Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Rabdomiólisis

Por

Anna Malkina

, MD, University of California, San Francisco

Última modificación del contenido ago. 2019
Información: para pacientes
Recursos de temas

La rabdomiólisis es un síndrome clínico que implica la degradación del tejido muscular esquelético. Los síntomas y los signos incluyen debilidad muscular, mialgias y orina de color marrón rojizo, aunque esta tríada está presente en menos del 10% de los pacientes. El diagnóstico de la rabdomiólisis se basa en la anamnesis y se confirma con pruebas de laboratorio que detecten la creatina cinasa elevada (CK) típicamente más de 5 veces el límite superior de lo normal. El tratamiento es sintomático con líquidos intravenosos, así como el manejo de la causa incitadora y de cualquier complicación resultante.

El reconocimiento y el tratamiento oportunos de la rabdomiólisis son vitales porque la enfermedad grave puede asociarse con enfermedades potencialmente letales, como lesión renal aguda y desequilibrios electrolíticos.

Fisiopatología

La función normal del músculo esquelético depende del intercambio electrolítico apropiado, el metabolismo adecuado del adenosintrifosfato (ATP) y el mantenimiento de la membrana plasmática de los miocitos intacta. En la rabdomiólisis, estos procesos se interrumpen, lo que resulta en la degradación del músculo esquelético. La destrucción del tejido del músculo esquelético conduce a la liberación de los componentes intracelulares de los miocitos en el plasma, incluida la creatina cinasa (CK), la mioglobina y varios electrolitos. La mioglobinuria y las anomalías electrolíticas causan complicaciones en los órganos terminales, que incluyen lesión renal aguda.

Etiología

Cualquier forma de daño muscular teóricamente puede provocar rabdomiólisis. Las etiologías más comunes son

Las etiologías menos frecuentes incluyen

Signos y síntomas

La tríada clásica de síntomas en la rabdomiólisis incluye dolor muscular, debilidad y orina de color marrón rojizo. Sin embargo, este trío de síntomas está presente en menos del 10% de todos los pacientes con rabdomiólisis.

La presentación clínica es variable y aproximadamente el 50% de los pacientes no tiene problemas musculares (1). Cuando está presente, el dolor muscular afecta a los grupos musculares proximales, como los hombros, los muslos, la región lumbar y las pantorrillas. A una concentración alta, la mioglobina excretada en la orina cambia su color a rojo o marrón y puede evaluarse con un análisis con tira reactiva. Sin embargo, debido a la rápida excreción de mioglobina, la rabdomiólisis no puede excluirse en ausencia de mioglobinuria o cambio de coloración de la orina.

Otros signos y síntomas varían según el evento incitante y las complicaciones (p. ej., pacientes con infección se identifica fiebre y estado mental alterado en casos de intoxicación).

Se informa lesión renal aguda en el 15 al 50% de las complicaciones de rabdomiólisis (1,2,3), y es mayor en pacientes con deshidratación concurrente, sepsis y niveles de creatina cinasa superiores a 15.000 UI/L (250 mckat/L).

Referencias de los signos y los síntomas

Diagnóstico

  • Niveles séricos de creatina cinasa (CK) > 5 veces el límite superior normal

La rabdomiólisis se sospecha en función de la historia clínica, los signos clínicos y los síntomas. La confirmación se realiza mediante estudios de laboratorio que muestran una CK elevada. Aunque no se ha establecido un umbral de corte, generalmente se requiere un nivel de CK > 5 veces el límite superior normal para el diagnóstico.

Otras pruebas de laboratorio confirmadoras incluyen la presencia de mioglobina en la orina. La mioglobinuria se detecta cuando la mioglobinuria excede los 250 mcg/mL. Otras características de laboratorio incluyen creatinina sérica que aumenta rápidamente, hipercalemia, hiperuricemia, hipocalcemia, o hipercalcemia, hiperfosfatemia, acidosis láctica, y trombocitopenia.

Tratamiento

  • Tratamiento sintomático

  • Tratamiento de la causa subyacente

  • Tratamiento de las complicaciones

En general, el tratamiento es sintomático, junto con el tratamiento de la causa y de cualquier complicación resultante.

El tratamiento sintomático incluye la expansión intravascular con líquidos intravenosos para prevenir la lesión renal aguda, así como otros tratamientos sintomáticos (p. ej., ventilación mecánica en casos de insuficiencia respiratoria aguda). No hay evidencia clara del beneficio de la alcalinización urinaria con bicarbonato de sodio, que está particularmente contraindicado en casos de alcalosis o hipocalcemia.

Si el evento desencadenante se debe a un síndrome compartimental, se debe efectuar una fasciotomía temprana además de la terapia sintomática. Las infecciones se tratan con antibióticos apropiados. Se suspende cualquier posible fármaco desencadenante (p. ej., estatinas). Las alteraciones electrolíticas se corrigen.

Las complicaciones, como la lesión renal aguda, se tratan con líquidos intravenosos y, a veces, hemodiálisis. Coagulación intravascular diseminada se trata con plasma fresco congelado.

Conceptos clave

  • La tríada clásica de síntomas (mialgias, debilidad muscular y orina de color té) está presente en < 10% de los casos.

  • Por lo general, se requiere un nivel de CK > 5 veces el límite superior de lo normal para el diagnóstico.

  • El tratamiento es sintomático con hidratación IV, así como el tratamiento concurrente de la causa desencadenante y cualquier complicación resultante.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción a la lesión renal aguda intrarrenal
Video
Introducción a la lesión renal aguda intrarrenal
Modelos 3D
Ver todo
Aparato reproductor masculino
Modelo 3D
Aparato reproductor masculino

REDES SOCIALES

ARRIBA