Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Generalidades sobre la enfermedad inflamatoria intestinal

Por

Aaron E. Walfish

, MD, Mount Sinai Medical Center;


Rafael Antonio Ching Companioni

, MD, Digestive Diseases Center

Última modificación del contenido abr 2019
Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Recursos de temas

La enfermedad inflamatoria intestinal, que incluye la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, es un trastorno que cursa con recidivas y remisiones, caracterizado por inflamación crónica en varias localizaciones del tubo digestivo, que provoca diarrea y dolor.

La inflamación se debe a una respuesta inmunitaria mediada por células de la mucosa digestiva. Se desconoce la etiología precisa de la enfermedad inflamatoria intestinal, pero la evidencia sugiere que la flora intestinal normal desencadena una reacción inmunitaria anormal en pacientes con una predisposición genética multifactorial (que determina, quizá, anormalidades de las barreras epiteliales y las defensas inmunitarias de la mucosa). No se han identificado causas ambientales, dietéticas ni infecciosas específicas. La reacción inmunitaria implica la liberación de mediadores inflamatorios, como citocinas, interleucinas y TNF.

Si bien la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa son similares, es posible diferenciarlas en la mayoría de los casos (ver Diferenciación entre enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa). Alrededor del 10% de los casos de colitis inicialmente no son distinguibles y se denominan no clasificados; si una pieza anatomopatológica quirúrgica no pueden ser clasificada, se llama colitis indeterminada. El término colitis se aplica sólo a la enfermedad inflamatoria del colon (p. ej., ulcerosa, granulomatosa, isquémica, inducida por radiación, infecciosa). La colitis espástica (mucosa) es un nombre incorrecto aplicado, en ocasiones, a un trastorno funcional, el síndrome del intestino irritable.

Tabla
icon

Diferenciación entre enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa

Enfermedad de Crohn

Colitis ulcerosa

Compromete el intestino delgado en el 80% de los casos.

La enfermedad se limita al colon.

A menudo, respeta el recto; el compromiso colónico suele ser del lado derecho.

Siempre hay compromiso del recto; suele afectar el hemicolon izquierdo.

La rectorragia macroscópica es rara, excepto en el 75-85% de los casos de colitis de Crohn.

Siempre hay rectorragia macroscópica.

Es común la aparición de fístulas, masas y abscesos.

No se observan fístulas.

Las lesiones perianales son significativas en el 25-35% de los casos.

Nunca hay lesiones perianales significativas.

En la radiografía, hay compromiso asimétrico y segmentario de la pared intestinal, con "zonas preservadas" entre los segmentos patológicos.

Hay compromiso simétrico e ininterrumpido de la pared intestinal desde el recto en sentido proximal.

El aspecto endoscópico es irregular, con ulceraciones delimitadas separadas por segmentos con mucosa de aspecto normal.

La inflamación es uniforme y difusa.

La inflamación microscópica y las fisuras tienen extensión transmural; las lesiones tienen, con frecuencia, una distribución muy focal.

La inflamación se limita a la mucosa, excepto en casos graves.

Se detectan granulomas epitelioides (de tipo sarcoide) en la pared intestinal o los ganglios linfáticos en el 25-50% de los casos (patognomónicos).

No se observan granulomas epitelioides típicos.

Epidemiología

La enfermedad inflamatoria intestinal afecta a individuos de todas las edades, pero en general comienza antes de los 30 años de edad, con incidencia pico entre los 14 y 24. Puede haber un segundo pico más pequeño entre los 50 y 70 años; sin embargo, este pico más tardío puede incluir algunos casos de colitis isquémica.

La EII es más frecuente en individuos originarios del norte de Europa y anglosajones, y es de 2 a 4 veces más común en judíos asquenazí que en individuos de raza blanca no judíos que viven en la misma área geográfica. La incidencia es más baja en las regiones centrales y meridionales de Europa y más baja aún en Sudamérica, Asia y África. Sin embargo, la incidencia está aumentado entre individuos de raza negra y latinoamericanos que residen en Norteamérica. Afecta por igual a ambos sexos. Los familiares directos de los pacientes con EII tienen un riesgo de 4 a 20 veces más alto; su riesgo absoluto puede ser hasta del 7%. La tendencia familiar es mucho más alta en la enfermedad de Crohn que en la colitis ulcerosa. Se han detectado varias mutaciones genéticas que confieren un riesgo más alto de enfermedad de Crohn (y algunas posiblemente relacionadas con colitis ulcerosa).

El tabaquismo parece contribuir a la aparición o la exacerbación de enfermedad de Crohn, pero reduce el riesgo de colitis ulcerosa. La apendicectomía practicada para tratar apendicitis también parece disminuir el riesgo de colitis ulcerosa. Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden exacerbar la EII. Los anticonceptivos orales pueden aumentar el riesgo de enfermedad de Crohn. Algunos datos sugieren que la enfermedad perinatal y el uso de antibióticos en la infancia se pueden asociar con un mayor riesgo de EII.

Por razones poco claras, las personas que tienen un nivel socioeconómico más elevado pueden tener un mayor riesgo de enfermedad de Crohn.

Perlas y errores

  • Fumar cigarrillos disminuye el riesgo de colitis ulcerosa.

Manifestaciones extraintestinales

Tanto la enfermedad de Crohn como la colitis ulcerosa afectan otros órganos además del intestino. La mayoría de las manifestaciones extraintestinales son más frecuentes en la colitis ulcerosa y la colitis de Crohn que en la enfermedad de Crohn limitada al intestino delgado. Las manifestaciones extraintestinales de la enfermedad inflamatoria intestinal se categorizan de 3 maneras:

1.Trastornos que suelen tener una evolución similar (es decir, presentan exacerbaciones y remisiones) que las exacerbaciones de la enfermedad inflamatoria intestinal: estos trastornos incluyen artritis periférica, episcleritis, estomatitis aftosa y eritema nudoso. La artritis tiende a comprometer grandes articulaciones y a ser migratoria y transitoria. En más de un tercio de los pacientes hospitalizados por enfermedad inflamatoria intestinal, aparecen uno o más de estos trastornos paralelos.

2. Trastornos que tienen una evidente asociación con enfermedad inflamatoria intestinal, pero aparecen independientemente de su actividad: estos trastornos son espondilitis anquilosante, sacroileítis, uveítis, pioderma gangrenosa y colangitis esclerosante primaria. La espondilitis anquilosante afecta con mayor frecuencia a pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal y antígeno HLA-B27. La mayoría de los pacientes con compromiso de columna o sacroilíaco tienen signos de uveítis, y viceversa. La colangitis esclerosante primaria, que es un factor de riesgo de cáncer de la vía biliar, muestra una firme asociación con colitis ulcerosa o colitis de Crohn. La colangitis puede aparecer antes de la enfermedad intestinal o concurrentemente con ella o incluso 20 años después de la colectomía. La enfermedad hepática (p. ej., hígado graso, hepatitis autoinmunitaria, pericolangitis, cirrosis) afecta al 3-5% de los pacientes, aunque son más comunes las anormalidades menores de las pruebas de funcionalidad hepática. Algunas de estas enfermedades (p. ej., colangitis esclerosante primaria) pueden preceder a la enfermedad inflamatoria intestinal en muchos años y, cuando se las diagnostica, deben instar a investigar enfermedad inflamatoria intestinal.

3. Trastornos que son consecuencias de la alteración de la fisiología intestinal: estos trastornos se observan principalmente en la enfermedad de Crohn grave del intestino delgado. Puede haber malabsorción por resección ileal extensa, que causa deficiencias de vitaminas liposolubles, vitamina B12 o minerales, con la consiguiente anemia, hipocalcemia, hipomagnesemia, trastornos de coagulación y desmineralización ósea. En los niños, la malabsorción retrasa el crecimiento y el desarrollo. Otros trastornos incluyen la litiasis renal producida por la absorción excesiva de oxalatos de la dieta, el hidrouréter y la hidronefrosis ocasionados por la compresión ureteral secundaria al proceso inflamatorio intestinal, los cálculos biliares generados por la alteración de la reabsorción ileal de sales biliares, y la amiloidosis secundaria a la enfermedad inflamatoria y supurada de larga data.

En las 3 categorías, puede haber enfermedad tromboembólica como resultado de múltiples factores.

Tratamiento

Varias clases de fármacos son útiles en la enfermedad inflamatoria intestinal. Los detalles de su selección y uso se analizan en cada trastorno y en Fármacos para la enfermedad inflamatoria intestinal.

Tratamiento de sostén

La mayoría de los pacientes y sus familias están interesados en la dieta y el manejo del estrés. Si bien hay informes anecdóticos de mejoría clínica con ciertas dietas, incluida una con estrictas restricciones de hidratos de carbono, los ensayos controlados no han mostrado beneficios constantes. El manejo del estrés puede ser de utilidad.

Mantenimiento de la Salud

Vacunas

Los pacientes con EII deben recibir vacunación antigripal y vacunación antineumocócica. Los pacientes mayores de 50 años que no están recibiendo medicamentos biológicos deben considerar recibir vacunación contra herpes zóster. Los pacientes que van a comenzar la terapia inmunosupresora y que no se expusieron en forma previa al virus de la varicela deben recibir vacuna contra la varicela antes de comenzar la terapia inmunosupresora.

Vacunas de rutina como contra difteria tétanos, hepatitis A, hepatitis B, y virus del papiloma humano se deben administrar de acuerdo con las directrices del Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP).

Pruebas de detección sistemática

Las pacientes que no reciben terapia inmunosupresora deben someterse a exámenes de detección de cáncer de cuello uterino con una Prueba de Papanicolaou (Pap) cada 3 años. Los pacientes que están recibiendo terapia inmunosupresora deben someterse una prueba de Papanicolaou anual.

Todos los pacientes que toman o planean tomar medicamentos inmunomoduladores o agentes biológicos deben ser evaluados para detectar cáncer de piel anualmente.

Los pacientes con riesgo elevado de osteoporosis se debe someter a radioabsorciometría de doble energía(DXA).

Más información

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo hacer anoscopia
Video
Cómo hacer anoscopia
Modelos 3D
Ver todo
Isquemia mesentérica: suministro de sangre intestinal
Modelo 3D
Isquemia mesentérica: suministro de sangre intestinal

REDES SOCIALES

ARRIBA