Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Introducción a los defectos congénitos del tubo digestivo

Por

William J. Cochran

, MD, Geisinger Clinic

Última revisión completa ago 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
  • Puede ocurrir que los órganos digestivos no estén completamente desarrollados o se encuentren en posición anómala y sean causa de obstrucciones, o que los músculos o nervios del tracto digestivo sean defectuosos.

  • Los síntomas dependen de la localización del defecto, pero pueden consistir en dolor abdominal de tipo cólico, distensión (hinchazón) abdominal y vómitos.

  • El diagnóstico se basa generalmente en las pruebas de diagnóstico por la imagen y otras pruebas.

  • Suele ser necesaria la cirugía.

Un defecto congénito puede darse en cualquier parte del tubo digestivo (en el esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso, el recto o el ano). Estos defectos congénitos incluyen los siguientes:

La atresia biliar es un defecto de nacimiento que afecta a las vías biliares. Aunque las vías biliares se encuentran fuera del tubo digestivo, ayudan a la digestión y, por lo tanto, se mencionan aquí.

En muchos casos, un órgano no está totalmente desarrollado o está situado en una ubicación anómala, lo cual suele ocasionar un estrechamiento o un bloqueo (obstrucción). Las obstrucciones se pueden presentar en casi cualquier parte del tubo digestivo, incluyendo el esófago, los intestinos, el recto o el ano. Los músculos internos o externos que rodean la cavidad abdominal pueden debilitarse o presentar orificios, como sucede en los defectos de la pared abdominal y en la hernia de diafragma. Los nervios que inervan los intestinos también pueden desarrollarse de forma insuficiente (como sucede en la enfermedad de Hirschsprung).

Síntomas

Los síntomas dependen del defecto congénito y de su localización. Los niños pueden sufrir dolor abdominal de tipo cólico, distensión abdominal y/o vómitos. Se pueden producir problemas en la alimentación y es posible que los lactantes no ganen peso de forma normal. Algunos lactantes presentan una coloración amarillenta de la piel llamada ictericia.

Diagnóstico

  • Pruebas de diagnóstico por la imagen (radiografías y ecografías)

Para el diagnóstico de un defecto congénito del tubo digestivo generalmente se necesitan pruebas de diagnóstico por la imagen. En ocasiones, los defectos se detectan antes del nacimiento durante una ecografía prenatal de rutina. Después del nacimiento, algunos defectos se diagnostican mediante radiografía del tórax o del abdomen. Después del nacimiento también se puede hacer una ecografía para identificar y localizar defectos.

Otras pruebas pueden incluir análisis de sangre y biopsias. Durante una biopsia se extirpa una pequeña porción de tejido para examinarla al microscopio.

Se realizan otras pruebas según los resultados del análisis y los síntomas.

Tratamiento

  • Cirugía

La mayoría de los defectos del sistema digestivo requieren cirugía. Generalmente, las obstrucciones son eliminadas mediante cirugía. El debilitamiento o los agujeros en los músculos que rodean la cavidad abdominal se cierran por medio de suturas.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción al riñón de herradura
Video
Introducción al riñón de herradura
Modelos 3D
Ver todo
Cómo actúa la insulina
Modelo 3D
Cómo actúa la insulina

REDES SOCIALES

ARRIBA