Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Introducción a las neoplasias mieloproliferativas

Por

Jane Liesveld

, MD, James P. Wilmot Cancer Institute, University of Rochester Medical Center

Última revisión completa ago 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

En las neoplasias mieloproliferativas (mielo = médula ósea; proliferativas = multiplicación rápida; y neoplasia = nuevo crecimiento anormal), las células hematopoyéticas (que producen sangre) de la médula ósea (células precursoras) se desarrollan y reproducen en exceso, o se ven reemplazadas por el crecimiento excesivo de tejido fibroso. A veces, las células hematopoyéticas (productoras de sangre) aparecen y se reproducen en el bazo y en el hígado. Las neoplasias mieloproliferativas son consecuencia de mutaciones genéticas. Por lo general, estos trastornos son adquiridos y no hereditarios, aunque, en algunos casos poco frecuentes, existen familias en las que varios miembros los padecen.

Las neoplasias mieloproliferativas son

En un pequeño número de casos, la neoplasia mieloproliferativa avanza o se transforma en una leucemia aguda.

Entre las neoplasias mieloproliferativas menos frecuentes se encuentran el síndrome hipereosinofílico y la leucemia neutrófila crónica. También existen neoplasias mieloproliferativas muy poco frecuentes que se solapan con el síndrome mielodisplásico.

Cada neoplasia mieloproliferativa se identifica según sus características predominantes de médula ósea y sangre. A cada trastorno le corresponde un conjunto, de algún modo característico, de hallazgos de exámenes, resultados de pruebas y curso esperado; sin embargo, puede haber cierta superposición de características entre estos trastornos, ya que comparten las mismas mutaciones genéticas.

La cantidad de células productoras de sangre en la médula ósea también puede aumentar como reacción a otro trastorno subyacente. Por ejemplo, la falta de oxígeno puede hacer que los glóbulos rojos aumenten, una infección grave puede hacer que los glóbulos blancos aumenten y la inflamación puede aumentar las plaquetas. En estos casos, un mayor número de células en la médula ósea no se considera una neoplasia mieloproliferativa, sino una reacción benigna. El tratamiento del trastorno subyacente restaura el número de células sanguíneas producidas hasta un valor normal.

Tabla
icon

Neoplasias mieloproliferativas principales

Trastorno

Características de la médula ósea

Características sanguíneas

Mayor número de glóbulos blancos maduros e inmaduros.

Aumento del número de cierto tipo de glóbulos blancos (granulocitos)

Algunas veces, un mayor número de plaquetas

Mayor número de células que producen otras células sanguíneas denominadas circulantes

Mayor número de glóbulos rojos

Por lo general, mayor número de plaquetas (trombocitos), glóbulos blancos (leucocitos) o ambos

Tejido fibroso en exceso que desplaza a las células productoras de sangre

Disminución del número de glóbulos rojos (anemia) y aumento del número de glóbulos blancos

Glóbulos rojos (eritrocitos) deformes

Los números de glóbulos blancos (leucocitos) y de plaquetas (trombocitos) suelen disminuir con el tiempo, pero en algunos casos aumentan

Mayor número de células que producen plaquetas (megacariocitos)

Mayor número de plaquetas

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Leucemia mieloide crónica
Video
Leucemia mieloide crónica
Dentro del área hueca de los huesos hay un núcleo esponjoso llamado médula ósea. Es aquí donde...
Leucemia linfocítica crónica
Video
Leucemia linfocítica crónica
Dentro del área hueca de los huesos hay un núcleo esponjoso llamado médula ósea. Es aquí donde...

REDES SOCIALES

ARRIBA