Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Vacunas infantiles

Por

Michael J. Smith

, MD, MSCE, Duke University

Última revisión completa sep 2018
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Datos clave
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Recursos de temas

Los niños deben ser vacunados para protegerlos de enfermedades infecciosas. Las vacunas contienen fragmentos no infecciosos de bacterias o virus, o bien la forma completa de estos organismos que han sido atenuados para que no produzcan la enfermedad. Administrar una vacuna (por lo general mediante una inyección) estimula el sistema inmunitario del organismo para defenderse contra esa enfermedad. La vacunación produce un estado de inmunidad a la enfermedad y, por esta razón, a veces recibe el nombre de inmunización (véase también Introducción a la inmunización).

Efectividad de las vacunas

Las vacunas han erradicado la viruela y han casi erradicado otras infecciones, como la poliomielitis y el sarampión, que fueron enfermedades muy frecuentes en el pasado. A pesar de este éxito, es importante que los profesionales de la salud continúen vacunando a los niños. Muchas de las enfermedades evitadas por las vacunas aún están presentes en Estados Unidos y siguen siendo frecuentes en otras partes del mundo. Estas enfermedades se diseminan rápidamente entre los niños no vacunados, quienes, debido a la facilidad actual para viajar, están expuestos aunque vivan en áreas donde la enfermedad no sea frecuente.

Tabla
icon

¿Cuántos casos de una enfermedad puede prevenirse con vacunas?

Enfermedad

Antes del desarrollo de la vacuna*

En 2017 o 2015 (2008 casos entre paréntesis)

21 053

0

20 000 (estimado)

22

117 333

Un estimado de 2500 (11 049)

Hepatitis B (aguda)

66 232

Un estimado de 19 200 (11 269)

503 217

122

162 344

5629

Pertusis (tosferina)

200 752

15 808

Infecciones neumocócicas graves (en todos los grupos de edad)

63 067

Un estimado de 29 000 (44 000)

Las infecciones neumocócicas que son graves (en niños menores de 5 años)

16 069

1800 (4167)

Poliomielitis que causa parálisis

16 316

0

Infecciones por rotavirus que requirieron hospitalización en niños menores de 3 años

62 500

11 250 (7500)

47 745

9

29 005

0

580

31

4 085 120

Un estimado de 126 639 (449 363)

*Número medio de casos anuales en Estados Unidos durante el siglo XX.

Estas cifras son de 2015.

El número de casos registrados en Estados Unidos.

Adaptado del Apéndice E: Datos y estadística: Impacto de las vacunas en los siglos XX y XXI (Appendix G: Data and statistics: Impact of vaccines in the 20th and 21st centuries). In Epidemiology and Prevention of Vaccine-Preventable Diseases: The Pink Book, edited by Hamborsky J, Kroger A, and Wolfe S. Centers for Disease Control and Prevention, Washington D.C. Public Health Foundation, 2015, p. E-5. Disponible en Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el control y la prevención de las enfermedades).

Seguridad de las vacunas

No hay ninguna vacuna que sea eficaz al 100% y asimismo segura al 100%. Unos pocos niños vacunados no desarrollan inmunidad y otros pocos presentan efectos secundarios. Lo más habitual es que los efectos secundarios sean de poca importancia, como dolor en el lugar de la inyección, sarpullido o décimas de fiebre. Es extremadamente infrecuente que se presenten complicaciones graves.

Las vacunas están sometidas a procesos continuos de mejora para procurar mayor seguridad y efectividad. Las mejoras incluyen el uso de

  • La vacuna contra la tosferina acelular (normalmente combinada con la difteria y el tétanos, vacuna DTaP), que tiene una probabilidad mucho menor de causar efectos secundarios que la vacuna contra la tosferina de células enteras utilizada anteriormente (también en combinación con la difteria y el tétanos, DPT)

  • Una vacuna antipoliomielítica inactivada inyectable en lugar de la vacuna antipoliomielítica oral utilizada anteriormente

La vacuna oral de la poliomielitis, creada a partir de un virus vivo atenuado, puede causar poliomielitis si el virus atenuado muta, lo que ocurre una vez por cada 2,4 millones de niños vacunados. Aunque este riesgo es extremadamente bajo, ha llevado a los médicos de Estados Unidos a recomendar el uso de la vacuna inyectable contra la poliomielitis.

Antes de que una vacuna pueda obtener autorización, se prueba en ensayos clínicos controlados (al igual que cualquier producto médico). En estos ensayos se compara la nueva vacuna con un placebo o una vacuna previamente existente para la misma enfermedad. Los ensayos muestran si la vacuna es eficaz e identifican los efectos secundarios frecuentes. Sin embargo, algunos efectos secundarios son muy poco frecuentes para ser detectados en los ensayos clínicos con una muestra razonable y no se manifiestan hasta después de que la vacuna se utilice de forma sistemática en muchas personas. Por lo tanto, en Estados Unidos se ha creado un sistema de vigilancia llamado Sistema de información de los casos de efectos adversos (véase Vaccine Adverse Event Reporting System, VAERS) para supervisar la seguridad de las vacunas que se utilizan en el público en general. El sistema VAERS recoge informes de personas que creen que han sufrido un efecto secundario después de una vacunación reciente y de profesionales de la salud que identifican ciertos efectos secundarios después de la administración de una vacuna, incluso si no están seguros de si los efectos están relacionados con la vacuna.

Para ayudar a las personas a valorar los riesgos de la vacunación, la Administración Federal en los Estados Unidos solicita que los médicos proporcionen a los padres un documento de información sobre la vacuna que va a recibir cada vez el niño. Asimismo ha creado un programa federal de indemnización por lesiones causadas por vacunas para compensar a las personas que puedan demostrar que sufren lesiones permanentes como consecuencia de una vacuna. Este programa fue creado porque los médicos y las autoridades sanitarias quieren proteger de enfermedades potencialmente mortales a la mayor cantidad de niños posible. Cuando los padres consideran los riesgos de vacunar a su hijo, deben tener en cuenta que los beneficios de la vacunación son mucho mayores que los riesgos que conlleva.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Ecografía durante el embarazo: técnica
Video
Ecografía durante el embarazo: técnica
La ecografía durante el embarazo se usa para detectar los latidos cardíacos fetales y obtener...
Modelos 3D
Ver todo
Cómo actúa la insulina
Modelo 3D
Cómo actúa la insulina

REDES SOCIALES

ARRIBA