar al hospital que tienen la infección. A continuación, el personal del hospital puede tomar las precauciones necesarias para evitar la propagación del virus.

Más información

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

REDES SOCIALES

ARRIBA